Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/10/29 00:00

    Los Santos de Buckingham (comedia de teatro)

    Un cuarto en Palacio. Una maleta sobre la cama. Ropa y más ropa regada por todos lados. La pareja presidencial prepara su viaje a Londres para atender la invitación de la reina de Inglaterra.

COMPARTIR

–Tutina, por favor: esta es la séptima maleta que llenas de ropa: como Germán se entere, nos monta otra marcha…
– Sí, Juan, pero es que me da nervios no saber qué ponerme allá… Y la reina es tan elegante que no podemos quedar como los indígenas de Chiribiquete que decía uno de tus exministros: ¡que sepan que en Colombia hay vida humana!
– Pero llevas una maleta entera de sombreros…
– La reina tiene sombreros, Juan.
– Y otra de vestidos de baño con sus salidas.
– Pues uno nunca sabe.
– Pero allá ya casi es invierno.
– Ay, Juan, ya: yo me encargo de las salidas y tú de las entradas…
– Cla-claro: para eso hice la reforma tributaria con Mauro…
– ¿Mauro mi hermano? ¡Ay, qué dicha, mi amor! Pero no has debido, mi vida, con haberlo nombrado negociador era más que suficiente… De todos modos, gracias: muy amoroso tú, como siempre…
–Tutina: hablo de Mauro Cárdenas: va con nosotros…
– ¿Nos llevamos a Cárdenas?
– Sí.
– ¿Pero a dormir y todo allá?
– Pues sí. Quería hacer shopping en Londres porque acá todo está carísimo.
– Pero es que se les fue la mano, mi vida: gravaron hasta el mármol…
– Co-como lo prometí: yo dije que gravaba impuestos sobre el mármol… o algo parecido.
– Mi amor, ¿y Cárdenas si sabrá de etiqueta? Donde baje en chancla y bata a desayunar con la reina, me desmayo…
– Tutina: si alguien en Colombia tiene mundo, ese es Cárdenas. Su hermana va de embajada en embajada desde hace años. Preocupante llevarnos a algún calentano: Cristo o el ministro de Ambiente…
– ¿Cómo es que se llama?
– No lo recuerdo ahora: pero Cárdenas es Cárdenas, my dear…

Martín irrumpe emocionado en el cuarto.

– Mami, mami: ¿me revisas la ortografía de esta carta? Se la quiero entregar al príncipe Harry para invitarlo a un encuentro organizado por la Fundación Buen Gobierno: ¡vamos a hacer un encuentro de príncipes!
– Ay, Martín: qué orgullo. Juan, mira a tu hijo: va a Londres pero piensa en trabajar. Eso es hacer patria.
– Ese es mi niño.
– Voy a hacer el mejor encuentro de príncipes del mundo. ¡Y en Cartagena!

Martín sale del cuarto cantando “Nuestro amor es azul como el mar azul”.

– ¿No es divino?
– Sí, pero que no se nos pase a la cama cuando estemos allá, porque qué vergüenza.
– Pobrecito, Juan, no lo molestes: no puede dormir desde que toma tanto café… Hasta con los hijos de Uribe…

Entra María Antonia con su esposo golfista.

– Papi, ¿Sebastián puede llevar su talega?
– Pepé…
– ¿Ah?
– Pe-pero qué te pasa, María Antonia, por favor, si no vamos a Anapoima: vamos a Buckingham…
– Ay, por fis, por fis: ¿sí?
– Bueno, que la lleve: uno nunca sabe…
– ¡Gracias, papi!

María Antonia sale de escena con su sonriente esposo, quien levanta el puño al aire, en señal de victoria, como cuando se casó...

– ¿Y tú que te vas a poner, mi Juan?
– El esmoquin naranja…
– ¿Estás loco? Mejor te echo en otra maleta ropita elegante, mi vida…
– ¿Pipí?
– ¿Ah?
– ¿Pi-piensas llevar otra maleta?
– Sí.
– ¿Aparte de la maletota que ya llevamos?
– ¿Te refieres a Mauricio?
– No nos van a recibir con tanto equipaje…
– Más bien ayúdame a pensar qué les llevamos de regalo: la vez pasada le dimos al príncipe Carlos pitahaya y cacao amazónico; y eso les mató…
– Sí: eso me dijo su gastroenterólogo…
– … pero esta vez démosle a la reina algo más excéntrico, de nuestra fauna… Un chigüiro, un armadillo… Un uribista…
– ¿Un cangrejo azul?
– Eso fue lo que dimos en el matrimonio de María Antonia y nos criticaron…
– Entonces un cangrejo de otro color…
– Yo le llevo también una hamaca de El Balay.
– ¿De Herbalife?
– De El Balay, un almacén de artesanías.
– Y hay que llevarles las 297 páginas del acuerdo para que las lea…
– Iba a meter el acuerdo en la maleta de trajes de fantasía, pero no me cupo…
– ¿Llevas una maleta de trajes de fantasía?
– Pues claro, mi amor…
– ¿Con cacá?
– ¿Ah?
– ¿Ca-canutillos y todo?
– Pues uno nunca sabe…
– ¡Estás loca! Fantasía escaparse de este país: no me aguanto más a Marta Lucía…. Es muy pesada.
– Por cierto, Juan, eso cómo va…
– Bien, aunque me están acusando de dividir a los del No.
– ¿Y sí?
– ¡No!
– ¿Y entonces?
– Pues no sé…
– ¿Pero les vas a parar bolas?
– Sí. ¿O no?
– ¿A los del No?
– ¡No! ¿O sí?

Entra Esteban con un manual de protocolo en la mano.

– Mami: cómo se debe saludar a la reina, acá no encuentro nada…
– Ay, mi amor: pues le besas la mano.
– ¿No es el anillo?
– No mi cielo: ¡se besa el anillo de los obispos!
– O de los policías...
–¿Y podemos practicar con Germán?
– No, mi vida: nos monta otra marcha de protesta…
– Tutis: ¿Cua-cuántos años tendrá la reina?
– Ay, Juan: eso no se pregunta.
– ¡El presidente puede hacer la pregunta que se le dé la gana!

Sale Esteban de escena.

– Bueno: esta maleta quedó repleta…
– ¿Metiste el acuerdo?
– No cupo.
– ¡No, Tutina! Mételo, así sea a la fuerza: siéntate encima y yo cierro.
– ¿A la fuerza?
– Sí: me importa popó.
– ¡Juan!
– Po-poco lo que digan los demás.
– La maleta quedó muy pesada…
– Pero no tanto como Marta Lucía. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?