Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2002/02/26 00:00

    Daño colateral

COMPARTIR

Carlos Manzano*

La comunidad colombiana en el área metropolitana de Nueva York se ha pronunciado con fuerza en protesta a la película Collateral Damage que se estrena esta semana en Colombia.

La película trata de un terrorista colombiano, llamado "El Lobo" quien viaja a Los Angeles, California, a detonar una bomba en un atentado contra el Consulado Colombiano y otras agencias de inteligencia de esa ciudad. El protagonista, Arnold Schwarzenegger, desempeña el papel de un bombero quien pierde a su esposa e hijo en la explosión. A raíz de su perdida y la frustración de no encontrar justicia por parte del gobierno estadounidense, él decide tomar la ley en sus propias manos y viaja a Colombia en busca de "El Lobo" para vengar sus muertes.

La película iba a ser estrenada en octubre del 2001 pero por causa de la tragedia del 11 de septiembre en Nueva York, la compañía Warner Bros decidió inmediatamente cancelar su estreno. Con gran preocupación del contenido de la película, hicimos un llamado a la Warner Bros para que se colocara un aviso donde específicamente se indicara lo siguiente: "Esta película bajo ninguna circunstancia trata de mostrar o menospreciar a las familias trabajadores colombianas y a su comunidad"

Al ignorar nuestro llamado, decidimos forzar a Warner Bros a responder a través de los medios de comunicación. El 3 de Febrero realizamos una manifestación en la Iglesia de San Francisco de Asís en Manhattan. . El impacto y la atención que recibimos fue enorme. Todos los medios de comunicación en Nueva York, el New York Times, La cadena nacional de televisión MSNBC, el show del Canal 5 "Good Day New York" y CourtTV, cubrieron la protesta que salió al aire en todas las noticias inmediatamente después del Superbowl 2002. Lo importante era mostrar que en momentos en los que atraviesa el país, perjudica el estreno de una película que no hace énfasis en que es una historia ficticia que no presenta la verdadera realidad del país. Si los productores de la película hubieran tenido conciencia de la realidad que vive Colombia han podido donar cierto porcentaje de las ganancias de la película a una organización acreditada en Colombia para que ayudase a las verdaderas víctimas del conflicto: los desplazados.

Barbara S. Brogliatti, vicepresidente de Comunicaciones de la Warner Bros, respondió a nuestras protestas: "De parte de los directores y el Estudio, le aseguramos que esta historia completamente ficticia de ninguna forma trata de hacer una afirmación política de ninguna clase ni tampoco condena la gente de la nación de Colombia"

A pesar de que solo logramos que Warner Bros respondiera oficialmente por escrito pidiendo disculpas a nuestra comunidad, la protesta dio a conocer al medio anglosajón, que hay una comunidad colombiana trabajadora, profesional y lista a combatir esta clase de estereotipos. Es cierto que la película ocupó el primer lugar en la taquilla el primer fin de semana. Sin embargo es importante recalcar que Warner Bros había gastado millones de dólares en mercadeo desde principios de agosto del 2001 hasta el 11 de septiembre del 2001. Además, dos semanas antes del estreno del 8 de febrero el mercadeo en todos los medios de comunicación – televisión y prensa – fueron intensos. Los críticos de cine le dieron malos comentarios diciendo que es simplemente otra película sin sustancia y llena de explosiones y efectos especiales.

La comunidad de colombianos en Estados Unidos lleva dos años trabajando para que nos sea aprobado el TPS (Status Temporal de Protección). Desafortunadamente la película sólo deja la impresión al pueblo estadounidense que Colombia no es más que una tierra fecunda del terrorismo y con eso se dificulta mucho más que el Congreso nos ayude con este tema.

La película Collateral Damage no muestra la realidad que Colombia ha vivido por los últimos 50 años y lo que hace es sólo reforzarle la idea a los norteamericanos que cualquiera que sea colombiano es terrorista, narcotraficante o guerrillero. Qué lamentable.

*Miembro Estatal

http://www.manzano.org/colombia
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.