Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/09/14 10:38

    El egoísmo, o la necedad, del ‘No’

    Señores del ‘No’, su posición entraña un egoísmo nacido de un resentimiento que se niega a reconocer razones e historia simultáneamente.

COMPARTIR

Algún día un escritor escribirá, como el Premio Nobel de Literatura José Saramago, su propio ‘Ensayo sobre la ceguera’ para ilustrar el egotismo de un sector político en Colombia: el uribismo.

El ‘No’ no entiende qué es un conflicto armado interno. El ‘No‘ no entiende qué es un Acuerdo. El ‘No’ no entiende qué es una curul. El ‘No’ no entiende qué es justicia. El ‘No’ no entiende o no quiere entender un reverendo carajo de nada y así pretende enarbolar discusiones. El ‘No’ no ha consultado el Acuerdo o la historia, el interés de las víctimas o considerado la situación de quienes a diario se exponen a la guerra y así pretende se respete su postura. ¿Cómo es posible este ‘al revés’? Como he sostenido en columnas anteriores: exigir el respeto de una idea u opinión es muy común en quienes no pueden defenderla y confunden el respeto de su persona –que a todas luces e incondicionalmente merecen– con el respeto de su idea u opinión.

Señores del ‘No’, un Acuerdo no es un espacio donde poder imponerse, sino una negociación donde poder concertar. Señores del ‘No’, una curul no es ni la presidencia ni un ministerio y tampoco la procuraduría nacional. Señores del ‘No’, la justicia no es sinónimo de venganza y tampoco o, al menos no necesariamente, el Panóptico de Bentham. Señores del ‘No’, ni El Salvador (1992) ni Guatemala (1996) ni Nepal (2006) son hoy en Centroamérica o en el Himalaya la Venezuela de América del Sur. Señores del ‘No’, las consecuencias penales de cada delito varían según el móvil que inspira al victimario o, por entrar en la nomenclatura del Derecho Penal, según el ‘ingrediente subjetivo’. No es lo mismo el secuestro de un hijo que el secuestro de una persona extraña para obtener un provecho económico; como no es lo mismo empuñar las armas para eliminar sistemáticamente a un grupo político, étnico o religioso (genocidio) que empuñar las armas en consecución de un modelo de Estado (conflicto armado interno).

Señores del ‘No’, una jurisdicción ordinaria es el régimen judicial regular aplicable a quienes cometen un delito común y son capturados por tal motivo, no una jurisdicción especial. Señores del ‘No’, una jurisdicción especial es la que se acuña cuando las circunstancias son también especiales (conflicto armado interno). Cuanto más rápido lo entiendan más rápido podrán entender que el acuerdo de paz con las FARC goza de la salud que nunca gozó el acuerdo nacido en la mesa de Santa Fe de Ralito en 2003 ni la Ley de Justicia y Paz en 2005. (Basta consultar y contrastar) Hoy deciden permanecer sordociegos mientras ayer decidieron permanecer sordomudos.

Señores del ‘No’, ustedes dijeron que las FARC no pagarían cárcel. Señores del ‘No’, ustedes dijeron que las FARC no entregarían niños reclutados. Señores del ‘No’, ustedes dijeron que las FARC no pedirían perdón. Señores del ‘No’, las FARC pagarán hasta 20 años de cárcel y la Corte Penal Internacional (CPI) certificó la inexistencia de una impunidad solamente existente en los labios de Álvaro Uribe y de quienes también irresponsablemente repiten todo lo que dice. Señores del ‘No’, las FARC comenzaron a entregar los niños reclutados el 9 de septiembre. Señores del ‘No’, las FARC pidieron perdón el 12 de septiembre. Señores del ‘No’, ustedes no poseen un solo argumento; solamente resentimiento.

Señores del ‘No’, su posición –repito, no ustedes, sino su posición– no es, en modo alguno, respetable. Su posición entraña un egoísmo nacido de un resentimiento que se niega a reconocer razones e historia simultáneamente. Les tengo noticias, sin embargo: ¡esto no se trata de ustedes! Se trata de siete millones de desplazados. Se trata de mil novecientas familias masacradas. Se trata de medio millón de mujeres violadas. Se trata de diez mil niños reclutados. Se trata en fin, de Colombia y de la paz que a la luz de la Carta Política constituye no solamente un derecho sino también una obligación. ¿Quiénes son ustedes para oponerse? Niños encaprichados sin un chupo en la boca.

Señores del ‘No’, si no están satisfechos con el Acuerdo, tomen un fusil y súmense a las filas de los soldados en búsqueda del triunfo militar que en sesenta años ningún presidente pudo lograr y sométanlos a cualquiera sea la jurisdicción o pena que consideren conveniente. Si no, no exijan a otros lo que ustedes no harán. Supérenlo y dejen a Colombia vivir en paz.

Colofón: “Timochenko presidente”, exclaman muertos del miedo, y aducen la campaña presidencial de Trump como ejemplo de un imposible hecho posible. No es que Timochenko llegue o no llegue a la presidencia, sino que, si llega democráticamente –lo cual dudo– el Centro Democrático sería el primero en la fila que tendría que aguantárselo. El problema no es que alguien sea comunista o capitalista, Hillary Clinton o Donald Trump, sino que pretenda ejercer la política con armas en mano (sean paramilitares o guerrilleros). Uribistas, independícense de ese de quien repiten todo lo que oyen y abandonen el cuento del pésimamente acuñado vocablo ‘castrochavismo’ (económica e históricamente). Quizás baste saber que el gobierno más capitalista del mundo apoya los acuerdos de paz celebrados en La Habana, Cuba: Estados Unidos.

* @BustamanZuleta – donquijotebustamante.blogspot.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.