Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/09/07 00:00

    ¿De Bajada?

    Se reduce cada vez más la posibilidad de la reelección del presidente Santos, ya le falta muy poco para que su gobierno de frutos.

COMPARTIR

A pocos meses del proceso electoral en Colombia, en medio de una crisis interna de grandes proporciones, comienza a verse distante la posibilidad de reelección del presidente, Juan Manuel Santos. Los hechos hablan por sí solos. Una fuerte y masiva protesta del sector agropecuario, los pocos resultados de sus principales ministros, muestra clara a la opinión pública, que de eso “tan bueno” que ofrecía el mandatario, ya no hay tanto y la verdad nada dio. Todos los huevitos que le dejó su antecesor, los dejo caer, ¡están quebrados!, de eso que fue, ya no queda ni la muestra.

Además es difícil que su gobierno de frutos, cuando ya falta muy poco para las próximas elecciones y lo será aún más, mientras siga asesorándose por los mismos y con los mismos que le han abrigado durante las últimas semanas, meses y todo el periodo que lleva este gobierno . 

¿Cuál será el as bajo la manga?, ¿Será que sus asesores ya le están hablando al oído, para que empiece a desistir de su idea de reelección? Y ¿Quién será el elegido?, muchos hablan de su ex ministro Germán Vargas Lleras para representar al “santismo”, que sin duda no querrá abandonar su cuota de poder y tener. Como mismo lo ha dicho el primer mandatario: “hay que reelegir estas políticas”, ¿Será que quiere en esa reelección en cuerpo ajeno? 

Un golpe de opinión fuerte recibió el gobierno con la última encuesta de la firma invamer Gallup, que anunció uno de los más llamativos resultados: 21 por ciento de popularidad, frente a un 72 por ciento desfavorable, cada día se acerca más a altas cifras de desfavorabilidad y rechazo, situación que no ha sido gratuita.

Sin duda alguna, su caída en popularidad obedece especialmente a la falta de gobernabilidad, manejo y búsqueda de soluciones a las peticiones de miles de agricultores, que generó disturbios, saqueos y afectó en parte considerablemente la seguridad del país. Mientras, trata de remediar la crisis social, Santos se concentró en otorgar más oportunidades a los terroristas de las FARC, que al mismo pueblo colombiano y a los honrados campesinos del país. En pocas palabras, parece que en esta patria, bajo su mandato, son valorados más y tenidos en cuenta, quienes empuñan el fusil y no los hombres y mujeres de ruana que trabajan para alimentar a toda una nación.

Vale la pena también tener en cuenta, que las protestas pacíficas en las regiones fueron permeadas por un número pequeño pero bastante importante de agitadores, esos en muchas partes hacían fuerte propaganda a las Farc, inclusive en Bogotá; ¿Será que las Farc quieren desestabilizar y enviar un mensaje desde la Habana? De ser así, no tendría nada de raro, tratar de imponer su modelo sin argumentos y por las vías de hecho. Sumado a ello el gobierno viene anunciando de manera “diplomática” a la opinión pública, la posibilidad de un acuerdo con las Farc acuerdo que puede “generar duras reacciones”, ojalá no pretendan llevar a Colombia a una constituyente para darles inmunidad y elegibilidad a los máximos cabecillas del secretariado de las Farc; y quien sabe que más gabelas, de ser así los Colombianos tenemos derecho a saber a donde pretende llevarnos el señor Santos, y su más reciente nombrado gabinete. Deberíamos saberlo, así nadie aquí diga nada, ¡deberíamos saberlo!

Esta semana conocimos por varios medios de comunicación, la intención de las Farc de que miembros del congreso de la república se desplazarán a la Habana a “conversar” con ellos, sumado a ello un cabecilla de la Farc desde el “resort” de la Habana, llamó a su dispositivo móvil a un Senador de la Republica y aquí nadie dijo nada, pero después de casi diez años de un hecho superado a la luz de la legalidad detienen a Luis Alfredo Ramos, buen señor, hombre honrado con claras opciones de ser presidente, pero, al no estar de acuerdo con el mayor despropósito de la historia de Colombia, no solo le capturan evitando que pueda defenderse en la libertad, ojalá no tengamos que ser espectadores de más sin sabores injustificados porque sencillamente el país, no aguanta más.


*Guillermo Rodríguez M. Abogado, Docente Universitario, Gobierno Seguridad y Desarrollo, Ex miembro Directorio Nacional Conservador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.