Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2009/09/19 00:00

    De moreno a claro

    Según una declaración del jefe paramilitar alias el 'Alemán', Eulises trató de comprar testigos para que lo libraran del caso de la para-política.

COMPARTIR

Hasta hace unos meses el congresista Édgar Eulises Torres saboreaba las mieles del éxito. Su ya considerable influencia política en el Chocó venía creciendo gracias a un golpe de suerte. Le había caído del cielo la designación como investigador del Presidente en el caso de la 'yidis-política'. Pocas veces un político de tan modesto tamaño, en el orden nacional, tiene en sus manos el destino del hombre más poderoso del país.

Y no es que Eulises estuviera pensando en cumplir con su deber. Claro que no, de eso pueda dar fe el cuestionario regalado que contestó el mandatario ante el interrogador y sus colegas de la comisión de acusaciones, un documento memorable solamente por sus errores de ortografía. Lo que quería el investigador era ponerse en un lugar de privilegio frente al propietario de la nómina y del presupuesto.

Ya había recibido gruesas rebanadas de la burocracia nacional en procesos de meritocracia que consistieron sencillamente en que los finalistas de la selección eran todos candidatos suyos. Un gerente acá, una directora allá, un liquidador más acá, que han ayudado a que el representante se fortalezca electoralmente y a que los suyos se enriquezcan.

Es ya de antología, por ejemplo, la forma en que su tía Cruz Alba Torres terminó de dueña del terreno en el que funcionaba la Electrificadora del Chocó. El liquidador Julio Eliécer González, una vieja cuota de Eulises por cuyo padrinazgo ya había sido investigado por la Procuraduría, sacó a la venta los derechos litigiosos del lote.

El avalúo oficial del predio fue notablemente inferior al precio comercial. La tía Cruz Alba lo compró sin mayores problemas, haciendo gala de una liquidez que pocos le conocían hasta entonces.

Ahora la amable señora le tiene arrendado el lote al consorcio que maneja la empresa que reemplazó a la liquidada electrificadora. Los usuarios del servicio ponen mensualmente su granito de arena para que la tía de Édgar Eulises reciba puntualmente su renta.

Flor Mariela Torres Murillo, hermana de Eulises, fue sorprendida por una comisión anticorrupción de la Procuraduría cuando trabajaba en el Departamento Administrativo de Salud del Chocó (Dasalud). Los investigadores encontraron irregularidades en contratos de obra pública y suministro de medicamentos, además de nombramientos de personas que no tenían las calidades para ocupar los cargos.

No obstante, en este gobierno -y cómo no, gracias a una selección objetiva- Flor Mariela se convirtió en la jefe de control interno de la Superintendencia de Industria y Comercio. Desde esa posición, ella vigila la transparencia de la entidad que protege a los consumidores.

Ahora Édgar Eulises Torres está en la cárcel, pero la suerte no se la ha ido del todo. Según una declaración del jefe paramilitar Freddy Rendón Herrera, alias el 'Alemán', Eulises trató de comprar testigos para que lo libraran en el caso de la para-política.

Uno de esos testigos es el ex congresista Robert Mendoza, quien en una conversación en la cárcel de Itagüí con el 'Alemán', acepta que Eulises lo llevó a la oficina del secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, para pedir un consulado para él a cambio de su silencio.

A pesar de la grabación, Robert Mendoza niega que hayan hablado del puesto diplomático, según él se limitaron al tema de su seguridad. En cambio, Bernardo Moreno, en entrevista con Cambio, admite que Eulises le pidió que nombrara a Mendoza en el exterior.

La declaración es importante porque -por encima de cualquier otra discusión- queda claro que el investigador del Presidente le pedía favores burocráticos a su gobierno.

*****

AGRO INGRESO SEGURO: Juan Camilo Salazar solicita que aclare que él no era director de Agro Ingreso Seguro sino viceministro de Agricultura, cuando el gobierno nacional le regaló 496 millones de pesos al hijo del detenido senador Alirio Villamizar en forma de subsidio no reembolsable. En la misma carta, el viceministro reconoce que se reunió por separado con el beneficiario del regalo y con su padre, el senador que tramitó una ley para que esos subsidios quedaran libres de impuestos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.