Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/04/22 00:00

De los planes de mañana

De los planes de mañana

El día 12 no fue posible continuar de forma regular la carta suspendida en la mañana. En parte como resultado del trasnocho que quedó luego del seguimiento por televisión, hasta la madrugada, de los sucesos alrededor de la salida de Chávez. Algunas ideas sueltas se enviaron, dijeron o pensaron. El siguiente texto recoge un mensaje no enviado.



Un cúmulo de notas comenzaron a hacer aparición en medio de las sesiones en el Taller. Comentarios e interpretaciones, de acá y de allá, se apilaron de forma desordenada a lo largo de varias hojas.



Muchas inquietudes surgieron como la única posibilidad de tratar de acceder a una realidad objetiva sobre lo que pasaba.



Es claro que uno de los principales aspectos a tener en cuenta al querer encarar una revolución social en América Latina consiste en las reivindicaciones sociales. Y ese tema pareciera estar en el fondo de todo esto. La condena de Chávez no es la misma que se le puede hacer a otros jefes de estado que en su momento han quedado encasillados en el mote de Gorilas latinoamericanos. Expresión esta que ubicaría a un presidente en un gigante populista movido por intereses egoístas y mezquinos.



Aunque en la estricta definición este no era el caso, son muchos los que acá descalifican la gestión del presidente como una revolución demagógica. Muchas evidencias parecieran indicar que esto es así. Por ejemplo, la suspensiones abusivas de la señal de televisión para trasmitir las eternas, abusivas e innecesarias alocuciones del presidente.



Señalarlas como abusivas no es una observación desprevenida. Organismos internacionales de derechos humanos como la Relatoría para la Libertad de Prensa de la OEA así lo indican.



Por ejemplo se ha llegado a casos de discursos de Chávez de más de 5 horas en los que vomita ideas sueltas. Palabras y palabras que más allá de pensar que buscan aportar información al pueblo, es una atiborración de, en ocasiones, vanidades del mandatario.



Al inicio de esta semana esta suspensión de la señal, que aquí llaman cadenas, ha tenido un matiz diferente. Mientras Chávez decía que las convocatorias hechas a manifestar no eran importantes y que el país estaba en absoluta calma, los canales privados de televisión partieron la imagen de televisión en dos y entre tanto él hablaba, los medios refutaban visualmente con imágenes de las multitudinarias manifestaciones.



Y es que ese discurso altivo y arrogante de confrontación, no sólo logró dividir la pantalla en dos, sin importar el desacato de la ley. Venezuela hoy es una sociedad absolutamente dividida.



Lo poco que queda de la clase media se ha sumado a las altas, distanciándose aún más de las bajas. Esto con una delicada situación adicional que acerca las cosas a situaciones casi que xenofóbicas. Pues pareciera que se ha construido una efectiva tensión entre mestizos con rasgos indios y mestizos con rasgos europeos.



Mientras para los primeros este es un gobierno que los ha tenido en cuenta, (aunque no sea fácil contar sus beneficios) para los otros, con lo sucedido en Pdvsa, evidenciaba un gobierno que les cerraba sus oportunidades. Y no sólo a nivel individual. Pues a Chávez se le considera restriado (fiel) a cuestionados gobiernos en oriente, como el de Saddam Hussein, lo que pone a sus nacionales en choque con el socio que siempre ha marcado gran parte de sus sueños. Estados Unidos.



Terminamos el día reunidos varios en Provea, prestigiosa organización de derechos humanos, recibiendo las denuncias sobre atropellos y abusos en el nuevo régimen que pareciera se implantó.



En la mañana me voy a entrevistar, en la sombra, con el ministro de Educación Aristóbulo no se qué, que lo están persiguiendo por ser leal a Chávez. Es todo un misterio su lugar pero ya tengo la persona clave que me reúne con él a media mañana. De ahí vamos a donde sucedió lo de los francotiradores a ver si conseguimos a alguien objetivo. Sino, por lo menos, saldrán unas buenas fotos. Y luego con Guille vamos luego al diario del fotógrafo que mataron, para sacar con IPYS un informe de lo que le pasa a la prensa venezolana.



El avión sale a las 12:30. Llamo para coordinar quién me recoge en el aeropuerto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.