Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2005/06/05 00:00

¡Deje así!

"El Congreso Liberal será un buenísimo stand-up comedy al mejor estilo de la pelota de letras", dice Claudia López.

¡Deje así!

En el próximo congreso del Partido Liberal todo se hará en nombre de la unión, pero el resultado será la desunión. Con contadas excepciones, cada protagonista pronunciará un airado discurso mencionando parcialmente lo que le conviene y ocultando casi totalmente lo que realmente quiere. Si le quitamos la trascendencia y formalidad, el Congreso será un buenísimo stand-up comedy al mejor estilo de la pelota, de mi lamentablemente no primo Andrés López.

La pelota liberal tiene unas letras de moda: u-n-i-ó-n, y otras borrosas y desgastadas por el trajín: r-e-n-o-v-a-c-i-ó-n. La primera es la que la mayoría de sus dirigentes -Serpa sólo día de por medio- dicen que buscan. La segunda es la que pasó de moda porque nunca fue posible. La verdad es que en el congreso sólo se definirá una de dos cosas y ninguna es la unión. O quien manda y quien se queda de francotirador. Eso es p-e-l-o-t-ó-n. O quien se queda y quien se va. Eso es s-e-p-a-r-a-c-i-ó-n. Pero la bola seguirá rodando, el tiempo seguirá pasando y veremos en qué termina el partido. Mientras tanto, los liberales creyentes de esta causa, como mi amiga concejal Gilma Jiménez, me seguirán diciendo: "¡eso, búrlese... búrlese!".

Un enredo de esta unión es que el Partido Liberal está pagando la desventura de las aventuras de manzanillismo, nepotismo y corrupción de sus prestantes dirigentes, sin que eso les hubiera merecido siquiera un mínimo de autocrítica. Y también, las aventuras de sus ex presidentes. La del manzanillismo clásico y corrupción proporcional del ahora intelectual uribista ex presidente Turbay. La de las operaciones avispa del ahora antiuribista ex presidente López. La de la liberalización económica a ultranza del ahora social demócrata ex presidente Gaviria. Y sobre todo, la de haber cerrado filas alrededor de Samper en vez de enjuiciar y hacer renunciar a un Presidente que traicionó no sólo a su partido sino a todos los colombianos. El 8.000 fue la gota que derramó la copa de paciencia que le habíamos tenido al liberalismo. Desde entonces, el partido pierde las elecciones presidenciales y en las tres últimas de la Alcaldía de Bogotá le ha tocado retirar el candidato para no hacer el oso. Salir de ese enredo le va a costar mucho más que caras nuevas y juegos de letras.

Pero claro, como abordar esos asuntos durante el Congreso implicaría retomar el espinoso tema de la renovación, la instrucción del nuevo jefe Gaviria es ciertamente, "¡deje así!". Entre tanto, Piedad les va a recordar a las caras nuevas que regresan "¡que esta casa no es un hotel!", y Serpa les recordará a sus antes fieles seguidores que ahora lo "traicionan" eligiendo a Gaviria, "que mientras vivan en estas 4 paredes yo pongo las reglas, carajo". Al final elegirán a Gaviría de jefe único, con lo cual el senador Pardo le gritará a los demás "¡Gaviria, tu papá!". Y Peñalosa seguirá insistiendo: "¡ole, ole y de mi consulta ¿qué?, antes agradezcan que vine!".

El otro enredo de la unión está en que cada protagonista tiene su propio plan B y en que por más combinación de letras que buscan no es mucho lo que los una, menos si el propósito es gobernar. Veamos. De la siguiente lista ustedes qué creen que une a los protagonistas de la pelota liberal de letras:

a. Los sociales valores liberales.

b. La defensa social de la Constitución del 91.

c. La social democracia.

d. La justicia social.

e. El social antiuribismo.

f. Los dos millones de votos sociales amarrados del partido.

g. Sólo las dos últimas.

h. Al menos dos de las anteriores.

¿Más opciones? En efecto, a propósito de los planes B tengo más opciones. Si la popularidad del presidente Uribe cae por debajo del 50 por ciento o no se puede presentar en la próxima elección, pero los ex presidentes pueden ser candidatos nuevamente, hagan caso omiso de la lista anterior, olvídense del rollo de la unión y prepárense para escoger de la siguiente lista:

a. Bienvenidos al presente, Gaviria presidente.

b. Colombia sin Serpa es indiferencia.

c. Por la Colombia independiente, Peñalosa presidente.

d. Me fui con mi papá. Rafael Pardo.

Y el presidente Uribe bufonará: "¡se le dijo, el Gaviria estaba era en campaña!".

Se reciben sugerencias de más opciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.