Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/08/13 00:00

    Dejen jugar al indígena (y a Temístocles)

    Santos podría asestarle un certero golpe de opinión al uribismo haciéndoles ver al país y al mundo entero que arroja el lastre de una nociva y desgastada estrategia guerrerista.

COMPARTIR

La importancia del diálogo que en la actualidad adelantan el gobierno de Juan Manuel Santos y los indígenas del Cauca radica en que constituye un verdadero laboratorio de paz, cuyos resultados serán decisivos para saber si el país está en condiciones de abrir la puerta a la reconciliación nacional o si, acogiendo las tesis de una ultraderecha fortalecida por los ocho años en apariencia victoriosos de Álvaro Uribe, se lanza de nuevo por el abismo de la confrontación suicida.
 
En apariencia, sí, porque si en ocho años de guerra total Uribe no pudo acabar con "la culebra" del terrorismo y hoy asistimos a un resurgimiento de la capacidad de las FARC para hacer daño, es porque los golpes que lograron asestarle no se compaginaban con el anunciado "fin del fin", sino que fueron más mediáticos que reales. De ello dan cuenta por ejemplo los falsos positivos, operación propagandística de corte fascista tendiente a inflar en miles las cifras de bajas guerrilleras, si nos atenemos al número de ejecuciones extrajudiciales reportado por las Naciones Unidas: 1.400 casos que comprometen a cerca de 2.400 víctimas, de los cuales 126 fueron menores de edad.
 
Sea como fuere, es en el escenario de los diálogos en Cauca donde a Santos se le presenta la oportunidad dorada de deslindarse definitivamente de su antiguo jefe, tarea para la cual contaría con el apoyo de una comunidad internacional abiertamente a favor de la paz, si decidiera jugarse sus restos por esta vía, segura a largo plazo pero tremendamente azarosa al mediano y corto plazos, porque sonaría a "debilidad con el terrorismo", según el libreto del uribismo.
 
Si habláramos de paz –tanto como de guerra- al presidente le convendría escuchar la voz de Feliciano Valencia, vocero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Cauca (ACIN), cuando pide que "nos tengan confianza, y también se lo pedimos a la sociedad, porque sentimos a veces que todavía nos ven como seres inferiores". Tenerles confianza a los indígenas significaría –para ubicarnos en el contexto de la negociación- que por primera vez se les dejara controlar su propio territorio, reconociendo que esa institucionalidad estaría dirigida por las autoridades indígenas.
 
El problema de fondo está en creer que hacerles esa concesión sería un triunfo de la guerrilla, en la medida en que la autonomía indígena obligaría a que el Ejército se fuera, mientras que las Farc se quedarían. Lo cierto es que si hubiera confianza entre las partes, esta se traduciría en credibilidad, consistente en “confiar” en que los nasas se encarguen de impedir que ese otro actor armado se asiente en sus territorios. Si el gobierno se atreviera a darse la pela en concederles dicha autonomía a los indígenas, su generosidad se vería compensada con la consolidación de un clima de confianza entre las partes, con muy positivas consecuencias de ahí en adelante.
 
Lo anterior se complementa con la sorpresiva propuesta del gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, para que su departamento sea el escenario de un encuentro entre el Gobierno y las Farc, con el propósito concreto de poner fin al conflicto. Y es aquí donde Juan Manuel Santos podría asestarle un certero golpe de opinión al uribismo, haciéndoles ver al país y al mundo entero que arroja el lastre de una nociva y desgastada estrategia guerrerista para jugarse los restos –como buen jugador de póquer- en abrirle decididamente y sin temores las compuertas a la paz.
 
Así las cosas, no sólo habría que cogerles la caña a los indígenas sino también al gobernador del departamento más golpeado por el conflicto armado, para demostrar quién tiene la sartén por el mango y cuál es el verdadero propósito de reconciliación nacional que lo anima. Es innegable que un viraje tan radical generaría un profundo malestar entre los sectores más reaccionarios del país, y en consecuencia se alzarían voces iracundas que hablarían de la desmoralización de las tropas o de que el presidente "se la fumó verde", pero ya es tiempo de que nuestro presidente asuma el papel de estadista liberal que se le vio en su discurso de posesión, y saque ahora sí de su bolsillo la tan mentada pero a la vez tan extraviada llave.
 
Como dijo el analista Alejo Vargas en reciente columna para Caja de Herramientas: "si Santos no abandona su tesis, que ha mostrado ser contraproducente, de que no se va a enfrentar con Uribe, esto va a conllevarle costos políticos que pueden ser altos". En otras palabras, lo que de él se espera –ya sin dilaciones- es que tenga por fin el coraje de ponerle el cascabel al gato.
 
*Twitter: @Jorgomezpinilla
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.