Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/02/04 00:00

    Mi cuñado es conservador

    Hablar de derecha para unos es tema de disciplina, para otros es desarrollo económico y algunos lo asocian como un símbolo de respeto a las instituciones.

COMPARTIR

Hace unos días me dijo: “Soy conservador de ultraderecha”. Al respecto sólo le dije: Bueno. Pero después pensé que la expresión estaba muy motivada por la moda a raíz de todos estos asuntos que están sucediendo entre el procurador, el alcalde Petro y la posición de Uribe frente al proceso de paz. 

No sé si la expresión significa conservador regodo o conservar que comulga con las ideas fascistas o conservador que no comparte las diferencias sociales o conservador que apoya la formación de riqueza a través de la libre competencia en donde algunos se aprovechan de las diferencias entre los seres humanos o todas juntas al tiempo o simplemente por la asociación que se ha hecho con el transcurrir del tiempo entre unas ideas que alguien las denominó como de derecha y después se asociaron con los conservadores. 

En fin, lo importante no es quién lo diga. Lo preocupante es que todavía se clasifican ciertas ideas en la derecha o en la izquierda como sucedió en 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente a raíz de la Revolución Francesa. 

En Bogotá, la capital de Colombia, hablar de derecha para algunos es un tema interesante porque da muestra de disciplina y buen comportamiento, otros la ubican dentro de las grandes líneas del pensamiento de vanguardia y desarrollo. También existen los que la asocian como un símbolo de respeto a las instituciones, pero además aparecen los que piensan que ser de derecha es sinónimo de buenas costumbres y algunos llegan al punto que promulgan la derecha como sinónimo de economías desarrolladas. En fin, en este orden de ideas, el año 2014 es sólo un número.

No es sólo mi cuñado. Hay otros que tienen expresiones en torno al tema de la izquierda o la derecha. Sin preámbulos. Es evidente lo expresado por el congresista Miguel Gómez: “Los bogotanos hemos sido muy pacientes con la izquierda”. El señor Gómez atribuye la paciencia a que durante diez años han gobernado representantes de grupos que los denominan de izquierda. 

Por lo anterior le pregunto al señor representante: ¿Por qué no ha subido al poder la “derecha” en Bogotá? ¿Por culpa de la “izquierda” la “derecha” no ha podido tomar el poder en Bogotá? ¿Por qué los electores no han querido elegir los que supuestamente representan a la “derecha” en Bogotá? ¿Qué tiene una que no tiene la otra? ¿Qué odios o diferencias existen en Bogotá?  ¿Existen en Bogotá grupos de “izquierda” ilegales que intimidan para que voten por la “izquierda”? ¿Es controlado Bogotá, la capital de la República de Colombia, por grupos de “izquierda” tal como sucede en regiones marginales donde la guerrilla ha tenido el poder?

Con la polémica surgida entre el alcalde Petro y el procurador se ha puesto de moda hablar de la polarización y esta se ubica entre la izquierda o la derecha. Ello nos indica que hablamos de grandes avances tecnológicos y de la modernización de la sociedad, pero aun se rumian ideas que hicieron carrera un par de siglos atrás. 

El país acogió la forma pero un nutrido grupo no entiende qué es modernización y los avances por lo menos en asuntos como la tecnología. El sólo uso de tecnologías avanzadas no es sinónimo de desarrollo. Contextos como los que se viven son abono para la formación de sociedades que construyen cuartos de hora y los dejan pasar.

El discurso también ha tomado fuerza a raíz de los diálogos de paz. El tamaño de la demagogia ha llegado a niveles insospechados. Hablar de guerra es ocupar una posición de derecha o en su defecto comulgar con la paz es ocupar el lugar de izquierda o centro. Entonces, en este orden de ideas, algunos satanizan todo aquello que les parece de izquierda porque es diferente a la derecha. Prefieren la derecha y por ello piensan que están santificados.

El sesgo y la inopia también han tocada las puertas de la economía. Por ejemplo, se ha querido vender a la ciudadanía interpretaciones disolutas sobre bienes públicos, fallas de mercado, libre competencia, mercados competitivos, monopolio, en fin. Sólo por citar algunas. Semejante actitud por el aberrante fin de buscar la manera de refutar a la izquierda. Al parecer confunden la izquierda con ideas que promulga la ciencia económica.

Uno de los principios de economía es lograr disminuir diferencias mediante una asignación eficiente recursos. Un tema que trabaja la economía es eliminar las fallas de mercado como los oligopolios a través de la regulación estatal. Ello puede tener diferentes mecanismos, por ejemplo: la entrada al mercado de una empresa pública que medie en la formación de precios y costos de tal suerte que se llegue a un nivel de precios que sean competitivos pero medidos desde los costos marginales. Bajo este contexto se puede crear un mercado de competencia monopolística el cual es muy diferente a un monopolio.

En fin, los que usan las expresiones de izquierda o derecha primero deben pensar qué es lo que quieren y cómo lo quieren.

*Magister en economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.