Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/06/01 17:20

¿El Festival Iberoamericano se lo están feriando sus directivos? ¡Que renuncien!

Estamos por perder esta expresión cultural y teatral tan querida y reconocida por los colombianos y el mundo entero.

Diego Cancino

En 1998 el Festival Iberoamericano cumplía 10 años.  El 27 de Marzo empezó la celebración.  Fanny Mikey, con esa alegría que la caracterizaba, hizo una inauguración conmovedora y  arrolladora en la Plaza de Bolivar. Bogotá experimentó, como lo experimentaba cada dos años, una transformación cultural: fueron tres semanas cargadas de alegría, de sonrisas, de calles que transpiraban arte, teatro, música y cuentería; los transeúntes eran saltimbanquis, mimos, danzarines, payasos, músicos. La Plaza Santander, por ejemplo, acogió el teatro mudo de Francia, la plaza de Usaquén nos deleitó con circo acrobático de Australia. Ese año vi quizás una de las obras que más me ha impactado en términos estéticos: Arlechino servitore di due padroni del Piccolo Teatro di Milano.  En resumen, esa semana santa, como muchas otras, en nuestra capital las actitudes y las interacciones diarias se transformaron, se sentía confianza, inspiración, sentimos que la cultura puede promover una sociedad más creativa y cargada de buena energía.

Pues bien, estas experiencias están en riesgo. Este patrimonio cultural del país que nos pertenece a todos está por desvanecerse. Es muy probable, si la directora, la junta directiva y el gerente del festival siguen, que estas celebraciones pasen al recuerdo, gracias al mal manejo de los recursos del gran legado de Fanny Mikey. Un manejo oscuro, irresponsable y donde el despilfarro parece que ha sido la norma. No lo digo yo, gente de la talla de la ministra de Cultura Mariana Garcés, Andrés Hoyos (Fundador del Malpensante y miembro de la junta directiva del festival en época de Fanny), Diego León Hoyos (actor reconocido y miembro de la junta directiva del festival en época de Fanny), Ruth Helena Jaramillo (ex–directora de la Casa del Teatro y actual directora de la fundación Malpensante), Fabio Rubiano (director de teatro y actor), el director del teatro Colón Manuel José Álvarez, incluyendo los artículos que ha sacado la Revista Semana, así lo confirman. El común denominador de estas declaraciones ha sido: La junta, la directora y el gerente del Festival, palabras más, palabras menos, parece que se feriaron el festival y gracias a su irresponsabilidad estamos por perder esta expresión cultural y teatral tan querida y reconocida por los colombianos y el mundo entero.

Andrés Hoyos aclara que en 2008 (año en que muere Fanny) el Festival dejó un superávit de $1.600 millones, en 2010 el déficit del festival fue de $7.000 millones, bajo la dirección de  Ana Martha de Pizarro. Hoy en día el déficit o las deudas, según las cifras imprecisas que tenemos, son de 4.500 millones de pesos. Las cuentas son muy turbias.

Frente a este manejo poco claro de los recursos hay que añadir un par de preguntas que generan dudas serias: ¿Cuánto es el salario de Ana Martha de Pizarro? ¿Cuánto recibe mensualmente el esposo de Ana Martha de Pizarro por trabajar en el Festival? ¿La hija también tiene sueldos en esta compañía, que parece se volvió una dinastía teatral? Y ¿qué pasa con el pago a los artistas nacionales, a los proveedores, a los técnicos que hacen y prestan y a veces pierden sus equipos en el Festival? Hay empresas pequeñas que por este mal manejo y falta de pago oportuno se han quebrado.

Si queremos rescatar el Festival, debemos exigir una interventoría tercerizada y hacer presión social para que la directora del Festival, su junta directiva y su gerente renuncien ipso facto, es decir, en este mismo momento. Acudan señora y señores a un mínimo gesto de dignidad, que espero todavía les quede, y permitan que el  Festival resurja con libertad. Abran el camino para renovar esta junta con personas comprometidas, que sientan este patrimonio cultural y estén dispuestas a re-direccionar los recursos para lo que son: para el buen teatro y el fortalecimiento de la cultura

¡Por respeto a Fanny, que tanto les dio a ustedes, renuncien ya!

*Politólogo y académico experto en temas de cultura ciudadana

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.