Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2002/12/01 00:00

    Domingo de Ramos

    Detrás de ese hombre de apariencia pausada, buena facha, cara nueva y buenas maneras algunos ven un manzanillo de 'racamandaca'

COMPARTIR

Lo sucedido el miErcoles de la semana pasada con el senador y presidente del Congreso, Luis Alfredo Ramos, podría ser el comienzo del resquebrajamiento de la bancada uribista.

Alegando razones ideológicas, Ramos se apartó de las directrices del Presidente y se negó a votar afirmativamente la eliminación de las personerías.

A la hora de ser escrita esta columna el presidente Uribe no había logrado convencer a Ramos de volver al redil. La eliminación de las personerías es uno de los puntos de honor del referendo de Uribe, y por eso causó revuelo que fuera el propio presidente del Congreso, encaramado ahí por el uribismo, el que se rebelara tan de frente contra una decisión irreversible del primer mandatario.

Según las declaraciones de Ramos para justificar el episodio, él es independiente y no subalterno del Presidente. Pero si siguiendo el ejemplo de Ramos, a los demás miembros de la bancada uribista comienza a salirles lo independiente por encima de lo subalterno, las mayorías para aprobar los vitales proyectos de reforma constitucional comenzarían a esfumarse y la suerte del país frente a las exigencias internacionales terminaría el fin de año en veremos.

¿Qué le pasó a Ramos? Oponerse a la eliminación de las personerías, uno de los organismos más politizados y burocratizados del país, no es sólo delicado porque la rebeldía del presidente del Congreso indica la fragilidad de una bancada que no está cohesionada por motivos ideológicos, y que así de fácil como nació, así de fácil puede deshacerse, desnudando la realidad: que en el Congreso, el verdadero uribismo, el de pura cepa, lo conforman, en realidad, cuatro gatos.

No. Lo de Ramos tiene otras implicaciones, especialmente personales. Porque detrás de ese hombre de apariencia pausada, buena facha, cara nueva, buenas maneras, que llegó al Congreso poniendo la bobadita de 230.000 votos, algunos están comenzando a descubrir a un manzanillo de 'racamandaca', sensación que comenzó a generarse cuando resolvió adherir a Alvaro Uribe un día antes de las elecciones presidenciales.

Cuando Ramos dice eso de que no es subalterno de nadie y que por consiguiente no se somete a ninguna disciplina de perros suena hasta bonito, y lo único que se necesitaba para creérselo es que él no fuera el dueño del personero de Medellín. Pero desgraciadamente lo es. El propio Ramos lo confirmó en entrevistas a los medios.

Por ahí no más está salvando más de 140 puestos.

Y si a eso se suma que el personero de Medellín, que es de Ramos, es el presidente de la Federación Nacional de Personeros, que aglutina a más de 1.000 personeros de todo el país, descubriremos fácilmente que el presidente del Congreso no quiere eliminar las personerías porque prácticamente es el dueño de ellas.

No más la Personería de Bogotá pone 800 puestos y maneja un presupuesto de 42.000 millones de pesos. De seguro que aunque no sea su ciudad, Ramos debió dejar en esta entidad muchos amigos que, agradecidos de que no los borren del mapa burocrático del país, se acordarán de Ramos a la hora de la verdad electoral.

Lo cierto de los 230.000 votos de Ramos es que el 80 por ciento los obtuvo en Antioquia y los demás en el resto del país. Sigue siendo todavía un fenómeno electoral de provincia. Si logra capitalizar la jugada de la semana pasada, el futuro político de Ramos se despejaría en un escenario de amplios horizontes nacionales, jalonado por sus amigos personeros.

Si el precedente independentista de Ramos se tolera, no veo porqué el resto de los miembros de la bancada uribista no pueda comenzar a llegar con agenda propia, unos votando unas cosas, y otros otras, y muy pocos realmente entregados a interpretar disciplinadamente las directrices políticas del Presidente de la República.

Por eso hay quienes dicen con mucho humor que no estamos ante un Domingo de Ramos sino ante un Ramos de... miércoles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.