Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/06/08 00:00

    ¿Dónde está Polonia?

    La selección local, más que presente, tiene un pasado por mostrar. Esta Eurocopa podría significar su recuperación, pero Rusia, República Checa y Grecia son su gran obstáculo.

COMPARTIR

La historia es injusta con el delantero italiano Paolo Rossi. Solo registra, en letras mayúsculas, que acabó en cuartos de final con la fabulosa selección brasileña del Mundial España 82 cuando le hizo tres goles. Rossi fue capaz de algo peor. Tres días después, con los dos tantos que le hizo a Polonia no solo la eliminó de la Copa Mundo, también sepultó su fútbol. Despidió a una generación que durante diez años sorprendió y encantó a Europa: medalla de oro en los Olímpicos de Múnich en 1972 y de plata en Montreal 1976; tercera en los Mundiales de Alemania 74 y España 82.
 
Se vivían épocas en las que los jugadores aún no se mercadeaban como un producto, como un jabón o un perro caliente. Tiempos justos, pues los buenos eran buenos y los malos, malos. Y Polonia tenía muchos de los primeros: Lubanski, crack y máximo goleador histórico de su país; Deyna, talentoso armador; Lato, extremo veloz y definidor; Zmuda, central impasable; Boniek, fuerte y habilidoso, y Tomasewsky, extraordinario portero con pinta de hippie.
 
Pero desde ese 1982 no se supo mucho de su selección, apenas se hizo notar con una medalla de plata en los Olímpicos de Barcelona en 1992. Polonia fue a tres mundiales; asistió, porque por la calidad de fútbol que mostró no se puede decir que compitió. También son 30 años en los que ningún jugador de ese país se destacó.
 
A lo máximo que puede aspirar hoy es a compartir con Ucrania la organización de un torneo como la Eurocopa. No es poca cosa, pero es lo que menos les importa a aquellos que vieron jugar a este equipo en los años setenta. Se siente nostalgia por ese estilo vertiginoso y contundente al atacar y extrañeza al saber que fue la burocracia quien aplanó ese carácter. Grzegorz Lato, el goleador de Alemania 1974 y hoy presidente de la federación polaca, explicó una vez semejante decadencia: "La democracia llegó tarde, nos hizo falta dinero para buscar nuevos talentos, porque los que había empezaron a emigrar".
 
Polonia, seguramente, en esta Eurocopa tampoco llegará muy lejos. Se sabe que los que juegan de local suelen recibir un bono extra que firman los árbitros. No será suficiente. Aunque su grupo es el menos difícil de todo el campeonato, tendrá que pasar por encima de Grecia en el partido inaugural del torneo, luego enfrentará a dos rivales tan irregulares como los ‘blanquirrojos’: Rusia y República Checa.
 
Mucho de lo que haga dependerá de sus estrellas: Szczesny, Obraniak y Lewandowski. Ellos, arquero, volante y delantero, sostienen la marcha del segundo equipo más joven de la Eurocopa (el primero es Alemania).
 
Grecia, su rival, no ilusiona, invita a bostezar. Lo mismo se escribió hace ocho años, antes de comenzar la Eurocopa de Portugal, y fue campeón. Se sabe que a su director técnico Fernando Santos le gusta defenderse sin pudor, sin pena con el público y la crítica, la misma filosofía del alemán Otto Rehhagel, el hombre que le dio el título a los griegos. No es casualidad que su mejor jugador sea un central: Kyriakos Papadopoulos.
 
República Checa normalmente llega con bajo perfil, sin aspavientos, pero es una selección que se crece si pasa la primera ronda. Y siempre tiene un héroe, un Panenka, un Poborsky, un Nedved, que conduce al equipo a una fase decisiva. Esta vez las esperanzas recaen en el 'chico maravilla' Vaclav Pilar y en el gran Petr Cech.
 
Otra moneda al aire es Rusia. Pero de los cuatro países del Grupo A es el que mejores jugadores tiene y los que más se conocen: Arshavin, Anyukov, Zhirkov, Zyryanov y Pavlyuchenko, entre otros. La gran novedad será Alan Dzagoev, un fino volante, el más joven del equipo, que muy pronto estará en algún equipo grande de Europa. Los rusos también tienen el técnico más experimentado, el holandés Dick Advocaat.
 
Los rusos deberían ganar esta zona, pero Polonia debe oponer alguna resistencia. No solo es el local, es la selección que tiene una deuda de 30 años de buen juego, del fútbol que se hace para adelante y no esperando. Esta Eurocopa 2012 es su oportunidad histórica de volver al pasado, a los minutos antes de que Rossi empezara a eliminarlos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.