Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1982/11/01 00:00

    DOS TEMAS SOBRE EL LITORAL PACIFICO

COMPARTIR

Una costa baja y pantanosa es la caracteristica principal del litoral Pacífico. Las vías terrestres paralelas al mar son verdaderamente impracticables; si en el Caribe se ha podido hacer la carretera marginal, en el Pacifico será imposible; tal vez se logre la vía paralela Cabo Corrientes-Frontera con Panamá por el filo de la cordillera donde se divorcian las aguas (el viejo proyecto de la Carretera Panamericana, de pasada, el logico y económico, sin intereses regionales) pero de Cabo Corrientes al sur no sera posible: pantanos, esteros, bocanas, corrientes de marea y estuarios; por allí sólo se puede transitar embarcado, y así lo estan haciendo todos los pobladores en sus canoas, a canalete o con motor de popa; asitransitan de uno a otro rio, por los esteros, sin salir al mar. Es realmente un regalo de la naturaleza para las comunicaciones y el comercio de esa zona.
Viajé todo ese canal con sus bocanas, algunas peligrosas, sus esteros que en muchos casos se secan en las bajas mareas, pero el paso es totalmente practicable; algunas comunidades hacen lo que llaman "covar los esteros", pasos que se secan en la bajamar son ahondados a machete y pala, en una verdadera obra de titanes, para que el paso no se interrumpa.
Desde Virudó hasta Pilisá, y desde Bocas del Baudo (Pizarro) hasta el Delta del San Juan, el canal es continuo; desde ese delta, remontando el río San Juan y el río Calima, se llega a donde ya hay carretera, un ramal de la vía Buenaventura- Cali. El canal, a partir de Buenaventura, sigue hasta Tumaco; salvo el paso del golfo de Tortugas, todo el viaje es en aguas interiores, y por ese canal hay un tráfico intenso; claro está, lleno de pasos malos y secaderos, de inmensas revueltas, de obstáculos, pero hay paso.
Falta la ayuda gubernamental, bien sea del Ministerio de Obras, o de la Dirección Maritima y Portuaria; sería mejor tal vez, de ésta última, porque entiende de asuntos maritimos, para someterlo a un estudio técnico, rectificarlo, completarlo y mantenerlo todo el año practicable en toda marea o en mal tiempo; ésa sería la verdadera ayuda a la región, una buena y segura vía marginal, para esos pueblos de ancestro marino; ellos saben de embarcaciones y de tráfico acuático.
Recordemos la ultilisima vía llamada "Intercostal Waterway" que recorre toda la costa Este de los Estados Unidos; ésa es arteria importantísima del comercio, aunque carreteras y ferrocarriles la acompañen paralelos.
Si son comunicaciones lo que falta a nuestra Costa Pacifica para que haya el intercambio comercial y cultural, ahí está ese embrión del canal costero, que requiere acción para mantenerlo constantemente practicable, uniéndolo además, por las cabeceras de los ríos a la red vial del interior.

LOS BURGOS DE LA COSTA SUR DEL CHOCO
Burgo se denomina un poblado en Europa Central, donde viven todos los campesinos de la región, y van diariamente a trabajar a sus parcelas de los alrededores, no hay casas en los campos.
En Colombia este burgo no existe, es reemplazado por el pueblito donde viven algunos comerciantes y funcionarios, pero el campesino vive en su parcela, y viene de cuando en vez al pueblo, para traer su producto y mercar lo necesario para su vivir aislado.
En los alrededores de nuestro pueblo están regadas las casitas campesinas, a veces agrupadas en veredas.
Pues en las bocanas de los ríos del litoral sur del Choco, si existe el típico burgo, todos los moradores viven en el pueblo y salen diariamente a cultivar en sus parcelas, en ríos y quebradas, para después regresar a sus hogares en el pueblo al final de cada jornada; los que se dedican a la pesca igualmente, cada día van al mar fuera de la bocana, para regresar más tarde al pueblo.
Pero hay una diferencia fundamental y sutil en el funcionamiento de estos típicos burgos: el horario solar no marca su rutina, ni sus jornadas; para poder remontar los ríos y quebradas hasta sus parcelas, deben hacerlo con la marea entrante, no importa a qué hora del día se inicie esa subida de aguas, dado que a contracorriente sería imposible bogar; igualmente para el retorno: debe hacerse con la marea vaciante, y éso conduce a un horario y sistema de vida extraordinariamente raro. En esos pueblitos no se vive el día solar, se vive con las mareas, o sea con un cuasi calendario lunar.
Como las mareas no van con el sol, van con la resultante sol-luna, allí se viven días de mas o menos 25 horas, por lo tanto va variando continuamente con relación a nuestro calendario solar.
Un ejemplo: si la marea grande empieza a subir a las 11 de la noche, pues a esa hora se levanta el pueblo, se prenden fogones para preparar el avio de viaje (el famoso "tapao") y se alistan canoas y herramientas; los agricultores se van, regresarán con la vaciante de la siguiente marea.
Esa rutina "contrapunteada" del vivir diario, no la captan las autoridades que permanecen en el pueblo, y como viven con el horario solar,su día principia a las ocho de la mañana y termina a las seis de la tarde, igual siempre, y en desacuerdo con las mareas.
Y si gobernantes y gobernados viven con horarios diferentes, las cosas no pueden marchar. ¡Qué dificil es desentrañar los misterios y entender a fondo nuestra Costa del Pacifico.
Bogotano, 56 años, oficial retirado de la Armada Nacional con el grado de Teniente de Navio y Capitán de Altura de Marina Mercante. Desde 1957 se ha dedicado a viajar y estudiar las costas colombianas, materia sobre la cual ha dictado numerosas conferencias. Guillermo Fonseca Truque es autor, además de esculturas de movimiento perpetuo basadas en gravedad y magnetismo, y publicó recientemente un libro sobre temas sociológicos colombianos, titulado "Manuscritos Inutiles".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?