Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/11/07 00:00

    Cuero y el tema racial

    Rodrigo Bernal no sólo desmitificó al Dr. Cuero, sino que le dio una lección de periodismo a María Isabel Rueda, quién apeló al tema racial para ocultar su falta de rigor.

COMPARTIR

El genetista Emilio Yunis, ha dicho que “para un científico la coherencia debe ser su norma. Siempre debe estar dispuesto a rectificar, tanto lo que de él se dice, como sus logros, tanto en su vida pública como privada”. Estas palabras de Yunis resumen el debate que abrió Rodrigo Bernal con el análisis que publicó en El Espectador sobre las inconsistencias en la trayectoria del científico Raúl Cuero.

Cuero falló al inflar sus logros y ese un problema ético condenable, un hombre de ciencias debe ser transparente.  Se equivocó al no hacer las precisiones sobre las informaciones que difundieron en los medios sobre sus patentes, sus publicaciones y acerca que si era funcionario de la NASA. Indudablemente que esas fallas afectan su credibilidad, pero no le restan méritos a su carrera científica. Sus cuatro décadas como investigador y sus invenciones patentadas hablan de su valiosa contribución a la ciencia.

Lo que hizo Bernal fue poner en contexto la vida y obra de Cuero en sus justas dimensiones y eso es bueno. Un trabajo que podría haber hecho un periodista acucioso, pero quizá no en un país como el nuestro, donde los medios de comunicación cada vez están más dominados por el periodismo farandulero. Este caso lo que abre es otro debate más profundo sobre la calidad del periodismo en Colombia. 

Bernal con su análisis no sólo desmitificó a Cuero, sino que le dio una lección de periodismo a una de las más connotadas periodistas de este país, María Isabel Rueda, una mujer que escribe y habla con arrogancia de sabelotodo y se ufana de ser adalid del periodismo crítico, pero su credibilidad quedó en cuidados intensivos. 

Lo polémico es que María Isabel al quedar al desnudo por su falta de rigor en la entrevista que le hizo a Cuero en El Tiempo, hábilmente en su columna dominical, apeló al tema racial para salirse del embrollo y por ahí no es la cosa.

Cuero es un científico brillante, independientemente de su origen social y étnico. Un hombre que ha logrado cosechar méritos científicos sin apelar a la etiqueta racial.  Sabemos que en este país existe un racismo inocultable y los racistas han aprovechado esta coyuntura para lanzar expresiones estigmatizadoras y ofensivas en contra de los negros. 

Pero por esas expresiones ofensivas, condenables desde todo punto de vista, no podemos caer en el error de pensar que cualquier crítica que se formule sobre la labor científica de Cuero, tiene trasfondo racial y es motivado por la envidia. 

Bernal en su análisis no cuestionó las condiciones sociales ni raciales de Cuero, sino sus inconsistencias en sus logros científicos. En mi opinión no es correcto pensar que a Cuero por ser negro y de origen humilde no se le pueda cuestionar y cualquier tipo de reparos sobre su trabajo se mire con el prisma que es un ataque en contra de los negros y los pobres.

Los negros no podemos tomar este tipo de debates como si fuera un ataque contra nosotros. Por ahí no es la cosa, el debate hay que analizarlo dentro del contexto que es un asunto que sucede con frecuencia en el ámbito académico y científico en cualquier país, independientemente de las condiciones sociales y étnicas de los personajes involucrados.

Son debates que dejan enseñanzas como las que generaron en su momento las críticas por las euforias desmedidas que se hicieron a las investigaciones sobre la lepra de Federico Lleras Acosta y las de la malaria de Manuel Elkin Patarroyo.

Ahora los negros no podemos caer en una sesgada solidaridad racial por el simple hecho que compartamos con Cuero la misma pigmentación, debemos ser ecuánime en exaltar sus méritos y mostrar sus desaciertos. Porque él para sobresalir como científico no ha necesitado del rotulo étnico. Por consiguiente a él dentro y fuera del país se le valora por su exitosa carrera científica por encima del cliché racial. 

jemosquera@une.net.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.