Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/01/13 00:00

    “Estamos comprometidos con las comunidades en donde operamos”: Garry Drummond

    El sector de minas no es lo suficientemente importante en el valor agregado que puede generar sobre la productividad de otros sectores.

COMPARTIR

Es cínico el señor Drummond. Pero es más evidente cuando afirma que la conservación del medio ambiente es un tema prioritario en sus proyectos.

La decisión del gobierno es un paso hacia adelante en la fijación de políticas para el desarrollo económico. Fundamentar el análisis de la decisión sobre la producción de la empresa y las regalías que puede producir para el país es asumir una posición corta.  

En términos generales la producción de carbón representa trimestralmente en promedio en el PIB del país el 1.4 % mientras que el petróleo el 4.7 % en promedio. El agregado del sector alcanza el 6.8 %. Otros sectores, por ejemplo agricultura e industria, impactan trimestralmente en promedio al PIB en 7.3 % y 13.4 % respectivamente. 

En estos momentos, el sector de minas no es lo suficientemente importante en el valor agregado que puede generar sobre la productividad de otros sectores económicos. Análisis que el suscrito ha realizado dicen que el sector de explotación de minas y canteras (carbón, petróleo, gas, minerales no metálicos y metalíferos) arroja coeficientes poco significativos sobre la productividad del resto de sectores de la economía. Escasamente puede ayudar con 0.02, 0.006 y 0.002 a los sectores de la construcción, transporte y agrícola, respectivamente. Peor aún, tiene un efecto negativo sobre la intermediación financiera del país lo que indica reducción de márgenes de utilidad al sector financiero. Si ello es así, ¿cómo recupera el sector financiero ese impacto?

En este orden de ideas, es evidente que el 1.4 % en últimas sólo es un número que en la productividad de nuestro país no compensa lo que deberíamos recibir los colombianos por el sólo hecho de prestar nuestros recursos, mano de obra y el medio ambiente. No obstante, algunos abogan por las regalías y ello les causa  preocupación. Debe ser porque tal vez no conocen lo que se debe resarcir dado los costos. Seguramente son mayores con respecto a lo que recibimos por parte de la Drummond.

Es así como al hacer una evaluación de costos y  beneficios entre lo que puede producir la Drummond y el impacto que genera sobre el PIB, lo más seguro es que el carbón, considerando las condiciones como es explotado y transportado, representa costos por encima del 1.4% sobre las condiciones ambientales y humanas de la región. Desde luego que ello representa un efecto adverso sobre el PIB.

El país y los gobiernos anteriores han sido flojos toda vez que Colombia no cuenta con autonomía para desarrollar trabajos como los que realiza la Drummond. ¿Por qué no contamos con la tecnología y la infraestructura para que empresas colombianas hagan el trabajo de la Drummond? ¿Nos gusta recibir el dinero que producen otras empresas extranjeras pero no nos capacitamos e invertimos en las tecnologías necesarias para el desarrollo del país?

Por otro lado considerando este tipo de decisiones, el Ministerio de Medio Ambiente, comienza a jugar en una posición importante para el desarrollo del país. Lo anterior toda vez que se empieza a mirar el concepto de desarrollo sostenible y se inicia la sustitución de aquel que valora de manera miope sólo los niveles de producción pero analizados desde el balance de las empresas.

*Magister en economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.