Martes, 17 de enero de 2017

| 2002/03/25 00:00

EDGARDO MAYA

EDGARDO MAYA

Oportuno el jalOn de orejas del Procurador General de la Nación a las autoridades que investigan el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino para que apelen a la prudencia y eviten lanzar todo tipo de hipótesis que confunden a una sociedad de por sí bastante golpeada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.