Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/12/18 00:00

    Huellas y esperanzas

    Aún no entendemos que la educación es la cimiente del progreso, y que debe primar la formación sobre la información. Requerimos de maestros formadores y nos sobran profesores informadores.

COMPARTIR

Es tiempo propicio para evaluar desempeños, logros y frustraciones; también para reflexionar sobre los obstáculos que nos distancian de un mañana mejor.

Si bien hemos avanzado, seguimos estacionados en el subdesarrollo; no por carencia de recursos y tecnología, sino por facilismo, conformismo, resignación e ineficacia de la educación. Ojalá que en el 2014 avancemos unidos en la construcción de una patria mejor; lograrlo, es cuestión de decisión.

Entre tanto, seguimos sin entender que por encima de los intereses individuales, económicos e ideológicos, están los intereses superiores de la nación. Necesitamos construir una unidad nacional diversa y pluralista; monolítica, firme, fuerte y solidaria que nos integre en una fraternidad inquebrantable. Ser colombiano debe ser la vivencia permanente de un ideario común de valores.

Son muchos los problemas que padecemos e insuficientes los esfuerzos que comprometemos para conjurarlos, la mayoría de las veces, combatimos sus efectos y no sus causas, haciendo de ellos una tragedia constante o recurrente. Necesitamos incorporar a la vida nacional la planeación. 

Seguimos sin comprender que el estricto cumplimento de la ley garantiza la libertad y el orden, que toda acción debe subyugarse a ella, y que el anhelo de paz no nos debe llevar a su quebrantamiento y a la impunidad.
 
Seguimos sin entender que la educación es la cimiente del progreso, y que en ella debe primar la formación sobre la información. Requerimos de maestros formadores y nos sobran profesores informadores. Necesitamos que la educación siembre virtud en mentes y corazones, y que riegue la semilla del emprendimiento y la superación.

Seguimos indiferentes ante al desbordado aumento de la población más vulnerable, ignorando que mientras sigan naciendo colombianos sin posibilidades ciertas de progreso no cesará la pobreza y la violencia. Necesitamos una política educativa capaz de persuadir una planificación familiar responsable.

Nos mantenemos afectos a la prebenda, a la componenda, al privilegio y al favor indebido. Propiciamos o toleramos la corrupción de funcionarios públicos que venden la dignidad, expolian la economía y socavan la confianza. Necesitamos derrotar esta enfermedad nacional que nos envilece.

Seguimos sin entender que progreso es aumento y nivelación de la capacidad de compra de la población; y que las reformas sectoriales privilegian a pocos, perjudican a todos, concentran la riqueza y masifican la pobreza. Necesitamos un nuevo modelo económico que promueva el crecimiento de la demanda, destierre los abusos del sistema financiero, democratice el crédito y haga justa la redistribución del ingreso.

Ojalá que la esperanza que trae el nuevo año nos inspire y nos permita reconocer, que lo mejor que hemos hecho, aún está por hacer. Para soñar con una patria mejor, entre todos debemos modificar el presente.

El Despachador de Hadera dijo: “A ninguna nación le falta capacidad para progresar, lo que a muchas les falta es decisión para hacerlo”; luego agregó: “No hay mayor causa de pobreza y confrontación que la falta de educación”.

P.D. Feliz año para mis pacientes lectores. Para el nuevo año prometo, mejor análisis, mayor profundidad y buena letra para que me entiendan.

En Twitter: @rrjaraba
*Abogado director y socio de RODRÍGUEZ-JARABA & ASOCIADOS. Catedrático Universitario. Miembro de la Academia Colombiana de Jurisprudencia. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.