Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2001/10/29 00:00

    Educación a largo plazo

COMPARTIR

El Valle del Cauca, una región de tierras fértiles con ciudadanos de raza pujante que dirigen poderosas industrias en urbes de envidiable tamaño, se encuentra hoy sumido en la peor crisis educativa de todos sus tiempos. En plena era del conocimiento donde la productividad es marcada por el desarrollo de productos y servicios, donde la información y los conocimientos son fundamentales para la competitividad, nos encontramos con un departamento colombiano donde el 28 por ciento de sus hijos, cerca de 300.000 niños y jóvenes, están por fuera del sistema educativo. Este problema de cobertura se agrava debido a que el aprendizaje de los estudiantes está por debajo del promedio nacional, en un país que obtuvo en las pruebas internacionales de matemáticas y ciencias (Timms) el puesto 41 entre los 42 países que participaron. Por otro lado, no olvidemos el tema de la equidad; más de la mitad de los 36.500 docentes pertenecen al sector privado, donde existen instituciones para estratos altos con una inversión por alumno anual del orden de 4.000.000 de pesos mientras que en sectores populares oscila entre 200.000 y 600.000 pesos; la proporción de alumnos por profesor es de 1 a 16 mientras que en el sector público por cada profesor hay un promedio de 30 estudiantes. Lo anterior es sólo la profundización en las brechas del poder y la acumulación de grandes capitales que transforman las sociedades en comunidades dominadas por unos pocos. Soy partidista del empoderamiento de la fuerza pública y de la confrontación eficaz de los grupos al margen de la ley para asegurar la sostenibilidad del orden, sin embargo tengo la convicción de que el fortalecimiento del Estado parte, primero que todo, de la formación integral que posea su pueblo y es la educación la clave indispensable para el funcionamiento de la democracia.

En momentos donde nos debatimos entre la guerra "declarada" o arrodillarnos contra una subversión de delincuentes, vale la pena pensar si con los indicadores educativos en cobertura no estamos cultivando más asesinos, secuestradores y extorsionistas y con los resultados de la calidad de la educación no estarán en nuestras escuelas formándose los próximos narcotraficantes, corruptos y líderes anarquistas. Soy consciente de urgencias públicas como la importancia del desarrollo de la zona económica especial de Buenaventura, de la necesidad de salvar a Emcali, de la urgencia de sanear las administraciones municipales, de mejorar nuestra infraestructura en aeropuertos, vías y el sistema de transporte masivo de Cali; pero detengámonos un instante para pensar en el largo Plazo. Si los hijos de esta tierra de oportunidades no tienen derecho a una educación de alta calidad y no hacemos nada para cambiarlo, seremos responsables por omisión de la disminución en la competitividad de las empresas por la falencia de una mano de obra cualificada y del freno al desarrollo por la incapacidad de formar dirigentes capaces de definir proyectos de vida individuales que generen un desarrollo colectivo.

Afortunadamente el camino equivocado por donde están andando a grandes pasos algunos dirigentes regionales está siendo cambiado por el compromiso decidido y constante de un grupo de personas e instituciones del sector empresarial, oficial, social y educativo que hacen parte de la Comisión Vallecaucana por la Educación, un espacio eficiente de participación donde con entusiasmo se comparten propuestas para el mejoramiento de la educación básica y media. El objetivo es el de lograr el Pacto Vallecaucano por la Educación donde actores y sectores se comprometan a desarrollar las acciones necesarias para alcanzar en

2010 una educación de excelencia y para todos. La Comisión cuenta con un esquema organizacional compuesto de una plenaria que se reúne mensualmente, un comité coordinador y seis subcomisiones temáticas en las que se distribuyen los 74 integrantes las cuales se denominan: cobertura, estándares y evaluación, ciencia y tecnología, formación de educadores, mejoramiento de la gestión y movilización y participación. Estos grupos de trabajo se esmeran por definir propuestas y proyectos que se conviertan en iniciativas de alto impacto social. En la segunda semana de enero se reunieron y produjeron el documento "Metas al 2010 y Estrategias para la educación del Valle del Cauca", el cual será enviado a los foros educativos municipales y departamentales que se realizarán este año bajo el liderazgo de la Secretaría de Educación Departamental. La Comisión ha focalizado sus esfuerzos en lograr este año el ajuste al plan decenal de educación, mediante los foros educativos para lograr desarrollar un proceso masivo de participación donde todos los vallecaucanos tengan la posibilidad de aportar sus ideas en la solución de la crisis de la educación y que con la firma posterior del pacto, se comprometan a ejecutar los programas y acciones necesarias para ofrecerle la posibilidad de un proyecto de vida digno a sus coterráneos pertenecientes a las nuevas generaciones.

Es importante resaltar que el trabajo de los comisionados es un voluntariado de ejemplar desempeño donde se adjudican responsabilidades y se rinde cuentas sobre lo trabajado. En calidad de director, el doctor Francisco Piedrahita, sobresaliente líder del sector educativo, es el responsable del equilibrio del grupo bajo un respeto a la diversidad sociocultural y el libre pensamiento. En estos momentos se está trabajando en la elaboración de un documento sobre la realidad de la educación en el departamento, donde aparecen las cifras anteriormente citadas y una campaña para posicionar la educación como la prioridad regional en la agenda pública. Este es un ejemplo más de cómo los colombianos podemos retomar el rumbo de nuestra patria si nos trazamos objetivos nobles y de interés general dejando a un lado intereses particulares. Si queremos vivir en un país donde nos sintamos a gusto con la calidad de vida que ofrecen nuestras regiones, será necesaria la participación activa de todo el pueblo colombiano en el planteamiento y ejecución de estrategias para reconstruir lo público y asegurar la existencia de las regiones y el Estado.



*Secretario general de la Comisión Vallecaucana por la Educación

Fundación Planeta Valle
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?