Sábado, 1 de noviembre de 2014

| 2013/09/05 00:00

¿Educación opresora?

¿Hasta qué punto la educación asume la formación del estudiante desde una perspectiva amplia y comprensiva de la sociedad en la que se vive?

Mónica Herrera Irurita Foto: SEMANA

No podemos hacernos los ciegos frente a determinados comportamientos que parecen haberse convertido comunes entre los jóvenes. El incremento de la violencia, el afán por ser mejor que el otro y una competencia impuesta desde todos los ámbitos de la sociedad ha fomentado una terrible relación entre los jóvenes, donde la educación pareciera ser  aliada de esta dinámica, actuando como opresora en determinados momentos. 

En este orden de ideas, estamos en una sociedad que todo lo quiere definir, medir,  a todo le pone nombres, todo lo contrasta y compara. En materia de educación ocurre lo mismo. Los jóvenes están siendo comparados, etiquetados y muchas veces invisibilizados. Elementos que fomentan divisiones, odios,  resentimientos, falta de cohesión y riñas entre los estudiantes. 

Cada vez que se habla de desarrollo y progreso la palabra educación sale a relucir como pieza fundamental para alcanzar esos nuevos escenarios a los que muchos apuestan. 

No obstante se encuentra fundamental pensar cuáles es la clase de educación a la que estamos apostando. Pues en muchas ocasiones  frente a estos procesos se encuentra una falta de componente humano. Donde el contacto con la gente, “con ese otro”, no pareciera ser importante, contemplándolo así como algo banal y obvio.  Y es que la educación no es solo un tema de libros, documentales, historia, matemáticas y filosofía. 

La educación debe aportar elementos que le permitan comprender a los estudiantes el mundo diverso en el que viven, donde las personas a través de lo que les ocurre a su alrededor, la reflexión y el reconocimiento de sí mismo y del otro, puedan tomar decisiones con determinada conciencia.

En alguna columna había hablado de la educación para la paz y la importancia de comprender a esta como un tema fundamental en nuestra sociedad,  la cual apuesta por promover alternativas creativas de resistencia y soluciones frente a los distintos contextos que se presentan. 

Dejando de lado la noción de paz como algo pasivo y optando así por la alternativa de lo pacífico. Lo que comprende el ser crítico, activo, y alejarse de estereotipos impuestos. Donde si bien la educación tradicional se ha esforzado por formar personas para la competencia, la educación para la paz se esfuerza por formar personas para la cooperación. 

Y es que no podemos seguir fomentado una educación centrada en la rivalidad, la categorización, y la negación del otro. Unas dinámicas en las que tienen que existir perdedores para que otros sean ganadores. Pues esto solo va a fomentar más espacios de violencia. En este sentido como bien lo menciona Vince Fisas, el empeño en construir una cultura de paz pasa, entonces, por desacreditar todas aquellas conductas sociales que glorifican, idealizan o naturalizan el uso de la fuerza y la violencia, o que ensalzan el desprecio y el desinterés por los demás.

En consecuencia, en materia de educación no solo los maestros y docentes tienen responsabilidades, los padres de familia son esenciales en este proceso, en la mayoría de ocasiones son ellos los que exigen a sus hijos ser los mejores de la clase fomentando fuertes presiones y una obsesión por las notas, dejando de lado el componente humanístico y enriquecedor en el que cosiste la educación. 

Finalmente creo que en el contexto colombiano la educación tiene grandes desafíos en materia de construcción de paz y espacios de intercambio, donde los docentes más allá de intentar ganar el respeto de los estudiantes deberían trabajar por ganarse su cariño, donde el estudiante más allá de estudiar por una nota debería luchar por ganarse el cariño de sus compañeros y donde los padres de familia más allá de exigir excelentes notas deberían trabajar por ganarse el cariño de sus hijos. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×