Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2009/10/31 00:00

    El abuso como política

    Es la política infantil, preadolescente, del "quiero, puedo y no me da miedo" de los gallitos peleones, matones de colegio.

COMPARTIR

El problema de este gobierno no está en sus abusos, sino en que los abusos son su única política. Lo acaba de demostrar con admirable limpieza el senador Jorge Enrique Robledo en su debate en el Parlamento sobre los escándalos del 'Agro Ingreso Seguro': no son ellos los que importan, por desvergonzados que sean, sino que a eso se reduce la olítica agraria de Uribe Vélez. Y así es en todos los campos. Por eso en todos los campos estallan escándalos, en una sucesión tan apretada que cada escándalo nuevo sepulta al de la semana anterior en el olvido. Así lo de las subvenciones de miles de millones a los que dieron aportes para las campañas electorales del Presidente tapó lo de la corrupción en el Instituto Nacional de Concesiones, y lo del Inco tapó lo del DAS, y lo del DAS tapó lo anterior, que era ya no sé qué. Ah, sí, lo de las bases. Su entrega se firmó hoy viernes, día en que escribo esto, a las 7 de la mañana, a puerta cerrada, con nada menos que tres ministros por parte de Colombia y por la de los Estados Unidos con el embajador chistoso, que accedió a hacer el trámite a la hora en la que suele montar en bicicleta rodeado de sus escoltas. Por su gesto de cortesía los ministros le dieron -de rodillas- las gracias.

¿No les da vergüenza? No, no les da vergüenza. Insisten además en que las bases no son bases, y en que no es necesario someter el nuevo tratado al Congreso como lo manda la ley porque no es un tratado ni es nuevo, y porque además no hay ese "tránsito de tropas extranjeras" que menciona la Constitución, dado que las tropas no transitan, sino que vienen a quedarse (y además ya están aquí). No transitan los aviones: aterrizan. Ni transitan los buques de guerra: atracan. Es un irrespeto al Congreso, claro, es una violación de la Constitución, por supuesto, es una burla al país, naturalmente. ¿Y qué? En eso consiste, en todos los campos, la política de este gobierno.

Es la política infantil, preadolescente, del "quiero, puedo y no me da miedo" de los gallitos peleones, matones de colegio. Vean al ministro de Defensa, Gabriel Silva, y a su predecesor, Juan Manuel Santos, con sus baladronadas. Vean a Uribito, el que era de Agricultura, y a su sucesor, su compañero de pupitre Fernández, que han aniquilado el agro colombiano a la espera de que los tratados de 'libre comercio' con los Estados Unidos y Europa vengan a darle definitivo puntillazo. Vean al abismalmente inepto Andrés Uriel, inamovible ministro de Transporte, sin antecesores ni sucesores, inconmovible ante el fracaso. Vean al de Interior y de Justicia con su impresentable referendo, su impresentable reforma política, su impresentable hermano (y acuérdense de Sabas Pretelt, el del cohecho de Yidis, y de Fernando Londoño, el del robo de Invercolsa). Vean al desfachatado señor Palacio, que se llama sin sonrojarse ministro de Protección Social mientras en torno suyo todo se hunde. Vean a los ministros de Hacienda: el mentiroso Zuluaga de ahora, el mentiroso Carrasquilla de antes. Véanlos a todos. Habría que pasarles revista uno por uno a todos los ministros que ha tenido Uribe Vélez en sus dos períodos de gobierno: una sarta de incompetentes abusivos y embusteros. Los suyos han sido sin duda los gobiernos más destructivos y dañinos, más corruptos y corruptores que ha habido en la historia de Colombia. Y no era fácil.

Falta todavía el tercero. Y pende en el aire la amenaza del Presidente para quien se oponga.

- ¡Le rompo la cara, marica!.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.