Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/02/22 00:00

    El Acuerdo será un desacuerdo

    La semana pasada, el presidente Álvaro Uribe Vélez, y los voceros de partidos y movimientos políticos se reunieron para firmar el acuerdo político con el cual se pretende sacar adelante temas de carácter económico, de justicia y referentes al Estado que cursan en el Congreso. Hubo quienes no se unieron al llamado del Gobierno, como el Polo Democrático Independiente para quienes participar era como "firmar un cheque en blanco al gobierno". El senador Jaime Dussán, escribe sobre el tema.

COMPARTIR

Ni los firmantes de la carta de intención creen en el Acuerdo Político al cual convocó el Gobierno de cara a las próximas sesiones del Congreso nacional. Ni siquiera lo hace el Presidente de la República, quien a lo mejor sólo quiere ser un poco condescendiente con lo que él mismo ve y entiende como un "embeleco" del Ministro Sabas Pretelt.

A Palacio fueron el martes pasado todos los que tenían que estar: aquellos que hace rato estaban ansiosos de reconocimiento por parte del Príncipe. Lo extraño sería que no hubieran asistido al "show" de la firma. Para nada les importó el texto del acuerdo para el acuerdo, por lo que fue imposible involucrar el más mínimo compromiso en torno a ciertos temas y al funcionamiento de las comisiones. Veremos.

Es conocido que en muchos casos, el comportamiento ante el Ejecutivo y ante los medios es diferente a la realidad de los debates y votaciones del Congreso. No es extraño, entonces, que el liberalismo oficialista lo hubiera firmado a sabiendas de que al final no habrá acuerdo.

El Polo Democrático Independiente, PDI, que avanza en definir posturas y propuestas unificadas -de partido- frente a la situación nacional y los grandes temas del debate público, decidió no firmar el "acuerdo" para el acuerdo. Es un "cheque en blanco" a favor y en manos de un Gobierno que hasta ahora ha sido soberbio, unilateral en sus decisiones, despreciativo de los partidos y estigmatizador del Congreso. Sabemos que el Gobierno no va a acordar nada y sólo busca imponer sus propuestas, muchas de ellas ya derrotadas. Nada permite asegurar que el uribismo quiere ahora concertar con las fuerzas políticas más representativas del país. Lo que se ve es que quiere manipular para recomponer una mayoría parlamentaria que necesita con urgencia. El Gobierno no juega limpio, quiere ganar legitimidad entre los sectores políticos internos. Por eso no dio a conocer desde el comienzo cuáles son sus propuestas, no precisó los contenidos del Acuerdo Político en materia de reforma fiscal, de la Justicia y del Estado.

Por supuesto que el PDI está decidido a participar en todas las discusiones sobre los problemas del país, con el fin de contribuir a propiciar soluciones efectivas, las cuales necesariamente tienen que asegurar mayores niveles de inclusión social y fortalecer los mecanismos de la democracia política, antes que las soluciones de fuerza o las salidas mesiánicas.

En los siguientes días y meses presentaremos ante el país nuestras propuestas en materia económica (impuestos, pensiones y transferencias), y en lo relacionado con la reforma del Estado y la Justicia. Vamos a buscar apoyos dentro y fuera del Congreso para un proyecto alternativo de reforma a la Justicia. Se caracterizará por la inclusión de medidas para resolver problemas muy puntuales detectados en el funcionamiento de la Rama, pero sin renunciar a los avances de la Constitución de 1991 en cuanto a derechos fundamentales e independencia de los poderes públicos. No permitiremos que con el pretexto de resolver un problema real como es el de la congestión judicial, se pretenda avanzar en el desmonte de la acción de tutela o el recorte de las funciones de la Corte Constitucional o en el control gubernamental de la Rama judicial, quitándole su autonomía administrativa.

Al mismo tiempo, dejaremos en claro que el Gobierno se niega a pasar por un Acuerdo Político otros asuntos de interés nacional como es la política de negociación con el paramilitarismo, o los acuerdos comerciales internacionales como el ALCA y el TLC con Estados Unidos, de tanta repercusión en el presente y futuro de nuestra nación.

Uno se pregunta por qué el Gobierno se niega a escuchar el reclamo de amplios sectores de la sociedad colombiana y de la opinión internacional sobre el Acuerdo Humanitario. Si está demostrado que puede hacer de conformidad con los tratados internacionales y sin perjuicio de la autoridad y la legitimidad del Estado.

Los sectores de oposición democrática siempre hemos propuesto y presionado una gobernabilidad basada en acuerdos políticos. El ex ministro Londoño recordará que en el debate sobre el Plan de Desarrollo dedicó un buen rato a buscar la eliminación de esta estrategia política por ser completamente contraria al unilateralismo que tanta gente en ese momento, anterior al Referendo, alababa como la última moda en el arte de gobernar.

*Senador, miembro de la Dirección Nacional del PDI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.