Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2009/01/04 00:00

El año de la consolidación

Lo que viviremos en 2009 será el copamiento total del Estado por parte del uribismo

El año de la consolidación

El 28 de mayo de 2006, cuando los votantes colombianos reeligieron al Presidente de la República por amplia mayoría, en esta columna quedaron formuladas dos advertencias: La primera, que la experiencia demostraba que los jefes de Estado que han cambiado la Constitución para obtener un segundo mandato, generalmente la reforman -otra vez- para lograr a un tercero. La segunda, que Colombia iba a concentrar en manos de una persona todos los poderes públicos y los organismos de control.

En este año que apenas empieza, se acabarán de cumplir esas advertencias.

En unos días tomará posesión de la Procuraduría General de la Nación, institución que controla disciplinariamente a congresistas y funcionarios del Estado, Alejandro Ordóñez Maldonado, un jefe del Ministerio Público que debe su elección, en buena medida, a la designación de un candidato de relleno por parte del Presidente.

El nuevo Procurador decidirá, por ejemplo, el caso del director del Invías posesionado en varios cargos con certificaciones falsas. También determinará la suerte de los altos funcionarios involucrados en la compra de votos de congresistas para lograr la aprobación de la primera reelección. ¿Se imaginan cuál será el sentido de estas decisiones?

A mediados del año, terminará el período del Fiscal General. Para remplazarlo, el Presidente presentará a la Corte Suprema una terna de partidarios suyos, vacunados contra cualquier asomo de independencia. Entre ellos estará seguramente el actual embajador Camilo Ospina, autor como Ministro de Defensa de la directiva de recompensas que está en la raíz de los falsos positivos.

¿Una persona como el doctor Ospina podrá ser un fiscal imparcial o prevalecerá su lealtad con quien lo ha llevado a tantos y tan importantes cargos?

El gobierno ya tiene mayoría en la Corte Constitucional. Este año, el Senado elegirá otros dos miembros, de ternas presentadas por el Presidente de la República. Para liderar una de esas ternas empieza a sonar con insistencia el nombre del secretario Jurídico de la Presidencia, Edmundo del Castillo.

El doctor del Castillo fue el anfitrión de la visita de los emisarios de 'Don Berna' a la Casa de Nariño.

También ha funcionado como destinatario de cartas de dos paramilitares presuntamente arrepentidos de señalamientos contra el Presidente de la República. Hasta ahora no ha aclarado el papel que han jugado en estos hechos el recientemente liberado Jesús Amado Sarria y doña María Victoria Millán -una compañera del grupo de oración del secretario jurídico-, protagonistas de este curioso 'lleva y trae' epistolar entre el Palacio Presidencial y las cárceles. De cualquier manera, los dos paramilitares firmantes han señalado que ellos no son los autores de las cartas.

Del Castillo, cuyo hermano Gabriel sigue ejecutando contratos con el Estado, haría equipo en la Corte con su antecesor Mauricio González. ¿Qué podemos esperar, por ejemplo, de la decisión de estos magistrados, en cuanto al trámite de la nueva reelección presidencial?

Para seguir con la rama judicial habría que mencionar el Consejo Superior de la Judicatura, coto de caza de la bancada de gobierno, donde el ahijado del grupo de Mario Uribe se sienta al lado de una ficha del detenido Ciro Ramírez. Allí sólo falta que sea elegido en propiedad Carlos Arturo Ramírez, quien como encargado resolvió a favor del ministro de Protección, Diego Palacio, una tutela negada en primera instancia y con la cual pretende salir indemne de la yidis-política.

La autonomía del Banco de la República también será letra muerta. Dos fichas del Presidente remplazarán a los directores que completan su período, para consolidar el predominio oficialista. Un miembro del alto gobierno le comunicó hace unas semanas a un banquero de inversión de Estados Unidos que promoverán para este cargo a la directora de Planeación, Carolina Rentería.

Lo que viviremos en 2009 será el copamiento total del Estado por parte del uribismo. Y lo mejor será que lo harán conservando todas las apariencias.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.