Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/01/04 08:49

    El año incierto

    Los colombianos tenemos más preguntas que respuestas en el año que comienza

COMPARTIR

Si existe una palabra para definir el sentimiento que nos embarga a muchos en este arranque de 2015 esa es incertidumbre. Aunque nunca se sabe qué cosas pasarán al cabo de 365 días, hay algunos años más predecibles que otros. Este es uno de esos en el que nadie puede jugársela con precisión para decir si será bueno o malo sin más, debido a la cantidad de temas pendientes que arrastramos de 2014 y que a partir de ahora nos corresponderá resolver. Ciertamente, los colombianos tenemos más preguntas que respuestas en el año que comienza y para seguir en la suma de incógnitas, dejo aquí algunos de los interrogantes que me persiguen en los albores de enero:

¿Será este el año de la paz? Y si es el de la “paz”, ¿qué clase de paz será? ¿Se logrará con base en una justicia transicional limitada o en una propuesta amplia de perdón judicial generalizado como la que mencioné en una columna reciente y cuya discusión se mantiene más vigente que nunca? Además, ¿habrá tiempo y gente suficiente para refrendar esa paz en las urnas?

En materia económica, ¿será que la reforma tributaria espanta inevitablemente un buen trozo de la inversión extranjera? ¿Será verdad que más de la mitad de los petroleros se irán para México y que otros foráneos preferirán Perú y Ecuador como destino económico dadas las condiciones en materia de impuestos que resultan más favorables que las nuestras? ¿Será que para que no nos vaya tan mal en la economía, dependeremos de que los alcaldes y gobernadores gasten mucho en plena campaña electoral en las regiones?

Y hablando de elecciones, ¿quién logrará mejores resultados en este 2015? ¿El uribismo o el santismo? ¿Cuánto más durará la unidad nacional como ahora la conocemos? ¿Qué tantos micos le meterán al dizque ‘equilibrio de poderes’?

Entretanto en Bogotá: ¿Clara o Pacho? ¿Será –esta vez sí– Enrique Peñalosa el gallo tapao’? Quién se apunta más votos: ¿Hollman Morris o Alex Vernot?

Y al igual que a Angelino a muchos nos preocupa su futuro en este 2015: ¿será candidato a la alcaldía de Cali o a la de Bogotá? ¿precandidato anticipado a la presidencia de Colombia o máximo líder de algún comité interespacial (por lo perdido que está)?

¿Cuántos escándalos más tendrá la justicia en Colombia? ¿Volverán Ricaurte y Rojas a algún cargo en la rama judicial? (¡Todo es posible!) ¿Detrás de cuántos cargos –y cabezas– más irá el señor fiscal? ¿Le ganará en imagen desfavorable la justicia a las FARC? Y mientras tanto, ¿será que en 2015 sabremos por fin quién mató a Colmenares?     

Y para rematar: ¿Se desinflará don José Néstor Pekerman y terminaremos diciendo, muy a lo colombiano, que el argentino es el peor técnico que el país haya conocido y reclamando que vuelva el bolillo?... Cuántas preguntas han llegado con este 2015 para quedarse instaladas varios meses en un país tan incierto como el año que comienza.

*Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.