Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/06/21 00:00

El charco verde

Era apenas una ola, como acertadamente lo llamó la prensa, en cuya cresta, como un improvisado surfista, iba encaramado Antanas Mockus.

El charco verde

Como pirañas sobre una vaca, todos los políticos de todos los partidos se precipitan a respaldar al vencedor Juan Manuel Santos en su prometido gobierno de unidad nacional. Es decir, a disputar a dentelladas su cuota parte de los presupuestos y de los puestos. Todos: desde los del PIN de la cárcel de La Picota hasta los liberales hambreados, presas del síndrome de abstinencia burocrática. Los conservadores, esos que siempre han sido 'el partido ministerial': el partido de los partidarios del gobierno. Los de Cambio Radical, que vuelven a cambiar radicalmente, como las veletas cuando cambia el viento. La U, naturalmente: el partido de Uribe, que no tardará mucho en desembarazarse de su único lastre, que es el propio Uribe: el peso muerto de un ex presidente sin poder. Como en las Rimas de Bécquer:

"¡Qué solos se quedan los muertos!".

Así que nos quedamos otra vez sin oposición. La habrá bajo Santos todavía menos que bajo Uribe. Entramos otra vez en un régimen de partido único, por decirlo así, como el que ha vivido Colombia casi siempre: el pantano del Frente Nacional, con los resultados que puede ver cualquiera que saque la cabeza del tibio fango. Con tres o cuatro excepciones de dignidad entre los liberales, y, por supuesto, el Polo Democrático, se mantiene la tradicional unidad de "las mayorías": la unidad de los elegidos, no de los electores.

Desde aquí puedo oír la objeción de los partidarios más ilusos y más cándidos de los Verdes: para hacer oposición están ellos, los Verdes. Pero no es así.

Los Verdes no serán oposición al gobierno de Santos en primer lugar por una perogrullada: porque no son oposición. Siempre fueron uribistas, y a lo largo de las dos campañas electorales (la del Congreso y la presidencial) no han hecho otra cosa que insistir en que siguen siéndolo: en el terreno de la 'seguridad democrática', en el de la 'cohesión social', en el de la 'confianza inversionista': los tres huevitos, que en mi opinión son de víbora, que lleva ocho años empollando Uribe. En su programa económico iban en el neoliberalismo incluso más lejos que el mismo Santos. Y no serán oposición, en segundo lugar, porque no existen.

No existieron nunca. Ese 'Partido Verde' que le tomaron en alquiler a un político boyacense no fue nunca, para empezar, 'verde' en el sentido político que tiene el adjetivo en el mundo: o sea, partidario del ecologismo, de la conservación de la naturaleza, y enemigo de los excesos destructores del capitalismo, particularmente en su versión neoliberal. Se llamó 'verde' simplemente porque ese color estaba sin usar, como lo estaba por ejemplo el anaranjado que fugazmente ensayó Santos. Y no solo no era verde sino que tampoco era partido, y ni siquiera movimiento. Era apenas una ola, como acertadamente lo llamó la prensa, en cuya cresta, como un improvisado surfista, iba encaramado Antanas Mockus.

(Un detalle curioso que descubrí por casualidad en el Diccionario Ideológico de Casares, buscando equivalentes para la palabra 'retractarse': se dice "llamarse antana". Y luego, verificando ese "llamarse antana", encontré esta definición en el Diccionario de María Moliner: "hacerse el desentendido, no atenerse a una promesa u obligación cuando llega el momento de cumplirlas". Como descripción de un político profesional común y corriente me parece difícilmente superable).

De esa ola verde -para no perder el hilo de la metáfora- no conozco el destino final con certidumbre, pues esto lo escribo en vísperas de la segunda vuelta electoral (aunque sale publicado después). Pero doy por hecho que no ganó, que era lo único que le hubiera podido servir para sostener su ímpetu. Y no teniendo ya para mantenerse unida y en marcha el pegamento del poder, se deshará, se secará, como se deshace y se seca, o se lo chupa la arena, o se pudre, el charco que una ola que se estrella deja en la playa.

Por eso, porque no existirán, los Verdes no podrán ser oposición (además de no serlo). Y la oposición es un elemento fundamental de cualquier régimen, no diré ya democrático, sino vivible para el hombre. Nos queda solo el Polo, que tuvo la sensatez de no dejarse embaucar por el embeleco de los Verdes. El Polo es la única posibilidad de oposición, porque es la única opción de cambio. Espero que el voto en blanco, y no la mera abstención neutra e inerte, haya reflejado el poder de la inconformidad. Porque no creo que, aunque todos los políticos se hayan colgado de los faldones de Santos, el país sea santista. No puede ser tan tonto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.