Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/04/16 00:00

    El conductor elegido

    Antes de manejarle a Manuel Nule, el agente Meléndez estaba al volante de uno de los carros de la caravana presidencial, y en numerosas ocasiones tuvo como pasajero al presidente de la República.

COMPARTIR

Se llama José Bernardo Meléndez López y era  el chofer de Manuel Nule. "Conductor escolta", me aclaró el señor Meléndez en una fugaz conversación telefónica que sostuvimos esta semana. De acuerdo con una investigación de Caracol Radio, Meléndez entregó gruesas sumas de dinero de parte de los Nule a algunas personas, entre ellas a alguien apodado 'el Profe'.
 
La misma investigación señala que 'el Profe' sería el entonces secretario jurídico de la Presidencia de la República, Edmundo del Castillo.
 
Los liquidadores del fallido grupo contratista aseguran en su informe que los Nule entregaban mordidas a servidores públicos con cheques girados "a favor de mensajeros, escoltas y conductores, quienes los cambiaban por efectivo que era llevado a las oficinas del grupo y entregado de acuerdo con instrucciones de socios y de altos directivos a terceros".
 
Uno de esos pagos por 100 millones de pesos lo llevó el señor José Bernardo Meléndez. Los soportes contables revelados por la unidad investigativa de El Tiempo, muestran que ese día, 21 de febrero de 2008, la empresa MNV S.A. giró dos cheques por 50 millones cada uno. (Ver)
 
Los pagos fueron justificados como desembolsos a "contratistas": el primero y el segundo, a una persona llamada Ervin Tovar, que, de acuerdo con las pesquisas, es un mensajero de los Nule. (Ver)

Una nota escrita a mano por una persona de caligrafía elemental aclara, sin embargo, que el dinero realmente iba para alguien distinto: "Por autorización del Ing. Manuel Nule se le entrega al beneficiario (Profe) en el Centro Andino". (Ver)

La firma -acompañada de huella y número de cédula- pertenece a José Bernardo Meléndez López, quien apenas unos meses antes de hacer esta clase de vueltas para los Nule trabajaba (créanlo o no) en la Presidencia de la República. (Ver)

El señor Meléndez era un agente de la Policía Nacional asignado al grupo de esa institución que atiende las necesidades de la sede presidencial. Sus superiores lo consideraron tan confiable que no solo fue destacado con la asignación a Palacio, sino que, además, estaba en el primer círculo de proximidad al entonces jefe de Estado.

Antes de manejarle a Manuel Nule, el agente Meléndez estaba al volante de uno de los carros de la caravana presidencial y en numerosas ocasiones tuvo como pasajero al presidente de la República.

Su desempeño fue considerado excepcional. Durante su asignación a la Casa de Nariño, el agente Meléndez recibió la medalla Coronel Guillermo Fergusson, reservada a los miembros de la Casa Militar de la Presidencia que se han distinguido por su "lealtad, eficiencia y consagración".

A pesar de su brillante hoja de servicios, el agente Meléndez dejó la Policía en el año 2007.

Poco tiempo después, en febrero de 2008, estaba entregando el llamativo pago de los Nule al 'Profe', en el Centro Andino de Bogotá.

No pude conocer las razones que llevaron al señor Meléndez a separarse de la institución y de la codiciada asignación al Palacio Presidencial.

Lo que sí alcancé a preguntarle es si había conocido al secretario jurídico Edmundo del Castillo, mientras trabajaba en la Presidencia de la República. Su respuesta textual fue "en la Presidencia, no".

Cuando quise averiguar dónde, entonces, había conocido al doctor Del Castillo, Meléndez cortó la llamada argumentando que no estaba seguro de si estaba hablando o no con el autor de esta página.

Espero que la publicación de esta columna sea santo y seña suficiente para que él confíe en la identidad de quien lo ha llamado y lo volverá a llamar. Porque estoy seguro de que el exagente José Bernardo Meléndez tiene mucho que contar acerca de este caso.

Ojalá no opte por el silencio como Edmundo del Castillo, quien no ha dicho una palabra después de la demostración documental de que mintió cuando aseguró que Menugal LLC, su sociedad con tres integrantes de la familia Nule, no había hecho negocio alguno en Estados Unidos.  (Ver)


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.