Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/01/05 17:00

    Todos a una: como en Fuenteovejuna

    Es hora ya de poner los temas de todos en la agenda de cada uno. Esta es una decisión individual que construye sociedad y democracia.

COMPARTIR

El tiempo de vacaciones que culmina puso frente a nuestros ojos la fea cara que generan los daños ambientales: procesos de desertificación creciente en varias regiones, proliferación de incendios, limitaciones en el uso de agua, cierre de piscinas públicas y privadas, reducción de productos agrícolas en los mercados, en fin. Un escenario de miedo que se incrementa día a día con el despilfarro de recursos medio ambientales, mal manejo de basuras, abundancia en el uso del plástico, a lo que se suma la falta de administración eficiente de recursos y de riesgos por parte de autoridades locales y nacionales.

Sólo por poner un ejemplo, casi el 50% de los municipios no poseen medios técnicos ni formación adecuada para enfrentar incendios y por razones no muy claras el helicóptero que usa el bambi bucket o balde gigante para apagar incendios apoya en cuestión de horas a Medellín para apagar un incendio mientras en Boyacá o en Bogotá el año anterior vimos quemarse día tras día hectáreas enteras de bosques primarios y secundarios.

No podemos seguir ajenos a las decisiones de lo público o sobre lo público. Transacciones como la de Isagén, la definición judicial y administrativa sobre la represa de El Quimbo en el Huila o temas como la apropiación de las playas por parte de “inversionistas privados” son una excelente oportunidad para estimular de manera efectiva la participación ciudadana en el debate y la definición de grandes temas.

Los procesos de participación ciudadana fortalecen la democracia y pensando en clave de posconflicto es claro que el reto principal que éste conlleva es el de profundizarla. En contrario, los tiempos que se vienen serán difíciles porque si algo hemos visto es que la construcción y puesta en marcha de El Quimbo fue impuesta por parte de sectores del Estado, contra la voluntad de sectores sociales, autoridades regionales y diferentes religiones que han respaldado las objeciones y demandas de las comunidades afectadas que reclaman a la empresa una atención justa de sus peticiones.

Incendios, deforestación, sequía, macroproyectos como El Quimbo e HidroItuango son temas de todos, del presente y del futuro, por ello cada uno de nosotros está en la obligación de abrir un espacio en la agenda individual para crearse una opinión sobre ellos. No debemos pasar por alto que frente a otros asuntos nos hemos hecho los de las gafas y las consecuencias son terribles. Algunos ejemplos bastan: luego de la famosa frase del expresidente Turbay en el sentido que la corrupción debía llevarse a sus justas proporciones tuvimos medidas, zares anticorrupción y hemos visto como la misma se incrementa hasta desbordar lo imaginable.

Ante nuestros ojos se deforestan el Chocó y lo que nos queda de la Amazonía sin que haya medidas efectivas por parte de las autoridades. Vimos asesinar, desplazar líderes sociales, de izquierda o campesinos inermes sin inmutarnos. Es hora ya de poner los temas de todos en la agenda de cada uno. Esta es una decisión individual que construye sociedad y democracia.

Adenda: El ministro de Ambiente y Desarrollo, Gabriel Vallejo, llama a no acatar la decisión judicial sobre El Quimbo y plantea razones apocalípticas en jerga futbolística. Algo de razón ha de tener pero ante el fallo judicial el respeto es la norma de oro de la democracia. Que como autoridad se siente con las partes a construir un acuerdo expedito que evite el apocalipsis que anuncia y la violación de derechos de los afectados. Ambas cosas, y de paso, lo invito a que lidere un esfuerzo para que con la participación ciudadana, de municipios y departamentos, logremos sembrar y preservar diez millones de arboles en lo que resta del período de gobierno Santos. Como ciudadano, me le apunto Ministro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.