Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2013/03/19 00:00

El desmadre de la Anapo

A la “Capitana” le debe ser difícil aceptar que la Anapo cayó en crisis por cuenta de la ambición desmedida de sus hijos.

. Foto: .

A María Eugenia Rojas, más conocida como “la Capitana”, le debe ser difícil aceptar que el proyecto político que le costó mantener vivo por más de diez años, cayó en una verdadera crisis, no por cuenta de sus militantes, sino por la ambición desmedida de Iván y Samuel Moreno Rojas, sus dos únicos hijos e incluso la suya propia, hecho que tiene tras las rejas a quienes un día le representaron la ilusión de tener un presidente en su familia.

Para nadie es un secreto que la capitana educó a Iván y Samuel con la idea de que uno de ellos ocupara el cargo de Presidente de la República, y así tener un primer mandatario en la familia Moreno Rojas. Con ese misma idea mantuvo vivo el movimiento de la Alianza Nacional Popular (Anapo) por más de una década, tarea que en un país de mayorías liberales y conservadoras, no resulta nada fácil de llevar a cabo. Sin embargo la capitana lo logra, manteniendo además el recuerdo de su padre el General Rojas Pinilla en la mente de quienes se vieron favorecidos durante su época de gobierno, consiguiendo que estos transmitan ese recuerdo a las nuevas generaciones, cosa que pocos, por no decir que nadie en la política ha podido lograr.

Sin embargo, es claro que los éxitos y triunfos de la Capitana a la hora de mantener vivo el legado de su padre, llegaron a su fin desde el momento en que su hijo Samuel Moreno Rojas pisó la Alcaldía Mayor de Bogotá, y permitió que la ambición de su hermano y la suya propia, dieran paso a hechos de corrupción y politiquería, como nunca antes había sucedido en el distrito capital, dejando que este metiera las manos en la administración y colocara a sus amigos de Bucaramanga, sin importarle que esto provocara serias molestias en quienes conformaban el grupo de la Anapo – Bogotá. 

Según cuentan ellos mismos, la capitana no les dio cabida en la administración de Bucaramanga cuando Iván Moreno fue elegido Alcalde, y si en cambio dejó, que personas allegadas al hermano de Samuel, provenientes de la ciudad bonita, vinieran a usurparles el lugar que ellos lucharon mientras estuvieron en campaña por la Alcaldía Mayor de Bogotá. 

Las consecuencias de estos manejos, las conoce toda Colombia: una ciudad con la esperanza del progreso por el suelo; El Polo Democrático Alternativo, partido que avaló la alcaldía de Samuel, levantándose de una crisis de la que no ha podido salir , y el proyecto político de la capitana en el desmadre total. Todo lo anterior por cuenta de quienes un día le significaron la esperanza política a un clan familiar que se proyectaba, como uno de los que mayor trascendencia e importancia pudo tener, si sus dos únicos herederos hubieran desempeñado una interesante labor en la vida del país.

Sería de ingenuos decir, que la capitana no tuvo nada que ver en este desmadre, cuando todos sabemos que sus manos estuvieron metidas en las decisiones de contratación de personal en el distrito, mientras su hijo Samuel permaneció en el cargo de burgomaestre de la capital de Colombia. Más no por eso se debe dejar de pensar en el sentimiento de madre que le debe estar atravesando al ver a sus dos únicos hijos a la espera de un juicio, que como van las cosas, no les ha de favorecer, y junto a eso también, el ver acabado el sueño de darle a Colombia un presidente de la República, que saliera del seno de su familia. 

Lastimosamente las cosas se le salieron de las manos a la capitala, y hoy día la única esperanza para ella, de que alguien recoja las migajas de lo que queda del movimiento Anapo, podría estar en uno de sus nietos (Mateo o Samuel), quienes en el mediano plazo, podrían seguir el ejemplo de otros delfines políticos, que parecen estar dispuestos a no dejar morir sus castas, y colocar sus nombres a disposición del electorado, y así de paso tratar de resucitar a la moribunda Anapo, que hoy le queda solo la curul de la Representante a la Cámara Alba Luz Pinilla, quien poco se ha hecho notar.

Cambiando de tema, ¿Que pretenderá el Polo Democrático cuando denuncia que el presidente Santos hace política con el tema de la paz?. Hasta donde sé, a Juan Manuel Santos como primer mandatario le asiste la obligación de trabajar por la reconciliación nacional, así es que ni modos, que siga hablando.

@sevillanojarami

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×