Martes, 24 de enero de 2017

| 2006/05/18 00:00

El Día que se acabo el fútbol (Por Eduardo Plata Yidios)

El Día que se acabo el fútbol (Por Eduardo Plata Yidios)

 Regresaba a casa después de cine el sábado seis de este mes, cuando en una calle poco transitada encontré para mi sorpresa una reunión de carros absolutamente inhabitual, pensé por reflejo que un accidente grave había ocurrido, y seguí acercándome lentamente hasta cuando pude ver la razón del gentío, uno de los vecinos del sector, con la ayuda de un proyector, uso la pared de su casa como pantalla y ofreció a todo el vecindario la posibilidad de ver la pelea de boxeo entre Oscar de la Hoya y Ricardo Mayorga. Debía haber varios centenares de vecinos felices, que así pudieron ver una pelea que de otra forma les habría costado un billetico nada despreciable a través del Pay Per View.
 
Triste situación en la que cayó el boxeo, de ser uno de los deportes más populares del planeta pasó al anonimato. Son contados los jóvenes que pueden recitar el nombre de al menos 3 boxeadores de una misma división, o el round en que cayó el último campeón mundial mediano, o como cayo, ni cuantas veces cayo en esa pelea. Esto debido a que el dinero le arrebató el boxeo al pueblo. Un deporte popular, se volvió un lujo, ver por televisión una pelea de boxeo le cuesta al cristiano común demasiado dinero, y asistir al coliseo a presenciarla en vivo tiene un costo prohibitivo para la gran mayoría de los mortales. La consecuencia de esta situación es una desconexión entre el deporte y sus bases, el no tener acceso fácil a buen boxeo, hace que la gente le pierda el interés al deporte y caiga en el olvido o la irrelevancia.
 
Algo similar esta empezando a ocurrir con el deporte mas popular de la tierra. No hay evento, en el mundo, que logre reunir tanta atención como una final de copa mundo. No hay organización en el mundo con tantos miembros como la FIFA. No hay lenguaje ni procedimiento que se entienda mas ampliamente en este planeta que el fútbol y su reglamento. El lenguaje universal no es la matemática, es el fútbol.
 
Y sin embargo con toda su fuerza, con lo profundas que son sus raíces, el fútbol esta empezando a caer. Las redes del dinero, de las astronómicas cifras de dinero que se mueven a su alrededor están empezando a atrapar al fútbol y están listas para arrebatárselo a la gente tal cual como ocurrió con el boxeo.
 
Estamos a la vuelta del mundial de Alemania, y ya hay conflictos en muchos rincones del planeta porque el acceso a los partidos del mundial esta siendo limitado a los canales de televisión por cable. Esto en países como los suramericanos por ejemplo, limita en gran medida el número de espectadores que tendrá el mundial. Y ese es apenas el primer paso. No esta lejos el día en que los empresarios del fútbol se den cuenta de que el Pay Per View es mucho más rentable para ellos que la televisión por cable, ese será el día en el que el golpe final será asestado. El fútbol como el box, pasara de ser lenguaje universal a ser un lujo, lujo que las clases bajas, aquellas mismas que producen los mejores futbolistas, no podrán darse.
 
Cuando esto suceda, menos y menos niños patearan latas y jugaran bola de trapo en las calles, puesto que no tendrán acceso sus ídolos; eso tendrá como consecuencia que la calidad de los futbolistas que veremos a nivel profesional ira en decadencia, tal y como ya ha empezado ocurrir en el mismo fútbol y como ocurrió totalmente ya en el boxeo.
 
Así entonces nos encontramos ante una encrucijada difícil, como balancear entre algo que tiene que ser lucrativo para que el ser negocio le permita seguir siendo fuerte y que a la vez no se debe volver costoso para que no se nos vaya tan alto que no lo podamos alcanzar.
 
La responsabilidad principal recae sobre la FIFA, a ellos les corresponde tomar las medidas necesarias y marcar los límites debidos para que no nos toque a todos, recordar uno de estos días, como el día en que se acabo el fútbol.
 
eduarplata@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.