Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/02/12 00:00

    El eslabón perdido

    Los criminales de la masacre de Macayepo llegaron al corregimiento justamente por un paraje llamado 'El Aguacate', mencionado en la grabación

COMPARTIR

La primera vez que Álvaro García Romero saltó a la palestra nacional fue a raíz de una trampa. Un episodio menor, si se mira a la luz de su tristemente célebre carrera. En 1988, siendo representante a la Cámara, se convirtió en el símbolo de carne y hueso de un fraude contra los campesinos de Colombia. Ocurrió en medio de una sesión parlamentaria, ruidosa y accidentada, en la que incluso un congresista sacó revólver. Los noticieros de televisión registraron a Álvaro García -que por esa época pesaba casi 200 kilos- depositando con su rolliza mano varias balotas blancas para apoyar un 'mico' que hacía imposible la aplicación de la reforma agraria del gobierno Barco. Como cada parlamentario sólo podía votar una vez, Bernardo Jaramillo pidió recontar las balotas. Aunque había más votos en la urna que representantes en el recinto, el 'mico' a favor de los terratenientes fue aprobado. La carrera y la fortuna de García Romero siguieron en ascenso en uno de los departamentos más pobres de Colombia. Sucre fue el territorio que le correspondió a Álvaro. Sus hermanos Juan José y Héctor -más conocidos como 'Juancho' y 'Tico'- decidieron hacer política en Bolívar. El 'Gordo' se hizo senador, y apacienta 70.000 votos que lo convierten en un gran barón electoral. Con su maquinaria, y su increíble habilidad para relacionarse, Álvaro García ha construido una armadura contra las investigaciones. Ya pocos recuerdan que su nombre fue uno de los primeros mencionados en los narcocasetes que registran las conversaciones de Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela con Alberto Giraldo. En esa ocasión tampoco le pasó nada. El proceso 8.000 pasó sin romperlo ni mancharlo. Le bastó con asegurar que Miguel Rodríguez se debía referir a otro político -cuando hablaba del 'Gordo' García- porque él había adelgazado mucho. En casi todos los escándalos contemporáneos, aparece mencionado él, o uno de los miembros de su familia. TermoRío, Dragacol y Chambacú son parte del palmarés de los García Romero. Sin embargo, nada de esto ha sido obstáculo para que el senador García sea portaestandarte de este gobierno "contra la corrupción y la politiquería". A esa causa ha aportado sus luces, por ejemplo como directivo del llamado "Frente Común por el referendo", donde fue primer renglón del comité de campaña en Sucre. Y es que al 'Gordo' García y a sus familiares les ha ido bastante bien con esta administración. Su hermana Teresita fue nombrada cónsul en Frankfurt, y su cuñada, la también senadora Piedad Zuccardi, se ufana de sus vuelos al lado del jefe del Estado en el avión presidencial. Todo marcharía de maravilla para este dirigente de Ovejas, Sucre, si no fuera porque hace un tiempo, SEMANA reveló una comprometedora conversación suya. En la grabación, el senador García habla con otro millonario hacendado de la zona, Joaquín García, sobre la necesidad de mover a un "man verde" y "meter la tropa" a Macayepo por "la parte de atrás, por el Aguacate". Días después de la conversación, Macayepo fue estremecida por una masacre paramilitar. Fue trasladado el comandante de la Policía del departamento, coronel Rodolfo Palomino, que adelantaba operaciones contra las llamadas 'Autodefensas'. Para colmo de coincidencias, los criminales llegaron al corregimiento de Macayepo justamente por un paraje llamado 'El Aguacate'. La Corte Suprema consideró suficientes estos indicios para investigar la presunta vinculación del senador García a los hechos. Los asesinos de Macayepo estaban bajo las órdenes de Rodrigo Mercado, alias 'Cadena', cabecilla paramilitar recientemente desaparecido. El hombre, que se desvaneció misteriosamente hace unos días, era el vínculo clave para juntar narcotráfico, paramilitarismo y política, en Sucre y Bolívar. Nadie sabe cuál fue la suerte de 'Cadena', pero la del senador Álvaro García está mejorando. No parece muy preocupado por lo que pueda pasar con la investigación en la Corte y ya consolidó una alianza con el 'Primer Primo', Mario Uribe, para hacer parte de las listas al Congreso del partido 'Colombia Democrática'.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.