Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/06/16 00:00

    El fallo del negocio

    Colombia terminó perdiendo casi 80.000 kilómetros de mar territorial, que servirán ahora a un gobierno que pasó por encima de la soberanía de nuestro país.

COMPARTIR

Desde hace décadas Nicaragua ha venido soñando, planeando y buscando los socios más importantes del mundo para darse a la tarea de construir, según ellos, un 'gran canal' que tiene como fin unir el Atlántico y el Pacífico. Si en sus ideas de avance tecnológico y desarrollo estaba unir a varias naciones amigas, comenzaron el baile hace rato con el pie izquierdo y fuera de compás.

Las sospechas, los rumores y las investigaciones que terminaron en denuncias públicas, hechas meses atrás por la excanciller Nohemí Sanín, la senadora Alexandra Moreno Piraquive, entre otras personalidades colombianas de gran peso, terminaron siendo ciertas.

Colombia terminó perdiendo casi 80.000 kilómetros de mar territorial, que servirán ahora a un gobierno que pasó por encima de la soberanía de nuestro país. No solamente nuestra Nación está ahora en desventaja. ¿Qué pasará con Honduras y Costa Rica, países vecinos de Nicaragua? ¿Terminarán siendo víctimas de la ambición desmedida del 'amo del océano', el señor Ortega?

Durante varios años mantuvo en secreto su desmedido plan, que puede beneficiar a su país y a las grandes potencias como China, con la cual se selló este viernes un acuerdo en Managua. Pues felicitaciones a ambos países, se les respeta su firma para la construcción del gran canal de la discordia.

Pero, ese mismo proyecto no puede vulnerar los derechos legales de los pueblos vecinos, que pese a las diferencias, siempre han procurado la paz y el respeto entre unos y otros. Sumando, además, lo impopular y poco justo del fallo de despojo tratándose de lo que perdió Colombia y su papel ante semejante desparpajo en La Haya.

Que se despierten ya mismo, los países vecinos que comparten frontera, para que no terminen corriendo la misma triste suerte que pasamos nosotros el pasado 19 de noviembre, con un fallo que desconoció nuestros derechos, el Derecho Internacional público, y los tratados suscritos y ratificados por Colombia. ¿No podría ser inconstitucional el fallo del despojo? ¿No podría ser el pacto de Bogotá inconstitucional, teniendo en cuenta que este es el sustento del fallo del despojo?

El gobierno colombiano y sus más experimentados asesores en la materia deben seguir buscando fórmulas que le permitan recuperar lo perdido y defender al mismo tiempo nuestra soberanía. Han de recogerse y presentarse todas las pruebas para demostrar la tramoya armada desde hace tiempo. No podemos seguir buscando culpables aquí en nuestro territorio, o los supuestos responsables de decisiones equívocas, si los hubo o no, ya es capítulo pasado.

La comisión asesora de relaciones exteriores debe reunirse con urgencia y consultar a sus homólogos en los países vecinos, los cuales, a futuro, podrían ver perjudicados sus territorios y su soberanía. Entre tanto, el señor Ortega y los 'chinos' celebran y brindan por su grandioso pacto millonario. Serán 40.000 millones de dólares los invertidos, en medio de un mar de irregularidades e irrespeto a los territorios vecinos, y entuertos como la falta de ética en el Tribunal Internacional del jurisconsulto de China, quien conociendo los intereses de su país en el litigio, nunca se declaró impedido. Hacer que este fallo no se ejecute es un deber del pueblo colombiano, lo más burdo e inconstitucional está plasmado en el fallo que no solo fue del despojo si no del negocio.

Twitter @g_rodriguezm

*Abogado, Gobierno Seguridad y Desarrollo, exmiembro del Directorio Nacional Conservador.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.