Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2008/01/05 00:00

    El fin del principio

    A Hillary, guardadas las proporciones, le está pasando lo mismo que a Enrique Peñalosa en las elecciones para la alcaldía de Bogotá.

COMPARTIR

Esta carrera presidencial de Estados Unidos puede ser la más interesante de la historia. Los que muchos daban por seguros ganadores, mordieron el polvo en Iowa. Las candidaturas que los expertos calificaban de inviables empezaron punteando en sus partidos. Y la creencia –muchas veces demostrada– de que al elector americano sólo lo mueve el bolsillo, puede empezar a modificarse.

Hace apenas tres meses, los analistas políticos vaticinaban que esta sería una elección de centro. Es decir, una decisión entre el ala más conservadora de los demócratas y la más liberal de los republicanos. En esa zona fronteriza, que recomiendan los que prefieren jugar sobre seguro, se libraría la batalla final de la elección.

Sin embargo, las primarias de Iowa parecen contradecir a más de un gurú. Después del 11 de septiembre y de años de miedo y guerra, Barack Obama, un senador negro, debutante, con nombre árabe, y de sólo 46 años, se lleva el primer triunfo en la lucha por la nominación demócrata. Es significativo que su victoria tenga lugar en Iowa, un estado rural y blanco.

Para mayor desconcierto, después de ocho años de Bush, y cuando nadie imaginaba que sus copartidarios pudieran mirar aun más a la derecha; Mike Huckabee, un pastor bautista, exponente de la más recalcitrante postura religiosa, se pone al frente de la carrera republicana.

Los primeros resultados no sólo sorprenden en la cabeza, sino también en la cola. Hillary Clinton, líder indiscutida del comienzo, quedó de tercera en el primer round. El golpe es grande pero no definitivo y muchos creen que podrá levantarse.

A Hillary, guardadas las proporciones, le está pasando lo mismo que a Enrique Peñalosa en las elecciones para la alcaldía de Bogotá. Arrancó de un punto tan alto que su único movimiento posible era hacia abajo. Pero además, apuesta a que la gente le abone los logros pasados y ha olvidado hacer énfasis en sus planes para el futuro. Iowa le está dando un campanazo, sus posibilidades serían remotas si pierde también en New Hampshire.

Sin embargo, Bill Clinton, su esposo y el fenómeno electoral de los 90, ha recordado que él perdió en esos dos estados, antes de hacerse candidato demócrata y Presidente en contra de cualquier predicción.
En el lado republicano el más golpeado fue Rudy Giuliani. El ex alcalde de Nueva York apenas logró el 4por ciento de la votación de su partido en Iowa. Giuliani ganó su popularidad el 11 de septiembre cuando el mundo lo vio al frente de la situación en Nueva York, mientras el presidente se escondía por razones de seguridad. Pese a todo, esta vez el escondido ha sido él.

Giuliani decidió no hacer campaña para ninguna de estas primarias, reservándose para las elecciones de los estados “más grandes” como la de Florida, que tendrá lugar el 29 de enero. Un suicidio táctico del que el propio Giuliani empieza a ser consciente. Después de Iowa le preguntó a un grupo de seguidores: “¿Les había contado que estoy aspirando a la presidencia de Estados Unidos?”.

Entre los republicanos también sufre un duro golpe Mitt Romney, el candidato mormón cuyo segundo lugar en Iowa es casi tan desastroso como el sexto de Giuliani.

En cambio, el cuarto lugar de John McCain –el candidato de la derecha moderada– podría ser un preámbulo de su resurrección, si logra buenos resultados en New Hampshire.

Aún no ha pasado nada definitivo, pero esta foto –en el momento del pistoletazo de partida– muestra cuánto puede cambiar el rumbo de Estados Unidos, y también del mundo, con esta elección.

DEPENDIENTE: El fiscal general se reunió en una unidad militar de Santa Marta con el ministro de Defensa y otros altos funcionarios del gobierno, antes de entregar el primer resultado de la investigación sobre el niño de Bienestar Familiar.

Si hace esto para comunicar un resultado –que él mismo califica de provisional– ¿dónde irá a postrarse para notificar la absolución del primo del Presidente?



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.