Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/11/05 00:00

    El innombrable

    El loco pretende exigirle a su sucesor que gobierne en su turno siguiendo sus caprichos de expresidente, como si todavía fuera su obediente ministro.

COMPARTIR

Lo pinta muy bien en El Tiempo el caricaturista Matador: medio incorporado en su ataúd de vampiro, afilados los colmillos, rígido de amenaza el dedo índice mientras advierte: "Volveré", con ojos de loco y rodeado de murciélagos. Está loco, loco de rabia. Lo está desde hace años. Y sin duda se ha agravado su locura rabiosa con la derrota sufrida en las elecciones del domingo pasado: de los candidatos respaldados por él, solo ganaron los peores (aunque tal vez sean los más cercanos a su corazón). Y se desfoga trinando insultos por Twitter y haciendo declaraciones incoherentes. Va un botón de muestra:

"El gobierno da señales hostiles. Por ejemplo, anunció el nombramiento del ministro de Trabajo, que va a enfrentar hostilmente a todos nuestros electores en Pereira. Eso no lo entiende uno".

No entiende uno, en efecto. ¿Qué tienen que ver los electores de Pereira con el nombramiento del jefe del Partido Liberal en un ministerio de segunda fila? Y a propósito de "sus" electores de Pereira, su candidato -ganador de la Alcaldía- acaba de ser denunciado por fraude con el testimonio de videos que muestran el traslado de costalados de votos. Pero sigo con las declaraciones rabiosas de incoherencia:

"No tuvimos fervor popular desde el gobierno que estuviera acompañando nuestro partido".

¿Y desde cuándo a la intervención del gobierno en las elecciones se la llama "fervor popular"?

"Sin embargo gracias a todos esos trabajadores de la U en Colombia, a la credibilidad de la opinión en lo que llamamos el centro democrático, en la seguridad y en nuestra firmeza en la seguridad, en el compromiso con la inversión, a los huevitos de avance social, yo creo que hay un resultado que ustedes mismos están viendo".

¿Desde cuándo se llama "compromiso con la inversión" a la entrega a los inversores de gabelas y exenciones que superan el monto de la inversión? Cito un caso denunciado en estos días por la Asociación Colombiana de Ingenieros: la antigua Telecom, hoy Coltel, privatizada hace cinco años y vendida a Telefónica de España por debajo de su valor real, pasó de dar utilidades (un billón de pesos) a generar pérdidas, hasta el punto de que el gobierno debe recapitalizarla con otro medio billón. Y como ese caso hay docenas, desde la feria de minas de oro y concesiones petroleras hasta la insensata proliferación de zonas francas.

En cuanto a los "huevitos de avance social", es verdad que los resultados los estamos viendo. Pero no tienen nada de satisfactorio. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano 2011 que acaba de hacer público la ONU, en los últimos veinte años Colombia ha retrocedido (según resumen los periódicos, pues no he leído el documento) hasta el puesto 87 entre 187 países. Y en lo que toca a inequidad social solo es superada por otros dos: Haití y Angola. Y la brecha sigue aumentando.

Pero, pese a todo, el loco pretende exigirle a su sucesor que gobierne en su turno siguiendo su capricho de expresidente, como si todavía fuera su obediente ministro. Cree que aún gobierna él. Y más de lo que está, tiene que enloquecerlo de la rabia el tonito burlón con que su sucesor insiste en que nadie, "ni siquiera mi muy admirado antecesor", conseguirá hacerlo pelear con él. ¿Para qué iba a hacerlo? Es un cadáver político. Y en eso se equivoca la caricatura de Matador: no volverá.

Ahora, en algo sí tiene razón el difunto: este de su sucesor es más que todo un "gobierno de anuncios".

(Basta con ver los que pone, pagados, en la televisión y en los periódicos).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.