25 mayo 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El intumbable

Por Daniel CoronellVer más artículos de este autor

OPINIÓNDe acuerdo con la ley, la violación del reglamento en la nominación conduce a la nulidad de la elección del magistrado Alberto Rojas Ríos.

El intumbable.

Nada ha podido tumbar al honorable magistrado Alberto Rojas Ríos. Ni las denuncias por estafa, falsificación y fraude contra una viuda y madre de tres hijos. Ni sus aliados cuestionables. Ni siquiera la evasión de impuestos que, en otra época y lugar, acabó con el intocable Al Capone. Sin embar
PUBLICIDAD
go, un vicio de procedimiento en su nominación –un detalle insignificante teniendo en cuenta la interesante trayectoria del magistrado– podría sacarlo de la Corte Constitucional. 

Rojas Ríos fue nominado para ser elegido en el cargo de manera irregular, contrariando el reglamento del Consejo de Estado que lo escogió para conformar la terna de candidatos a la Corte Constitucional.

Los hechos están demostrados en el acta del 6 de marzo de 2013 y en una grabación de la sesión en la que fue seleccionada la terna. (Ver acta).

No es poca cosa que se haya salvado la grabación de la corporación que sirve de guía para la realización de las actas oficiales. Por una serie de enojosas casualidades en el pasado reciente han desaparecido –ya en manos de la Justicia– pruebas que incriminan a personas relacionadas con tráficos de fallos en el Consejo de Estado.

Esta vez, felizmente, no va a pasar. Tengo una copia de la grabación con la pequeña gran evidencia de que la nominación del doctor Alberto Rojas Ríos es inválida. 

El reglamento del Consejo de Estado establece que cualquier elección debe hacerse por voto secreto. Es decir que la voluntad de los miembros de esa alta corte no debe anunciarse públicamente, entre otras cosas para no influir en la decisión de los compañeros de corporación.

Sin embargo, ese miércoles, el magistrado Víctor Hernando Alvarado propuso que los consejeros votaran poniéndose de pie y que después legalizaran la decisión “ratificando” con papeletas lo que ya estaba definido en una votación pública, es decir irreglamentaria. Argumentó que otras veces el Consejo ha recurrido a ese esguince.

El rechazo fue inmediato aunque minoritario. El magistrado William Zambrano advirtió: “Una de las razones para no ponernos de pie es que consideraba que así violaríamos el reglamento”. (Video constancia William Zambrano).

Otra magistrada, Stella Conto de la sección tercera, sostuvo: “No estoy de acuerdo con la propuesta del doctor Alvarado. Si en realidad la sala considera que el voto debe dejar de ser secreto, como debe ser, no participaré en la elección”. (Video constancia Stella Conto).

A Martha Teresa Briceño, de la sección cuarta, no la convenció que haber violado el reglamento en ocasión anterior fuera suficiente justificación para volverlo a hacer: “Lo que pasa es que la vez pasada el reglamento no lo cumplimos. El reglamento es muy claro y dice que el voto tiene que ser secreto y que uno tiene que escribir el nombre en una papeleta y que el que salga tiene que tener los votos requeridos”. (Video constancia Martha Teresa Briceño).

De nada valieron las constancias y las advertencias. La decisión mayoritaria de la Sala Plena fue votar “poniéndose de pie” y no de manera secreta como lo establece la norma.

Incluso en la ratificación por papeleta tampoco se cumplió con la condición reglamentaria del secreto. La magistrada Elizabeth García, de la sección primera, anunció: “Quiero dejar constancia de que yo voté firmado. El doctor Vergara también votó firmado. No lo leyeron firmado, pero queremos que se sepa que votamos por Zamora, firmado”. (Video constancia Elizabeth García).

El magistrado Enrique Gil advirtió sobre la nueva irregularidad: “Si se firma el voto se viola el reglamento también. Y el argumento para que no nos paremos es que se está violando el carácter secreto. Estamos llegando por otra vía al mismo efecto, entonces se está violando el reglamento”.
De acuerdo con la ley, la violación del reglamento en la nominación conduce a la nulidad de la elección del magistrado Alberto Rojas Ríos. (Video constancia Enrique Gil).

La buena noticia es que la omisión de este requisito debería, con el tiempo, sacar de la Corte al honorable magistrado Rojas. La demanda ya fue interpuesta por el presidente de la Red de Veedurías, Pablo Bustos.

La mala (y también risible) es que la nulidad de la nominación debe ser resuelta por la sección electoral del mismo Consejo de Estado. Van a necesitar mucha imaginación para negar que sucedió lo que está grabado.  

VIDEOS

Constancia: William Zambrano Cetina



Constancia: Stella Conto Díaz



Constancia: Martha Teresa Briceño



Constancia: María Elizabeth García



Constancia: Enrique Gil Botero

PUBLICIDAD

Otras columnas de este autor

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad