Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/09/22 22:39

    El “mandado” ministerial

    Rodrigo Lara, presidente de la Cámara de Representantes, señala al ministro del Interior, Guillermo Rivera, de estar favoreciendo la campaña presidencial de su antiguo jefe, Juan Fernando Cristo.

COMPARTIR

La distancia entre Cambio Radical y el Partido Liberal no es un secreto para nadie. Las diferencias entre los dos partidos se remontan a los tiempos en que Germán Vargas Lleras era vicepresidente de la república y Juan Fernando Cristo, ministro del Interior; este último siempre reprochó a Vargas Lleras su falta de compromiso con el proceso de paz con las Farc. Los desencuentros se acentuaron cuando ambos dejaron sus cargos, y hoy, es el propio expresidente de Cambio Radical y actual presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Lara Restrepo, quién con poderosos argumentos políticos abre un debate que hace prácticamente imposible que las relaciones entre los dos partidos se recompongan.  

En un cruce de cartas que inició el ministro del Interior,  Guillermo Rivera,  el cual fue inmediatamente respondido por el representante Lara, el jefe de la cartera de gobierno manifiesta su preocupación por el hecho de que el proyecto de reforma política, que ya fue aprobado en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, no ha sido aún agendado por Lara,  razón por la cual, en un acto poco habitual, prácticamente le da el mandato de que priorice en el orden del día de la sesión del 27 de septiembre el debate del proyecto ante la plenaria.  

Dando respuesta a esta inusual carta, que en cualquier democracia respetable sería interpretada como un intromisión indebida de un poder sobre el otro, Lara no solo deja ver su descontento sino que hace un grave señalamiento al ministro en los siguientes términos: “..Veo que todos los esfuerzos y preocupaciones ministeriales se dirigen a ver cómo sacan una reforma política que ya es conocida en los corredores del Congreso como la ‘Ley Cristo’ en la medida en que al parecer beneficia las respetables aspiraciones electorales de su antecesor en el cargo, el doctor Juan Fernando Cristo.”

Como lo reafirmó en varias entrevistas radiales, Rodrigo Lara argumenta que, con la aprobación de la reforma política, el exministro del Interior estaría en capacidad de crear una coalición con movimientos cercanos a las Farc. Esto se ve confirmado cuando se repasan las declaraciones recientes en las que el propio Cristo defiende que la Colombia de hoy necesita un gobierno de derechos y no de derecha”.

Debido a que ni en su dura carta como tampoco en sus declaraciones radiales Lara precisó cuales normas de la reforma política (proyecto de acto legislativo 012 de 2017) podrían eventualmente beneficiar a Cristo, es necesario darle una mirada detallada al texto de la misma para tratar de identificar los contenidos del señalado “mandado”.

En el articulado de la reforma hay al menos 4 puntos que podrían identificarse como la fuente de la preocupación del presidente de la Cámara de Representantes:

  1. Para obtener personería jurídica bastará que un movimiento político demuestre tener el 0,3 % del censo electoral como base de afiliados, es decir 107.000 personas, sin que sea necesario pasar ningún umbral, lo cual implicará la proliferación de movimientos políticos, entre los cuales muy seguramente la mayoría serán aquellos secundados por las nuevas Farc.
  2. Para una organización política cuyo periodo de creación sea menor a 6 meses, bastará que el tiempo mínimo de permanencia de un afiliado para ser candidato, sea igual al de la creación de esta (¿un mes?, ¿dos meses?). En este sentido quien haga coalición con dichos grupos podrá armar muy fácilmente listas para el Congreso sin mayores requisitos.
  3. Para las elecciones que se desarrollarán en el año 2018, se aumentará el monto límite de gastos de las campañas electorales en al menos un 30 % adicional con respecto al monto establecido para la última campaña de Senado, Cámara de Representantes y presidente de la república, por ello el que haga coalición con muchos de los nuevos movimientos afectos a las Farc, tendrá más dinero.
  4. La Registraduría Nacional del Estado Civil dispondrá de lo necesario para que a partir de las elecciones del año 2018 se instalen los puestos de votación en todas aquellas zonas en la que estos fueron trasladados con ocasión del conflicto armado. En este contexto, habría más puestos de votación en zonas Farc.  

A buen entendedor pocas palabras. Todo el país sabe que quién diseñó este proyecto de reforma política cuando era ministro fue Juan Fernando Cristo, quien ahora como candidato presidencial, como lo denuncia Rodrigo Lara, parecería estar presionando a su otrora subalterno para que le “haga el mandado” de la reforma política, beneficiándose de las ventajas que la daría formar coalición con decenas de movimientos políticos que se ampararían bajo el  paraguas del proceso de paz y bajo las reformas que privilegiarían al nuevo partido de las Farc y a sus aliados.

*Exviceministro de Justicia. Decano Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda.                      

@ceballosarevalo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.