Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/08/11 19:19

    El “ñoñogate”

    Ya no solamente el destino de la campaña presidencial de Luis Alfredo Ramos está en manos de la Corte Suprema, ahora, por cuenta del “ñoño”, entran en la fila del alto tribunal tres nuevos candidatos: Vargas Lleras, Pinzón y Cristo.

COMPARTIR

El 9 de agosto de 1974 el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, renunció a su cargo por cuenta de una serie de delitos y abusos de poder que fueron identificados por la prensa de ese país como el “Watergate”. Con los años la parte final de este término, es decir la sílaba “gate”,  se empezó a utilizar para identificar los más grandes escándalos políticos en el mundo.

Se inicia en Colombia un nuevo escándalo político y judicial con características que no tienen precedente en la historia del país, el cual podríamos bautizar como el “ñoño-gate”.  El día de ayer, la Corte Suprema de Justicia atendiendo la solicitud presentada por la abogada defensora del senador Bernardo Miguel Elías, mejor conocido como el “Ñoño”, quien fue capturado por su supuesta vinculación  con los millonarios sobornos de Odebrecht, llamó a declarar al Presidente de la República, al ex vicepresidente Vargas Lleras y a todo el gabinete ministerial que estaba en funciones cuando se firmó el documento CONPES 3817 del 2 de Octubre de 2014, el cual fue la base para la suscripción del otrosí al contrato de la Ruta del Sol destinado a la construcción de la variante Ocaña-Gamarra.

Que el máximo tribunal del poder judicial cite a declarar a toda la cúpula del gobierno nacional, encabezada por el propio presidente Santos, es algo que nunca se había visto en nuestro país. A esta inédita situación debe sumarse otro hecho sin precedentes: por primera vez en nuestra historia tres candidatos presidenciales, Germán Vargas Lleras, Juan Carlos Pinzón y Juan Fernando Cristo, se ven involucrados en una investigación cuyo resultado podría terminar inhabilitándolos para competir en la carrera por la presidencia.

En este escenario la campaña electoral del 2018, en la cual no solo se elegirá al nuevo inquilino de la Casa de Nariño sino también a un nuevo Congreso, estará indisolublemente ligada a las decisiones que tome la Corte Suprema de Justicia. Si bien el hecho de ser llamados a declarar no significa necesariamente que los mencionados candidatos quedan vinculados formalmente al proceso, esta circunstancia generará un gran impacto en sus campañas y en el electorado.

Cuando se mira el caso de Oscar Iván Zuluaga, cuya campaña presidencial está siendo vinculada con supuestos aportes de la firma Odebrecht, se entiende el impacto al que me refiero, pues por cuenta de este hecho el exministro decidió apartarse de sus aspiraciones presidenciales, sin siquiera haber sido citado por autoridad judicial alguna en Colombia, pues solo ha sido llamado por el Consejo Nacional Electoral, para que en el ámbito administrativo y no penal, explique los supuestos vínculos de su campaña con la firma brasilera.

En el caso de Vargas, Pinzón y Cristo, sí hay una citación a declarar ante la mismísima Corte Suprema de Justicia, por la firma de un documento por medio del cual se autorizaron partidas por billones de pesos, parte de los cuales terminaron, según las hipótesis de la Fiscalía y ahora de la Corte, pagando coimas a congresistas y lobbystas. ¿Qué tanta responsabilidad pueda endilgarse a cada uno de estos candidatos? , esto solo se sabrá cuando los magistrados del máximo tribunal tomen su decisión, sin embargo es de esperarse que la mayor cantidad de preguntas le sean formuladas el ex vicepresidente Vargas Lleras quien por tener a su cargo por cerca de tres años el manejo de la infraestructura del país, periodo que precisamente coincide con la fecha en que fue firmado el documento CONPES 3817 de 2014,   tuvo también una estrecha relación, tanto política como administrativa,  con el  Ministerio de Transporte y sus entidades adscritas, entre la cuales está la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI- cuyo director ya fue vinculado formalmente a la investigación por el caso de Odebrecht que adelanta la Fiscalía.

En este escenario cabe preguntar si los exministros Pinzón y Cristo, y el ex vicepresidente Vargas Lleras, siguiendo el ejemplo de Oscar Iván Zuluaga, como consecuencia de una decisión ética harán a un lado sus aspiraciones presidenciales mientras la Corte Suprema decide su responsabilidad en el caso Odebrecht, o si por el contrario continuaran sus campañas haciendo caso omiso del inevitable impacto que en la opinión tendrá esta nueva circunstancia que hoy enfrentan. Amanecerá y veremos.

Paradójicamente ya no solamente el destino de la campaña presidencial de Luis Alfredo Ramos está en manos de la Corte Suprema, ahora entran en la fila tres nuevos candidatos: Vargas, Pinzón y Cristo, cuyo futuro político, por cuenta del “ñoñogate”, también estará en manos de la decisión de los altos magistrados. La Corte tiene la palabra.

*Ex Viceministro de Justicia. Decano Escuela de Política y Relaciones Internacionales, Universidad Sergio Arboleda.                      

@ceballosarevalo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.