Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/05/22 18:24

    El nuevo Mindefensa

    En el sector rural el ministro juega un papel preponderante y ya vimos su estrategia probada durante el conflicto, hasta el momento arroja resultados satisfactorios.

COMPARTIR

El país vivió un cambio en el Ministerio de Defensa, no sé si esperado o cantado, y no voy a entrar en ese debate, simplemente el Señor Presidente a mi juicio acertó en el relevo, pues la salida de Juan Carlos Pinzón, luego de un largo tiempo frente a los destinos del ministerio, no molesta, especialmente, si sale acompañado de una buena imagen y una labor aplaudida. Fue un funcionario  identificado con los hombres de uniforme patrio, fijó posturas claras y defendió la unidad de la fuerza pública: ¡suerte y gracias doctor Pinzón!   

En su reemplazo llega Luis Carlos Villegas, quien no necesita presentación dados los frentes de trabajo en los que se ha desempeñado con éxito y lujo de competencia. Conoce las fuerzas, ha sufrido el conflicto y sabe el reto que le espera por las diferencias y debates que se suscitan, especialmente con la reserva activa de la fuerza pública ante ciertas posturas manifestadas en la mesa de negociación y otras instancias. Por lo tanto, repito, el señor presidente mostró agudeza en la permuta.

Hablemos del nuevo ministro y sus retos, lo primero es entender que el Dr. Villegas asume la representación política del ministerio, es puntal de la fuerza pública frente al gobierno y el congreso. Un gestor ante las necesidades de las fuerzas en todas las direcciones y responsable del engranaje entre Policía Nacional y Fuerzas Militares. Lo segundo sería verlo como el administrador de los recursos, las relaciones, y observador alerta de las doctrinas, sin olvidar el compromiso referente a mejorar, facilitar y optimizar la operatividad de la Fuerza Pública.

De cara al proceso de paz tiene la ventaja de haber iniciado las conversaciones, es decir, en su momento fue negociador, conocimiento que le permitirá entender molestias e incomodidades que se puedan presentar al interior de la fuerza pública en referencia a las negociaciones. Tal vez su dificultad mayor estará en la ruta hacia el posconflicto. En esa etapa, la del posconflicto, lo pueden intentar involucrar en el tema de la seguridad ciudadana por ser el jefe de las fuerzas, pero debe tener el señor ministro claridad meridiana de que ese asunto es responsabilidad departamental y municipal: corresponde a los gobernadores y alcaldes junto con su policía, escara cualquier contingencia, diseñando planes y programas encaminados a brindar tranquilidad en todas las regiones urbanas del país.

Sin embargo, en cuanto a sector rural el señor ministro sí juega un papel preponderante, ya veremos la alianza y coordinación entre las fuerzas militares y la policía dirigida y administrada por el Dr. Villegas; estrategia probada durante el conflicto que hasta el momento arroja resultados satisfactorios. En esta complementación de las fuerzas, radica la seguridad de llevar en un corto tiempo paz y armonía a todo el campo colombiano ¡Bienvenido doctor Villegas!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.