25 agosto 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El pajarito que inspira a Santos…

Por Guillermo Rodríguez M.*

OPINIÓN¿Qué tan alto es el precio que tenemos que pagar los colombianos, por un proceso que ya completa nueve meses?

¿Por qué la canciller María Ángela Holguín, decidió bajarle el tono durante los últimos días al malestar generado por la exploración de petróleo anunciada por Nicaragua? Parece ser que desde La Habana le ordenaron al gobierno colombiano cambiar de estrategia y tratar “de buena manera” al comand
ante Daniel Ortega, amigo de las Farc. 

Curiosamente, Ortega también fue bajando su discurso. ¿Habrán conversado los mandatarios directamente o a través de sus cancilleres? A Santos no le conviene una polémica de gran escala internacional, tratando de recuperar lo perdido, porque vería lejana la posibilidad de su reelección con una popularidad en descenso. Pero sí,  le traería muchos adeptos modular el mensaje de no acatamiento del fallo de la Corte de la Haya, y es preciso eso, lo que ha hecho, acercarse mucho a las ideas del Uribismo de manera modulada. ¡Tan astuto! 

¿Qué tan alto es el precio que tenemos que pagar los colombianos, por un proceso que ya completa nueve meses?, estaremos dispuestos a tragarnos por lo menos una decena de sapos, mientras en La Habana, las Farc siguen pidiendo beneficios y premios a diestra y siniestra. Hasta posiblemente la enajenación de activos que posee el Estado para pagar la franquicia Farc.

75 mil kilómetros de mar territorial terminaron en manos de un país que saca pecho anunciando sus ambiciosos planes de desarrollo, con un canal interoceánico y con una exploración petrolera, sin importar los daños ambientales que puedan causar a la protegida reserva natural, “Sea Flower”.  Un costo bastante alto para los raizales que se verán seriamente afectados  por sus cercanos vecinos, que quieren acaparar todo, pasando por encima de las naciones vecinas.

¿Qué tan alto es el precio que tenemos que pagar los colombianos, por un proceso que ya completa nueve meses?, por un presidente que añora la reelección y que en vez de gobernar está enfocando su interés de atornillarse por cuatro años más, en la silla presidencial. 

En eso quizás razón tienen las Farc, su afirmación al ver que al presidente solamente le interesa mover sus espantosos hilos de poder y ambición, enfrascarse en su propósito y declarar enemigo público y abiertamente a quién se oponga, así sea quien le ha servido y ha ayudado.  

Cada vez es más claro, que los colombianos, somos los 'paganini' del gobierno Santos, los raizales, sin tierra y oportunidades; las víctimas de las Farc, sin perdón y reparación, y desde luego la  soberanía colombiana, por el piso, porque acá el gobierno está a merced de lo que le digan otros líderes de América Latina. Los pajaritos de Venezuela y de Nicaragua, inspiran ahora al señor Santos, todas las mañanas. 

Calamitoso nuestro destino y desgarrador nuestro presente, el gobierno está atravesando días difíciles. Mal por el pueblo, que no merece tanto desprecio, tanta desidia, tanta indiferencia a lo realmente apremiante. Hemos vivido con las Farc a la espalda 50 años, estaban siendo derrotadas y hoy cogen aire de grandeza por cuenta de unos diálogos que nada positivo han traído al país. Primero amenazan con la suspensión de los diálogos o una pausa, como si eso fuera gran cosa y luego dicen que después hablarán. El país solamente  le pondrá atención a sus gritos y creerán en sus gritos, cuando alguno exprese que suspenden el terrorismo.

Santos con el sol a la espalda, se propone absurdos: creerle a las Farc, darles calidad de beligerantes, regalándoles el país, como esto no basta, ahora pretende el gobierno salir a feriar lo poco que le queda al Estado, lo productivo y estratégico, ojalá esté equivocado, pero pareciera que quisieran comprar la paz o al menos la franquicia de las Farc.  

*Abogado, docente universitario, Gobierno Seguridad y Desarrollo, exmiembro Directorio Nacional Conservador.  

Twitter: @GuilloRodrig 
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad