Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/03/30 00:00

El poder tendero en Barranquilla

Con organización y tesón los tenderos de esta ciudad lograron un puesto en la Cámara de Comercio, y ahora piden a Uribe, mejorar seguridad.

El poder tendero en Barranquilla

Regresó el Presidente Uribe a Barranquilla a cumplir la cita anual con los tenderos de barrio agremiados en Undeco, que en 2007 tuvieron ventas por 270 mil millones de pesos, que han sido un fuerte y expreso apoyo electoral en ambas elecciones presidenciales y están apoyando con entusiasmo la segunda reelección.

La Unión de Tenderos y Comerciantes nació en 1972 como necesidad de este comercio informal de formalizarse, para hacer frente a la extorsión por parte de algunos funcionarios de Pesas y Medidas del Municipio que les imponían absurdas multas. También querían combatir la inseguridad urbana y tenían la intención de convertirse en una fuerza con poder decisorio en la Cámara de Comercio de Barranquilla.
 
Treinta años después lograron un asiento en la Junta Directiva que no pudo bloquear la oportuna inscripción de artesanos y pequeños comerciantes vinculados a la Fundación Mario Santo Domingo (trasteo de votos lo llamaron los tenderos pero hicieron lo mismo) que fue ventilada en la prensa local y cimentó una fuerte oposición contra Enrique Berrio Mendoza, Presidente Ejecutivo de la Cámara hasta los primeros meses de 2008.

Una red ciudadana de vigilancia de lo público, Visión Compartida, a la que pertenece Undeco con su presidente Alejandro Duarte en la directiva, inició una larga batalla de cuestionamientos al manejo de dineros públicos que aquella institución ha dado al recaudo del Registro Mercantil y señalamientos, no probados, a las actuaciones de Berrio Mendoza.
 
Este ultimo se retiró exonerado de todo cargo por la Contraloría Nacional y su gestión fue aprobada por una auditoría interna realizada por la Price Waterhouse.  Hoy  Berrío pasó a dirigir desde enero el ente más cuestionado del Distrito, Metrotránsito, con un desfalco de de 27.000 millones imputado a su anterior director, Carlos Altamar.
 
Altamar es prófugo de la justicia. Su proceso fue traslado a Bogotá por la Fiscalia al considerar que no había garantías judiciales en la ciudad para un proceso transparente.

Los tenderos, que en materia tributaria permanecen en un régimen simplificado, calculan que gran parte de los 18.000 millones recaudados en Barranquilla son aportados por su sector. Esperan que el presidente Uribe garantice medidas drásticas para recuperar la seguridad urbana, pues de los 200 atracos que diariamente sacuden a esta ciudad, según datos de la Policía, 70 son a tiendas de barrio. Al intentar defenderse, varios tenderos han sido asesinados o heridos.

Las 15.000 tiendas que están contabilizadas en la ciudad son regentadas mayoritariamente por personas oriundas de los santanderes que con tesón y sistemas de crédito propio no han podido ser desbancados por los grandes descuentos y ofertas que ofrecen los supermercados.
 
El dinero plástico que promocionan las grandes cadenas es contrarrestado, y con efectividad, por el conocido “vale marlboro” que es un cartón de cigarrillos abierto, que sirve de tabla de anotaciones de deudas y abonos y cuelga a la vista de todos en cada tienda. Esta forma de crédito resuelve las dificultades de una mayoría de ciudadanos que derivan su sustento de otras formas de economía informal y no tienen acceso a cuentas bancarias.  
 
Las tiendas se convierten en bebederos de cerveza y sitios de encuentro para el juego de dominó durante los fines de semana. Muchas sirven corrientazo diario, prestan magnífico servicio a domicilio pero requieren con urgencia la visita del Damab, entidad que protege el medio ambiente de Barranquilla, porque no poseen baños adecuados para sus clientes, manejan los alimentos sin ninguna precaución de higiene, sus sistemas de refrigeración buenos los dedican a la cerveza mientras los alimentos están mezclados en exhibidores sucios y malolientes y afean los sectores residenciales.
 
Hay excepciones, claro que si, pero solo las suficientes para confirmar la regla general de abuso del espacio publico, contaminación con desechos además de visual y sonora, violación de las reglas del ordenamiento urbano y la perturbación del vecindario.
 
losalcas@hotmail.com



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.