Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/12/02 00:00

El rabo de paja de Uribe

Todo el mundo cree que el presidente tiene algo que ver con el paramilitarismo en Colombia, pero nadie ha podido concretar los cargos

El rabo de paja de Uribe

¿Dónde es que está el rabo de paja del presidente Uribe en el tema del paramilitarismo?Mucha gente cree que Uribe tiene algo que ver con este fenómeno, pero nadie ha podido concretar en qué términos. Por eso considero que es útil hacer una recopilación de los principales hechos que en esta materia se puedan asociar con el Presidente de la República, para ver a qué conclusiones se puede llegar.

Es cierto que como gobernador de Antioquia, a Uribe le tocó aplicar las Convivir craneadas por Fernando Botero durante el gobierno Samper, cuando estas eran realmente mecanismos legales de autodefensa. Que después se hubieran degenerado en los fenómenos de motosierra que conocemos no es su culpa.

Es cierto que la vida política y económica de Uribe ha girado alrededor de Antioquia y Córdoba, tal vez el principal eje geopolítico del reino de los paras. Esto, sin embargo, podría no ser más que una circunstancia geográfica.

Es cierto que ha admitido haber conocido a Mancuso cuando este tenía un almacén de repuestos de maquinaria agrícola.

Es cierto que fue el candidato favorito de casi todos los políticos que tenían inclinaciones paramilitares. Sin embargo, no es raro que así haya sido, pues su bandera era la lucha frontal contra la guerrilla y la de su rival Horacio Serpa, la de la mano tendida.
Y es cierto que algunos de esos parlamentarios, a juzgar por lo que se ha venido a saber, cometieron fraude en el nivel regional en presunta alianza con el paramilitarismo, y que este pudo haber beneficiado a Uribe. Pero nadie puede sostener que este fuera cómplice del fraude o que estuviera siquiera informado de él.

Es cierto que uno de los hermanos del Presidente fue objeto de denuncias como conformador de grupos paramilitares, pero estas nunca prosperaron en los tribunales.

Es cierto que el paramilitarismo se infiltró en el DAS y que su entonces director, Jorge Noguera, fue sostenido a capa y espada por Uribe. No obstante, es perfectamente posible que lo haya asaltado en su buena fe, y que no lo haya hecho por complicidad.

Es cierto que la campaña de Uribe recibió un aporte de 100 millones de 'La Gata', a través de una sociedad anónima. Esto es, sin duda, una falla y después del proceso 8.000 se supone que no deben entrar goles de esa naturaleza. Pero de ahí a que Uribe supiera del aporte hay un gran trecho, pues él no era el tesorero de su campaña. En todo caso, este gol no es comparable a los seis millones de dólares que le solicitaron personalmente y a sabiendas de su origen Fernando Botero y Santiago Medina a los hermanos Rodríguez Orejuela para la campaña Samper.

Es cierto que Uribe puso en marcha un proceso generoso con los paras que ha despertado muchas reservas. Pero ahí está, y está marchando, pese a sus obvias dificultades. De pronto era imposible llegar más lejos, pues la Ley de Justicia y Paz supuestamente tendrá que cobijar tanto a los paras como a la guerrilla, y a nadie se le ocurre que 'Tirofijo' o el 'Mono Jojoy' vayan a aceptar un solo día de cárcel.

¿Qué se puede concluir de todo este panorama? En primer lugar, creo que hay que reconocer que existe un cúmulo de nexos circunstanciales y que no todos tienen buena presentación. Sin embargo, si bien se ven muchos vínculos indirectos con el paramilitarismo, desde geográficos hasta electorales, la verdad es que no se ve ninguno directo.

Si existiera, entre tanto enemigo que carga a cuestas el Presidente, ya se lo habrían sacado. Incluso desafió a los 30.000 desmovilizados en La Ceja a que el que tenga algo que contar acerca de su pasado, que lo haga.

Y como si esto fuera poco, el viernes pasado agarró a toda la cúpula del paramilitarismo y la trasladó a la brava de La Ceja a la cárcel de máxima seguridad de Itagüí. Si alguno de los trasladados tuviera elementos para chantajearlo, la toma de La Ceja nunca habría ocurrido.

Conclusión: Uribe tiene muchos factores circunstanciales negativos, pero parece no tener rabo de paja. El día que la oposición se lo encuentre, que se lo acerque a la candela.
ENTRETANTO... ¿Alguien ha entendido cuál es el cuento de los aviones radioactivos de la British Airways? Por fortuna este año no hubo plata para viajar a Londres… .

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.