Opinión

  • | 2003/05/26 00:00

    El referendo pasa

    Si se salva el referendo, los méritos habrá que reconocérselos a Uribe, quien se puso al frente de mantener a su bancada unida

COMPARTIR

Todo parece indicar que las angustias del gobierno podrían terminar en junio. Para ese mes se ha propuesto la Corte Constitucional tener listo el concepto sobre la constitucionalidad del referendo.

De él depende de si el Presidente va a contar o no con una herramienta de gobernabilidad. Muchos desprecian el contenido del referendo. Pero ese fue el compromiso que Uribe hizo antes de ganar las elecciones, y construyó toda su política de gobierno sobre la base de cumplir ese compromiso.

El Procurador sorprendió y preocupó por cuenta de la paliza que le dio con su concepto al referendo. Pero el Congreso asegura que las acusaciones del Procurador contra los vicios de trámite en la ley aprobatoria del referendo contienen un alto perfil leguleyo. Y algo así parecen haber concluido varios de los magistrados de la Corte Constitucional, donde, según me indican mis altas fuentes, el concepto del Procurador es probable que tenga cero de influencia en el pronunciamiento de la Corte. Allí las fuerzas ya parecen estar alineadas y de esa alineación podría pronosticarse que el referendo se salva.

Primera alineación: de la forma como han actuado en otros casos podría deducirse que son enemigos del referendo el magistrado Jaime Araújo, la magistrada Clara Inés Vargas y el veterano Alfredo Beltrán.

Segunda alineación: son amigos del referendo los magistrados Marco Gerardo Monroy Cabra, Rodrigo Escobar Gil, el presidente de la Corte, Eduardo Montealegre, y Manuel José Cepeda.

Tercera alineación: tienen una posición intermedia tirando a favorable los magistrados Jaime Córdoba Triviño y Alvaro Tafur Galvis.

Si estas alineaciones no me llegan a fallar no parece pues, probable, que la Corte le devuelva al Presidente el referendo hecho andrajos.

Pero eso no significa que será devuelto sin cambios. Ha trascendido que el artículo que permite votar en bloque el referendo podría caer. No tiene mucho problema: a la gente le tocará 'chulear' pregunta por pregunta.

Caería el que prorroga el período de los alcaldes y gobernadores. No importa: la verdadera aceitada del referendo corre por cuenta de Uribe.

Pero también ha causado preocupación entre algunos magistrados, por confuso, el texto que limita las pensiones y los salarios. Esta sí sería una fuerte baja: es uno de los artículos clave diseñados por el gobierno para la meta de producir el ansiado ahorro de un billón 200.000 millones de pesos. De manera que si el paquete de medidas económicas que contiene el referendo llega a sufrir un revés, el ministro de Hacienda Junguito ya ha dado las primeras puntadas de lo que se ha denominado el plan B del gobierno: más despidos y más impuestos.

Si se salva el referendo, los méritos habrá que reconocérselos al propio presidente Uribe, quien personalmente se puso al frente de la labor de mantener unida a su bancada.

A partir de ahí la política se ha despelotado. Para comenzar, la bancada uribista parece como si se hubiera esfumado. En el último desayuno en Palacio fueron invitados 30 parlamentarios y asistieron nueve. El Congreso derrotó al gobierno en el tema de la reforma política y el voto preferente. El ministro Londoño no ha vuelto a los debates del Congreso. Ni siquiera estuvo presente en el de la plenaria cuando se debatió el estatuto antiterrorista, proyecto presentado por su colega de Defensa.

¿Cuando no está haciendo campaña en auditorios cerrados llenos de antiguos amigos de universidad, dónde anda metido?

Lo último que supimos de él fue que el Presidente le ordenó en público que le respondiera el concepto al Procurador Maya sin verborrea ni excesos verbales. Demasiado tarde: ya le había dicho bruto.

¿Dónde está el proyecto de reforma a la justicia que el ministro Londoño debió presentar hace meses de acuerdo con las promesas de campaña de Uribe? Parece ser que su brillante viceministra, conocida como 'La Paca' Zuleta (de quien se asegura que sabe más derecho que el ministro titular, que maneja mejor el Congreso y a quien quiere más el Presidente), tiene uno redactado de su propia cosecha que Londoño no ha querido ni mirar.

Eso de los ministros de cuatro años ya no convence a nadie. Es un bonito sueño el de intentar culminar el gobierno con el mismo equipo del primer día, pero empeñarse en mantener ministros que no sólo no producen resultados sino que cada vez que hablan meten en líos al Presidente es incomprensible.

ENTRETANTO? Diga la verdad: ¿si usted se encuentra una guaca la devuelve?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1818

PORTADA

La coca se dispara

Más de 150.000 hectáreas de coca sembradas, la cifra más alta de la historia, es el gran desafío para el posconflicto y para el futuro de la violencia en Colombia.