Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/03/22 00:00

    El rugby y su fuerza hechicera

    El sábado pasado se jugó la última fecha del Seis Naciones de rugby. Inglaterra logró el campeonato que se le había negado desde hacía ocho años.

COMPARTIR

El sábado pasado se jugó la última fecha del Seis Naciones, el torneo de rugby por selecciones más importante del hemisferio norte en el mundo. Pese a perder 8 a 24 contra Irlanda en Dublín, Inglaterra logró el campeonato que se le había negado desde hacía ocho años. Algunos lo calificaron como el título más triste de la historia de ‘XV de la Rosa’. Los irlandeses, sus hermanos menores, le aguaron la fiesta pero por un rato: el País de Gales, el otro que tenía posibilidades de ganar, no pudo en París contra Francia, que quedó en el segundo lugar.

Antes de la creación de la Copa del Mundo de Rugby en 1987, no existía en el mundo de la pelota ovalada nada como el VI Naciones. Empezaron jugándolo como un torneo periódico e internacional las Cuatro Naciones de los países británicos: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda. En 1947, para su reanudación tras la Segunda Guerra, se agregó Francia, y en el año 2000 entró Italia. El otro polo, el otro hemisferio de la élite del rugby, es el del sur. Allí están agrupados en el Tres Naciones Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia. Los Pumas de Argentina están por esa zona también, equipo que en el último mundial salió tercero. Por su parte, la Copa del Mundo lleva el nombre William Webb Ellis en homenaje, según la leyenda, a este hombre quien, allá por 1823, en pleno partido de fútbol, cogió la pelota con las manos en un acto rebelde y la transportó hasta la meta rival. Ese es el primer antecedente oficial del rugby moderno. La edición 2011 del Mundial se jugará en Nueva Zelanda. En la edición de 1987 el campeón fue Nueva Zelanda; en 1991 ganó Australia; en 1995, Sudáfrica (gesta histórica tras el fin del apartheid); en 1999 repitió Australia; en el 2003, Inglaterra, y en el 2007, otra vez Sudáfrica.

Es tremenda la carga emotiva que hay en este deporte. La pelea que se establece contra el paso del tiempo nutre esa emoción, claro, pero también hay otros ingredientes que lo hacen maravilloso. Hay pocos deportes donde tirar la pelota afuera desata el aplauso. Esto se debe a que la posición geográfica en la cancha, estar más adelante, ganar metros, tiene un valor añadido comparado con la posesión del balón. Además, como los mosqueteros, el uno no podría sin el otro: el sentido colectivo, la unión es vital para avanzar, para ganar. En el rugby se necesita de todos los biotipos que el abanico del cuerpo humano, por supuesto dentro del alto rendimiento, puede brindar. Los delanteros son robustos, fuertes, pueden pesar 100 kilos tranquilamente; los medio scrum o medio apertura, que ofician de armadores de juego, son más livianos y pequeños de estatura; se requieren alas especialistas en velocidad y también tacleadores que combinen rapidez y fibra. Deporte democrático si los hay, se precisa de todos en talla y altura; es el pluralismo en estado físico.

El rugby posee magia y belleza. Espíritu combativo y lealtad. Mística. Rasgos primitivos y fuerza hechicera. Aparenta ser brutal, salvaje, pero su naturaleza es todo lo contrario: desviste una especie de misterio de correr con una pelota bajo el brazo, esquivando obstáculos. Hoy es el tercer espectáculo deportivo en el globo que más acapara espectadores por TV. Los Juegos Olímpicos y el Mundial de fútbol siguen liderando ese rubro. Y en Colombia, desde hace ya un tiempo, la pasión por el rugby va en aumento. La primera participación en un torneo oficial organizado por la International Rugby Board (IRB) de ‘Los Tucanes’, como se conoce a la selección colombiana, fue en el año 2000 contra Canadá. Actualmente Colombia está en la Zona B de Suramérica, con Perú, Venezuela, Ecuador y la invitada especial Costa Rica. Y en la Zona A, varios escalones más arriba, están Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil. El objetivo es pelear en un par de años el ascenso, y para ello, habrá que mostrar un nivel alto y digno. La Federación, constituida en el 2010 por iniciativa de Andrés Roberto Gómez, actual presidente, está conformada por cinco Ligas: Antioquia, Santander, Bogotá, Risaralda y Valle. Hay focos de desarrollo en Quindío, Nariño, Norte de Santander, Meta, Bolívar, Atlántico, Magdalena, Sucre, Magdalena, La Guajira, Tolima y Huila. A principios de 1993 había 50 jugadores practicándolo. Hoy hay 5.551 atletas federados, de los cuales 2.395 son juveniles; 503, mujeres, y del total, 3.000 están en Antioquia, la gran potencia. Además hay 85 clubes promoviéndolo. El próximo 16 de abril comienza la Parada Circuito Seven’s Gatorade, el primer torneo oficial de rugby en nuestro país: 24 clubes competirán por estar en la final el próximo 18 de junio. La modalidad es de siete jugadores por equipo y no 15 como es tradicional. Así lo exige la IRB, pues en la modalidad Seven es como se jugará en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en el 2016 en el retorno del rugby al Olimpo desde París 1924.

Vale la pena descubrir el universo de la ovalada, tomarse el tiempo para conocerlo, apoyarlo para que aquí siga progresando. Que vuelen alto los 'Tucanes’. Los valores que del rugby se desprenden son tan valiosos como aquel momento cuando se revelan ante uno, asombrosamente, la magia de sus bondades.

*Dos medallas al mérito: Una para el motociclista Yonny Hernández, del equipo Blusens-STX. Este muchacho, nacido en Medellín en 1988, viene acelerando a fondo en la segunda categoría del motociclismo de velocidad del planeta: Moto2. El domingo pasado, en una actuación digna, quedó en el puesto 12 en la carrera inaugural del Campeonato del Mundo de Moto2 en Qatar. Ganó el alemán Stefan Bradl, el italiano Andrea Iannone salió segundo y el suizo Thomas Luthi tercero. Yonny tiene un hermano, Santiago, que también compite en esa categoría pero en otro equipo, el SAG Team. Y la otra medalla para el gran espectáculo entre Nadal y Djokovic, dos tipos que deberían ser un ejemplo para todos, especialmente para los pelados. ¡Y bien por la gente que disfrutó y mucho!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.