Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2008/08/30 00:00

    El tejido de Jesús

    Un análisis grafológico comparativo encontró que la retractación de Villalba estaba escrita con la letra de ‘Chucho’ Sarria

COMPARTIR

Está identificada la persona que conecta a Jesús Amado Sarria, el viudo de la 'Monita retrechera', actualmente preso en la Cárcel Modelo, con un alto funcionario de Palacio. Se trata de María Victoria Millán Nieto, una abogada que dirige una ONG que adelanta trabajo social en varias cárceles y que, al mismo tiempo, es compañera del grupo de oración del secretario Jurídico de la Presidencia de la República, Edmundo del Castillo.

La relación no tendría nada de particular, si no fuera porque desde una de las cárceles, en las que María Victoria Millán adelanta su encomiable labor, salió una polémica carta dirigida al Presidente de la República.

El mensaje, firmado por el paramilitar preso Francisco Villalba, es una retractación de unos señalamientos (probablemente infundados) contra el Jefe de Estado y otro miembro de su familia. Lo curioso es que Villalba afirma que jamás quiso retractarse y denunció que la carta fue escrita por Jesús Amado Sarria, a quien María Victoria Millán llama su hijo espiritual.

Un análisis grafológico comparativo encontró que la misiva estaba escrita con la letra de 'Chucho' Sarria.

Villalba asegura que firmó engañado el texto del 'Pastor Sarria' y que sólo comprendió su alcance cuando lo vio publicado en la televisión. Después de eso pidió ir a la Fiscalía para ratificarse en su versión inicial y desautorizar la carta.

Eso sería suficiente para mostrar lo que se puede mover detrás de algunos mensajes al Primer Mandatario, pero ahora resulta que 'Chucho' Sarria y el secretario jurídico de la Presidencia tienen una amiga en común.

María Victoria Millán, la compañera de plegarias del Secretario Jurídico, preside la Asociación Semillas de Esperanza, de la cual hace parte -entre otros- el capitán Silcerio Armando Torres, asesor de seguridad del director del Inpec. Gracias a su apostolado, y quizá también a sus contactos, María Victoria tiene acceso privilegiado a la cárcel Modelo.

Allí les enseña a tejer a los internos, que así se distraen y ganan algo para ayudar a sus familias. Entre los alumnos de María Victoria estuvo el paramilitar Francisco Villalba, quien afinaba sus destrezas en el crochet por los mismos días en que el presidente Uribe recibía la carta.

En contraste, María Victoria conocía a Jesús Amado Sarria desde antes de su más reciente temporada tras las rejas. Su relación proviene de su común credo religioso. Incluso, ella cuenta que le ayudó espiritualmente en su último matrimonio con Sofía Rendón.

María Victoria también reconoce que ha estado varias veces en la Casa de Nariño, siempre para visitar a su compañero de oraciones el doctor Edmundo del Castillo. Es enfática al negar que haya comentado con el Secretario Jurídico de la Presidencia cualquier tema relacionado con la cárcel.

Otra cosa recuerda Edmundo del Castillo. Según él, hace unos meses María Victoria Millán le dijo que Jesús Sarria tenía alguna información sobre un supuesto complot contra el Presidente. Del Castillo asegura que le respondió: "Si tiene algo, que lo mande".

Él dice que "no cree" que María Victoria haya sido la persona que llevó a Palacio la carta de Sarria firmada por Villalba. Piensa, más bien, que se la entregó el Secretario de Seguridad presidencial, pero tristemente no encuentra el documento de remisión que sí tienen otras cartas entregadas a él por la oficina de seguridad.

María Victoria asegura que "cualquiera pudo haber llevado el sobre a la Presidencia". La comunicación no tiene número de radicación ni sellos de correspondencia, luego alguien se la entregó en la mano a un funcionario.

Es urgente saber a través de quién llegó el sobre y si el gobierno sabía desde el comienzo que, en realidad, provenía de 'Chucho' Sarria. Entre otras cosas porque, hace unos días, la carta apócrifa de Villalba fue enviada por el Estado colombiano como prueba en un proceso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.