Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/07/29 00:00

    ‘El Tiempo’ vs. ‘RCN’

    Si hay algo más taquillero pero peor que haber sido la esposa de Pablo Escobar, es haber sido su amante

COMPARTIR

Qué embarrada el editorial de El Tiempo del jueves pasado. No porque se atreva a poner el dedo sobre la llaga del ejercicio del periodismo, faltaba más, sino por demeritar el valor testimonial del video de Virginia Vallejo por ser ella una persona tallada en la farándula.

¿En qué tiene razón el editorial de El Tiempo? En que el testimonio de la famosa presentadora de televisión no es el que tiene la última verdad en cuanto a la responsabilidad de Alberto Santofimio en la muerte de Luis Carlos Galán, sino es la justicia.

En que la ex diva seguramente persigue un interés comercial explotando sus secretos de alcoba con el capo contemporáneo más famoso del mundo.

En que cuando un medio de comunicación adquiere un documento a cambio de una suma de dinero, como fue el caso de RCN al adquirir los derechos de publicar el video, queda abierto un campo de controversia ética que obliga a hacer claridad sobre si las declaraciones se dieron a cambio del dinero, o si el dinero se pagó a cambio de unas declaraciones que ya existían.

Pero el editorial de El Tiempo se equivoca absolutamente en todo lo demás.

Nadie supuso jamás, como lo afirma, que las declaraciones de Virginia Vallejo tuvieran "el encomiable deseo de colaborar con la justicia". Más de 15 años después de los hechos, nadie duda de que el juicio contra Santofimio le proporcionó a ella un escenario para contar sus memorias, por cierto muy poco envidiables, de su cercanía sentimental con el capo. Si hay algo más taquillero pero peor que haber sido la esposa legítima de Pablo Escobar, es haber sido su amante.

Se equivoca también el editorial de El Tiempo cuando desprecia la primicia de la cadena RCN con el argumento de que las revelaciones de la Vallejo "no eran, ni mucho menos, un programa periodístico".

Por favor. ¿Quién puede negar que el director de noticias de RCN, Álvaro García, se apuntó una chiva que hace años no veíamos en Colombia? A mí, particularmente, me produjo envidia. Satisfacciones semejantes en la carrera de un periodista se producen muy pocas veces en la vida. En mi caso particular, recuerdo trofeos como el video que consiguió en su época QAP sobre la bajada de calzones de Mockus en la Nacional, las declaraciones del entonces jefe de la DEA, Joe Toft, sobre la recepción de dineros calientes de la campaña de Samper, la noticia sobre los planes de fuga de Pablo Escobar de La Catedral y, posteriormente, los detalles de la forma como se escapó engatusando a un soldado con un plato de lentejas…

Criticar a RCN porque "durante más de una hora acusó, sentenció, incriminó, denunció y descalificó a no pocas personas sin que nadie la interrumpiera, sin que se la contrapreguntara…" para concluir que "el periodismo serio y responsable brilló por su ausencia", era una pequeñez innecesaria.

Es que el video lo grabó ella, en su intimidad, frente a tres testigos y se fue para Estados Unidos. No se trató de una entrevista.

Yo no recuerdo que el día en el que El Tiempo publicó en su totalidad la indagatoria de Santiago Medina, filtrada no sabemos cómo o por quién a ese diario, alguien se hubiera detenido a hacer las mismas consideraciones sobre el periodismo "serio y responsable" que señala contradicciones e incoherencias. Se publicó tal cual, y ya. ¡Tronco de chiva!

Más aun, fue El Tiempo el que tuvo la primicia, en primera página y a cuatro columnas, de que Virginia Vallejo había resuelto romper su silencio de 10 años para incriminar a Alberto Santofimio, una semana antes de que el video fuera publicado. Y hasta ahí la noticia no era farandulera. Y para cerrar con broche de oro, el jueves pasado aclaró, también en primera página, seguramente con el propósito de resaltar una contradicción en sus declaraciones, que el amante de Virginia Vallejo no había sido Miguel Rodríguez Orejuela sino Gilberto Rodríguez Orejuela. La fuente de la aclaración sobre la confusión de los amantes, según el diario, era anónima.

Cierto es, como lo dice el editorial, que la farándula no es fuero adecuado para ventilar este caso. Por desgracia, una cadena de equivocaciones condujo a que no se pudiera ventilar ante la justicia.

Pero a RCN lo que es de RCN. Se le apuntaron a una primicia que todavía nos tendrá a los colombianos comentando muchos meses más, porque los vasos comunicantes que envuelven a distintos actores de la vida nacional por cuenta de sus declaraciones apenas comienzan a conectarse.



ENTRETANTO…¿No se duermen pensando que a la mañana siguiente la situación política de este planeta va a amanecer peor de fea?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.