Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/02/12 00:00

    El tiro por la culata

    Si se trata de saber cuáles son las relaciones de poder que han tenido Los Pepes, su proximidad no es con Rafael Pardo, que no los conoce, sino con el entorno uribista.

COMPARTIR

Por enésima vez, el expresidente Álvaro Uribe ha vuelto a hablar de Los Pepes. Siempre los saca a relucir para enrostrarle al gobierno de Gaviria y a su ministro de Defensa de entonces, Rafael Pardo, que ellos no tienen autoridad moral para criticar su administración, porque ese gobierno se alió con Los Pepes para matar a Pablo Escobar.
 
Ante la insistencia del expresidente Uribe en esa sindicación, me di a la tarea de buscar en mis archivos de la época hasta que encontré una resolución del 26 de julio de 1993, en la que el entonces fiscal general, Gustavo de Greiff, con base en el Decreto 1833 de 1992, otorgaba el "beneficio de no ser sometidos a investigación ni acusación" a 12 narcotraficantes. En la resolución -que contó también con el concepto favorable del entonces procurador, Carlos Gustavo Arrieta-, se advierte que esos beneficios se hicieron a cambio de valiosa información, la cual posiblemente pudo servir para dar con el paradero de Pablo Escobar, quien murió seis meses después de que estos 12 narcos fueron amnistiados. A estos sujetos se les conoció como 'los doce del patíbulo' en su momento y es a ellos a quienes Uribe sindica de tener una complicidad con el gobierno de Gaviria.
 
Tratando de indagar sobre esa supuesta alianza entre unos y otros, me encontré con varias sorpresas que expondrían al expresidente Uribe a la indignidad de terminar viendo cómo el tiro le sale por la culata. La primera de ellas, que el decreto sobre el que el fiscal De Greiff fundamentó su decisión fue demandado posteriormente por el gobierno de César Gaviria y la Corte lo tumbó. Hoy esa figura jurídica sería muy parecida al principio de oportunidad, cuya aplicación por parte de la Fiscalía sigue siendo igualmente polémica. Pero, sin duda, el descubrimiento más interesante, más allá que el de saber si esos señores amnistiados volvieron a reincidir después del indulto -como de hecho muchos de ellos lo hicieron-, o de si fue o no efectiva su colaboración, es el de que por lo menos cuatro de esos 12 sujetos han tenido relaciones con el entorno uribista.
 
El primero de ellos es Mikey Ramírez. El año pasado fue condenado a siete años de prisión por un desfalco de más de diez mil millones en Finagro. Ramírez fue beneficiario de múltiples préstamos otorgados de manera irregular. El gerente que otorgó esos préstamos, Róger Taboada, capturado por la Fiscalía en 2008 y liberado por una juez de garantías a los pocos días, conocía muy bien a Álvaro Uribe: fue uno de sus gerentes en la campaña presidencial que lo llevó al poder en 2002.
 
El otro sujeto que tiene que ver con el entorno uribista es Gustavo Tapias, alias 'Techo'. Según información de El Tiempo, este confeso narcotraficante fue el que organizó la famosa reunión de Job en Palacio. Y de acuerdo con Noticias Uno, Tapias tenía una muy buena comunicación con dos asesores del entonces presidente Uribe: José Obdulio Gaviria y Félix Alfázar González. Se entregó a los Estados Unidos en 2008 y tengo entendido que hizo una muy buena negociación, por lo que pronto debería estar de vuelta a Colombia, si es que ya no lo está.
 
El tercero es Gabriel Puerta, un ganadero del Magdalena Medio que fue extraditado en 2008 y que logró reducir en Estados Unidos su pena de 22 años a solo tres. Hace poco volvió a Colombia y confesó en una entrevista para El Tiempo que era muy cercano a Pedro Juan Moreno, una de las personas más próximas a Álvaro Uribe hasta que, en 2004, Moreno se distanció de él definitivamente. El último es Luis Guillermo Ángel. Su hermano es propietario de Cablenoticias, medio en el que tiene un programa José Obdulio Gaviria, exasesor del presidente Uribe.
 
De los otros ocho amnistiados en 1993 poco se sabe. Guillermo de Jesús Blandón fue asesinado cuando estaba colaborando con la Fiscalía; Luis Giovanni Caicedo Tascón reincidió en el narcotráfico y se entregó a los Estados Unidos. Como sus otros colegas, debió haber hecho una buena negociación y a lo mejor ya está de vuelta (con razón los narcos ahora prefieren entregarse en los Estados Unidos que pagar sus penas en las cárceles colombianas).
 
Pero volviendo a lo que nos ocupa: si se trata de saber cuáles son las relaciones de poder que han tenido Los Pepes, su proximidad real no es con Rafael Pardo, que no conoce a ninguno de estos sujetos, sino con el entorno uribista.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.