Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/12/28 00:00

    EL TRES RASPADO

COMPARTIR

No quiero imaginarme ni por un momento el susto que debía tener Andrés Pastrana ante la libreta de calificaciones que venía preparándole la ex candidata Noemí Sanín a los 100 días de gobierno. Pero supongo que debió ser comparable al pánico que los niños le tienen a esa misma 'capilla', que por estos días está en proceso en la mayoría de colegios del país, con un solo atenuante: el año ya no se pierde, pero las materias sí se reprueban, al igual que al gobierno Pastrana le sucedió en muchos temas en concepto de la propia Noemí. Pues el pánico del Presidente no fue exagerado. La ex candidata lo pasó con un tres raspado, que por cierto es una forma muy anticuada de calificar: ahora a los niños les aplican dieces y veintes, y es la hora en la que no he podido entender la diferencia ni las ventajas de este nuevo sistema de tarifas escolares. Pero a pesar de haber aprobado los 100 primeros días, así fuera raspando, la ex candidata reprobó al gobierno en varias materias, principalmente en 'lo social' y en el amiguismo burocrático con el que, según ella, se están llenando las vacantes del Estado. Y luego le colgó al cuello del Presidente una frase lapidaria: "Es que se preparan para ganar las elecciones, y no para gobernar". No hay duda: la delicia de no ganar las elecciones presidenciales tiene, entre sus innumerables ventajas, la de no tener que gobernar, y para calificar no se necesita preparación alguna. Escribirles libretas de calificaciones a los gobiernos permite, además, hacer diagnósticos sin compromiso, como sucede también en las libretas de los colegios, que generalmente van acompañadas de observaciones de cajón: "El niño se ha adaptado con facilidad al ambiente del colegio, realiza con interés y atención los trabajos escolares, pero se nota debilidad en el trazo y se le sugeriría un poco más de disciplina en las clases de educación física". Observaciones que, aplicadas al Presidente en palabras de su calificadora, se leerían más o menos así: "El Presidente se ha adaptado con facilidad al ambiente del país, y realiza con interés y atención sus actos de gobierno; pero se le nota debilidad en el tema social y se le sugeriría aplicar un poco más de meritocracia en los nombramientos para cargos públicos". De resto, la ex candidata se mostró muy lanzada en sus recomendaciones al gobierno. Por ejemplo, aconsejó algo que no se le había ocurrido todavía a nadie, como sugerirle al Presidente insistir en un inmediato cese al fuego de la guerrilla, verificado por una comisión internacional neutral. Está claro que con esta propuesta de Noemí podría desestancarse el proceso de paz, y muy seguramente culminar con éxito rotundo en pocos meses. También le recomienda al gobierno adoptar más medidas para aliviar la grave situación social de los colombianos, que ella debe creer que no han visto los genios que están diseñando las actuales medidas de emergencia económica, tan ocupados como están en evitar el agravamiento de la crisis. De manera que no sería malo que dichos genios hicieran un alto en el camino para pensar en los pobres y en sus problemas, en lugar de andar obsesionados con evitar el desplome de la economía.Y ahí es donde el tres raspado se vuelve rarísimo: porque en todo lo demás, según Noemí, lo está haciendo muy bien el gobierno. Le reconoce a Pastrana generosidad y audacia en el tema de la paz, intención de acertar en materia económica para lo que cuenta con un buen equipo de trabajo, y además admite que las medidas para evitar el colapso financiero han sido buenas, que se ha recuperado la confianza internacional, que no hay evidencia de prácticas corruptas en el gobierno y que la reforma política que tan acuciosamente viene impulsando en el Congreso el Ministro de Gobierno va por buen camino. Si un alumno tan bueno saca tres raspado, hay que concluir lo mismo que concluiríamos en caso de que el tres raspado lo hubiera sacado un estudiante cualquiera, que se hubiera esforzado tanto y hubiera obtenido tan buenos resultados con tan malas calificaciones: que lo que pasa es que la profesora le tiene 'pique'...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.