Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/10/22 11:00

¡Salvemos a Caldas!

Caldas, como tantos otros departamentos y municipios, el próximo domingo serán víctimas de las componendas y la politiquería, eligiendo gobernadores, alcaldes y legisladores inhabilitados.

¡Salvemos a Caldas!

Los ciudadanos honestos y responsables con sus departamentos, municipios, veredas y sus familias –presentes y futuras generaciones– deberán meditar con mucha conciencia antes de depositar el voto, puesto que de hacerlo por candidatos inhabilitados y cuestionados con pleno conocimiento de causa, es tan grave que están contribuyendo para que los planes y programas de desarrollo se frustren, y la confianza inversionista decaiga, puesto que en los escenarios económicos antes de tomar cualquier decisión sobre el futuro de una región lo primero que se hace es revisar su estabilidad moral y política.

Esperamos que sus gentes buenas y altruistas ejerzan el próximo domingo 25 de octubre el voto libre y espontáneo, es decir, consultando con su conciencia y no dejándose arrastrar por las emociones de los candidatos que como en el caso de Caldas con: Guido Echeverri y Jorge Hernán Mesa, a la luz de las normas legales y electorales se encuentran inhabilitados.

Esta vez los caldenes no pueden cometer el error de comprometer nuestro futuro, con uno de estos dos candidatos, lo único, que están buscando con su terquedad es sacrificar el progreso de nuestras regiones. Votar por ellos, sería hacerlo sin ninguna reflexión, para que en unos meses se vuelva al escenario de los politiqueros de turno, que con tal de conservar sus curules nada les importa echar el departamento, sus municipios, sus veredas y sus gentes por los despeñaderos de la interinidad administrativa y de las odiosas y costosas elecciones atípicas.

Siempre hemos sostenido a través de esta columna, que el Estado está en la obligación de garantizar a sus ciudadanos la idoneidad de los candidatos que se presentan a las gestas electorales para ser ungidos como autoridades regionales, y que en caso estar inhabilitados, tiene la obligación moral de salir a subsanar tal anomalía aplicando las normas electorales vigentes, cosa que no se ha hecho en Caldas, puesto que Guido Echeverri es el candidato de Santos y de la mayoría de los congresistas de Unidad Nacional.

El sistema electoral en nuestro país es un monstruo de varias cabezas con diferentes cerebros, cada uno piensa distinto, como le convenga en su forma de actuar y de interpretar las normas legales y jurídicas, son tan diversas y diferentes sus interpretaciones, que todo se asemeja a una feria donde el bazar de los idiotas hace su agosto, imponiendo a su acomodo la norma que más les convenga de conformidad con las instrucciones del gamonal de turno.

¿No se da cuenta el señor Gobierno y los mandamases del sistema electoral que al final de todo ese zafarrancho, llamado elecciones regionales, quienes finalmente llevan las de perder son los ciudadanos y sus regiones, que de muy buena fe se acercaron a las urnas a votar por el candidato que les señalaron los políticos, que en contubernio con nuestro Estado de Derecho están en la obligación de responderle por la idoneidad de los candidatos que se presentaron a las urnas para ser ungidos como autoridades regionales?

Los riesgos de elegir un candidato inhabilitado son inmensas para las regiones, pero, más grave para el departamento de Caldas, puesto que esta anomalía ya se volvió tan común, quienes se montan en el tren de la desgracia, tienen la osadía de decir: como el proceso de la demanda es engorroso y demorado, habrá tiempo de gobernar a su acomodo y a lo mejor celebrando contratos amañados, adjudicados a dedo, mientras llega el campanazo de la justicia, que aunque lenta y perezosa, llega.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por los organismos que velan por la pureza del sufragio, para el próximo domingo son varios los candidatos a gobernaciones y alcaldías que se encuentran inhabilitados y otros cuestionados, en una u otra forma de resultar elegidos ponen en peligro los planes y programas de desarrollo de sus regiones y municipios, generando además serios traumatismos en los procesos administrativos que se adelantan.

En consecuencia, existen enormes vacios en las leyes que rigen el sistema electoral de nuestro País, el ciudadano que sufraga, no tiene quién lo defienda, puesto que todo es un tinglado de artimañas tejidas desde los poderes ejecutivo y legislativo, es decir, no existe claridad en las normas de defensa del elector que si perdió el tiempo con su voto nadie le responde por tan vergonzoso acontecimiento, todo se vuelve politiquería y nuevas componendas, el mejor negocio en Colombia es el ejercicio democrático, pero pescando en río revuelto, puesto que es allí donde se logran los mejores contratos, se celebran chanchullos y peculados, para honra y gloria de los gamonales de turno, que finalmente se quedan muertos de la risa silenciando conciencias a punta de gabelas, prebendas burocráticas y económicas.

Es escandaloso ver que después de unas elecciones los organismos que las rigen se atiborran de demandas por diferentes incongruencias cometidas, donde el ciudadano de a pie es el que lleva todas las de perder, puesto que el Estado irresponsablemente se limita a nombrar un funcionario temporal mientras se organiza el nuevo zafarrancho electoral, se proyectan las elecciones atípicas con costos altísimos para el contribuyentes.

De suerte que no nos digamos mentiras, pero en Colombia las elecciones son toda una vergüenza, de tan poca seriedad, que de allí es de donde se deriva el fenómeno abstencionista y de la corrupción, puesto que el ciudadano elector no tiene quién le dé garantías, y quienes se hicieron elegir fraudulentamente por primera vez, como en el caso del señor Guido Echeverri Piedrahita en Caldas, no tiene el más mínimo cinismo de hacerlo por segunda, ante la mirada impávida del alto gobierno y las autoridades electorales.

Pero en fin, en medio de todo este zafarrancho electoral: ¡que viva la democracia aunque mal nos pagues!

urielos@telmex.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.