Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2007/09/29 00:00

    Eliminatorias y rezos

    Germán Uribe dice que así como se les exige a directivos, entrenadores y deportistas, los periodistas también deberían hacerse una autocrítica frente a los grandes fiascos deportivos

COMPARTIR

En pocos días se da inicio a la excitante carrera por alcanzar un cupo al Mundial de Fútbol Suráfrica 2010, y el tema, en consecuencia, se vuelve obligado.

Comienzo por recordar que fue a raíz de la derrota 9 a 0 sufrida por la Selección Colombia frente a Brasil en las eliminatorias del Torneo Preolímpico de Sydney –¿quién no la retiene?–, cuando empecé a pensar seriamente acerca de la crisis persistente del balompié colombiano, pero sobre todo, a desentrañar algunas de sus causas. Y una de ellas, me parece, tiene que ver justamente con lo que menos se espera: el papel informativo y crítico de la prensa que, curiosamente, es a un mismo tiempo la más comprometida a que los fracasos futbolísticos nuestros no se engullan impunemente las esperanzas apasionadas de los hinchas.

Nunca hemos podido entender por qué los medios de comunicación, frente a los grandes fiascos de nuestros seleccionados, no se hacen ellos también una autocrítica antes de correr a exigírsela a los directivos, técnicos y jugadores, ya que es precisamente la prensa, toda, la que ha venido socavando la personalidad de técnicos y jugadores a través de unos análisis colmados de ambiguos subjetivismos, tropicalismos ramplones, e inútiles e insensatas exhortaciones patrioteras. Son los comentaristas deportivos también, y de manera sobresaliente, responsables directos de estas desilusiones colectivas que venimos padeciendo desde cuando Colombia dejara atrás aquel equipo que se consiguió cristalizar con el otrora brillante Pacho Maturana.

Y es que entre nosotros, la verdad sea dicha, no existe la crítica seria, desprendida ella de los vaivenes sensibleros y emotivos. Ocurre muchas veces que si ganan, los muchachos, más que buenos, son los mejores, y punto. Si empatan, se debió a un poco de mala suerte y no a su bajo rendimiento. Si pierden, no es la catástrofe, ya vendrán otros partidos… O lo contrario: si ganan, han podido abultar el marcador; si empatan, ¡no hay derecho! Y si pierden, “ya lo habíamos advertido”.
¿En dónde está el rigor informativo, la crítica exigente?
Y, ahora bien, ¿cómo olvidar aquella paliza nuestra a Chile con un 5 a 1? El profesor tal, el doctor X, el del “toque toque y de aquello nada”, el de “no se muevan, no se muevan”, todos, en coro, nos dijeron de inmediato que estábamos frente al mejor equipo de Suramérica. Y con “prueba” en mano, ¿quién chista? ¡Que se cuide Brasil!

Después, Brasil se cuida pero de meternos un 9 a 0. Entonces nos tornamos en vergüenza. Somos la escoria. ¿Al fin qué?

Pues bien, ¿cómo no van a hacer mella en el ánimo del técnico, los jugadores y los hinchas estas infladas y desinfladas recurrentes a que los someten nuestros comentaristas? El técnico y los jugadores se comen el cuento, cuando los inflan, y salen a la cancha imbuidos por una pedantería y una prepotencia suicidas. Y es cuando regresamos una vez más a la derrota, a la humillación, al “empaque y vámonos”, a la exclusión de aquella Copa o al lacrimoso adiós a un nuevo Mundial.

Y vuelve y juega. No la Selección. La prensa. Los micrófonos truenan. Los eruditos se horrorizan, increpan, piden cabezas y comen del muerto. No son capaces, en un gesto urgente de autocrítica, de admitir su cuota de culpabilidad. ¿Acaso no fueron ellos quienes ‘condujeron’ a un demencial delirio a nuestros hinchas, jugadores y técnicos?

Dado el frágil perfil sicológico que vienen exhibiendo, lo primero que debería hacerse con técnicos y jugadores si queremos llegar de nuevo a un Mundial será humanizarlos, moverlos a la humildad, no envanecerlos, preferiblemente ‘centrarlos’ antes que encumbrarlos o condenarlos por cualquier triunfo o derrota casual, pero sobre todo, ser inflexibles impidiéndoles a los técnicos y a la Federación, continuar con la maldita manía de la improvisación de equipos y eventos. Estas nóminas conformadas a dedo, a punta de amiguismos, la falta de planes de formación y preparación, las convocatorias de última hora, los entrenamientos de afán y con cualquiera y la falta de proyectos a largo plazo, van a terminar por dejar a nuestro país sin una selección competitiva, o como el hazmerreír del fútbol mundial.

La irritante arrogancia de Maturana, Hernán Darío Gómez, Javier Álvarez y el Chiqui García –para sólo referirme a unos cuantos–, transmitida inmisericordemente a los jugadores, no puede repetirse en Jorge Luis Pinto. Maturana y Bolillo, al menos, aplicaron la continuidad, la perseverancia y el trabajo, pero los eliminó la soberbia. A Javier Álvarez y al Chiqui, a más de soberbia, los ‘mató’ la ingenuidad y el idealismo.

No hay derecho a seguir formando seleccionados tal como se viene haciendo con equipos distintos para cada entrenamiento preparatorio al Mundial.

En últimas, habría que preguntarse: ¿quiénes son los responsables de estas inconsistentes y “repentistas estrategias”? ¿No son la Federación Colombiana de Fútbol y, por resonancia, la prensa deportiva nacional? ¿Y no son, quizá, los periodistas, quienes ensoberbecieron a Maturana y a Gómez y quienes trastornaron a Javier Álvarez y al Chiqui García? En fin, no se puede hacer un diagnóstico correcto sobre el fútbol colombiano sin antes mirar hacia los medios de comunicación, y muy especialmente, hacia algunos de los exaltados locutores de radio y televisión.

Abordamos ya, pues, y nada menos que frente a Brasil, un febril período de fútbol, de eliminatorias y, básicamente, de rezos. Ojalá la prensa, con su enorme influencia, ayude esta vez a recomponer el camino hacia una digna participación de nuestro equipo inscribiéndonos para el Mundial Suráfrica 2010.

*Escritor. guribe@cable.net.co
Website: http://www.geocities.com/Athens/Forum/8886
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.