Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/06/13 00:00

Ensayo 2

La apuesta más importante del Polo Democrático Alternativo (PDA) para las elecciones de este año es seguir mandando en Bogotá. La puja más reñida está entre la excanciller Mejía y el ex congresista Samuel Moreno Rojas.

Ensayo 2

l Polo Democrático le presentó a sus electores sus precandidatos: María Emma Mejía, Samuel Moreno Rojas, Jimmy Borda y Hernando Gómez Serrano. La primera acaba de recibir el apoyo del senador Gustavo Petro y del candidato a la gobernación de Nariño, Antonio Navarro Wolf, dos pesos pesados de la izquierda colombiana. La puja mayor se encuentra entre la ex canciller María Emma Mejía, y el ex senador Samuel Moreno Rojas. Oscar Sevillano, columnista de semana.com, analiza cómo quedan las fuerzas entre los candidatos más opcionados a ganar la consulta de este movimiento.

¿La tercera es la vencida?

La ex ministra María Emma presenta su candidatura a la alcaldía de Bogotá por tercera vez. Su primera aspiración la hizo de la mano del Partido Liberal Colombiano(PLC) y el Partido de Socialismo Democrático, enfrentándose al ex alcalde Antanas Mockus, siendo derrotada por el candidato del partido visionario por más de 100 mil votos; para el año 2003, la ex candidata presenta nuevamente su nombre por un movimiento independiente apoyando de manera frontal el referéndum propuesto por el presidente Álvaro Uribe, pero sin el apoyo del liberalismo y de los demás movimientos que le apoyaron en su primera aspiración, en la que obtiene un total de 48.234 votos, frente a los 797.468 votos de Luis Eduardo Garzón, candidato de lo que en ese tiempo se llamó Polo Democrático Independiente.

La última encuesta desarrollada por la firma Invamer Gallup, publicada por Caracol Radio y el diario El Colombiano, María Emma aparece con una intención de voto del 26% frente a un 41% que presenta el ex alcalde Enrique Peñalosa, apoyado por Cambio Radical y, según los resultados del opinómetro de El Tiempo y La W publicados en la página de Internet de la candidata, María Emma vence a Samuel Moreno con 52.7%, frente al 22.5% del segundo. Lo que da a entender que aunque Mejía tiene la firme opción de ganarle al ex parlamentario Moreno Rojas, no la tiene fácil en el momento de enfrentarse a Peñalosa, quien tiene una imagen de 62% favorable ante la opinión pública.

De ganar la consulta del PDA, María Emma debe enfrentar no solamente al ex alcalde Peñalosa, sino también a la candidata de Alas Equipo Colombia, Leonor Serrano. En el primer caso, la ex ministra tendría que debatir fuertemente en el tema de movilidad vial y transporte urbano, temas en los cuales Peñalosa es fuerte y genera credibilidad en los bogotanos por su amplio conocimiento, además de su experiencia como ex mandatario de la ciudad. Este punto ha sido el talón de Aquiles del alcalde Lucho Garzón y por el cual los capitalinos le podrían pasar la cuenta de cobro al Polo si no se toman las medidas necesarias para que se solucionen los problemas que hoy presenta el TransMilenio, los impasses que ha tenido Garzón con los transportadores urbanos por el tema de chatarrización de buses viejos y la sobreoferta de taxis y vehículos particulares que presenta la ciudad por la creciente compra de automotores que han hecho los ciudadanos.

En el 2000, cuando María Emma compitió con el ex alcalde Mockus por el segundo cargo más importante del país, la preocupación de los habitantes de la ciudad fue que la administración siguiente le diera continuidad a los planes de reforma urbana y cultura ciudadana que se habían desarrollado durante las primeras administraciones de Peñalosa y Mockus. Quien más daba garantía de seguir con estas ideas era el ex alcalde candidato, el que además de recibir el apoyo de sectores progresistas también fue respaldado por el entonces alcalde mayor de Bogotá Enrique Peñalosa, lo que permitió que Mockus triunfara sobre María Emma, quien para esa ocasión presentó un discurso enfocado en la línea socialdemócrata recién adoptada por liberalismo que era su casa política en ese tiempo. Luego de su retiro del liberalismo le apostó a la ciudad en el año 2003 con un discurso de centro con el que no logró despertar mayor simpatía en el electorado de Bogotá y que la ubicó en un tercer lugar en votación luego del también ex candidato Juan Lozano, quien prometía ser una tercera continuación al modelo de ciudad planeado en las alcaldías Peñalosa-Mockus.

Para este entonces los bogotanos no sólo querían continuar con esa Bogotá proyectada a 10 años como lo ordena el POT, sino que anhelaban un liderazgo social que garantizara ideas y planes enfocados en los sectores vulnerable de la ciudad y nadie mejor que el entonces candidato del Polo y actual alcalde de Bogotá, quien siempre se ha caracterizado por su sensibilidad hacia las personas de escasos recursos.

Como alcalde mayor ha trabajado fuertemente con programas como “Salud a su hogar”, la ampliación y mejoramiento físico a los colegios distritales ubicados en localidades pobres y además de eso tomó como programa bandera de su administración el programa “Bogotá sin hambre”, una idea que se viene desarrollando en la ciudad desde 1938 cuando en el Centro de Higiene Mental cercana a los barrios Santander y Olaya se desarrollaron campañas para brindar atención a niños y madres en condiciones de vulnerabilidad. En el periodo Mockus-Peñalosa-Mockus, el distrito elabora el Plan de Acción Distrital de lactancia materna (1996-1998) y se crea el Plan de Alimentación y Nutrición para el Distrito (1999-2003), pero siempre cuidando de hacerlo con un bajo perfil, a diferencia de Garzón, quien lo toma como eje principal de su política social y de lo cual muchos bogotanos le agradecen así no sean beneficiarios. Por esto a más de uno les gustaría que este plan se diseñara como una política pública del distrito proyectada en el mediano o largo plazo, pues a la vista de la opinión pública aunque se viene trabajando de tiempo atrás, pareciese que fuera una idea del PDA o de la administración Garzón.

Actualmente, la ex ministra María Emma apuesta a darle continuidad a la política social que ha impulsado Garzón en Bogotá para lo cual propone impulsar un programa de capacitación técnica gratuita para jóvenes bachilleres; la continuidad en el programa de seguridad alimentaria a través de los comedores escolares y comunitarios; un mayor cubrimiento en salud para la población vulnerable de la ciudad; fortalecimiento a la pequeña y mediana empresa; trabajar fuertemente por los planes en movilidad urbana que hasta el momento se han venido desarrollando en la ciudad y la defensa y protección del medio ambiente. La candidata asegura que no cambiaria nada en el manejo de la ciudad pues, según ella, Garzón ha demostrado responsabilidad en la administración y merece que sus ideas se sigan desarrollando en los próximos cuatro años.

En esta ocasión, cuando María Emma dice que es ahora o nunca y al igual que su ex compañero de fórmula a la vicepresidencia Horacio Serpa, piensa que la tercera puede ser la vencida, si en verdad quiere ganar debe dejar en claro cuál es el giro que piensa darle al transporte público en la ciudad; movilidad vial (Pico y Placa); proyecto ciudad región; espacio público y planeación urbana, pues estos temas son de vital importancia para los capitalinos y son los que a la hora de la verdad ayudarán en la decisión final.

Samuel Moreno, su primera apuesta

El ex parlamentario es el segundo más opcionado en la consulta del PDA para pelearle las elecciones al ex alcalde Peñalosa. Su plaza de mayor votación ha sido Bogotá en donde obtuvo en las elecciones para Senado en 2002 un total de 40.385 votos, lo que demuestra que cuenta con la simpatía de muchos bogotanos, además porque al igual que el alcalde Luis Eduardo Garzón, tradicionalmente se le conoce como un político enfocado en temas sociales. Sin embargo, este reconocimiento al parecer no le alcanza para lograr la candidatura del Polo, ya que la persona que más favorecen las encuestas es la ex ministra Mejía.

Samuel Moreno cuenta con el respaldo del Representante a la Cámara por Bogotá Venus Albeiro Silva, el también parlamentario Germán Navas Talero y un importante número de concejales de Bogotá, y líderes que hacen parte de las filas del Polo. A diferencia de María Emma a quien sorpresivamente la han apoyado dos pesos fuertes: el Gustavo Petro y el candidato a la gobernación de Nariño, Antonio Navarro. Hay que tener en cuenta que en las elecciones de 2006 para Senado, Petro obtuvo en Bogotá la mayor votación del PDA (58.930 votos) y en la última candidatura de Navarro para Senado en el 2002 obtuvo en Bogotá 88.327 votos, lo que demuestra que electoralmente estos dos personajes son fuertes en el distrito capital y puede garantizarle el triunfo a la precandidatura de Mejía. Por esto, durante este mes, Moreno Rojas debe trabajar sin descansar por cautivar los votos de opinión que le harían falta para garantizar su triunfo en la consulta interna.

La propuesta del ex parlamentario consiste en asegurarle la educación secundaria gratis a los estudiantes; ampliación de la oferta educativa de la Universidad Distrital y continuar con su descentralización en localidades como Kennedy, Suba y Engativá; una mayor integración con la localidad del Sumapaz y establecer el programa de productividad agrícola para personas desplazadas por la violencia; garantizar el desplazamiento hacia los centros educativos no solo de los niños y jóvenes de las veredas cercanas al Sumapaz, sino también a las de Usme; contrario a lo que piensa María Emma, Samuel Moreno se opone a la construcción del TransMilenio por las carreras Séptima, Décima y Av. el Dorado, según el, porque la compra de terrenos le saldría muy costosa al distrito y este dinero serviría en cambio para la puesta en marcha de la primera línea del metro, la que comenzaría en la localidad de Kennedy, llegaría a la estación de la Sabana por vía subterránea y por la misma conectaría hasta la Avenida Jiménez con séptima, llegaría por la misma carrera hasta la calle 72 y también por vía subterránea con la carrera 30 hasta dar con la localidad de Engativá; junto a esto también propone habilitar el corredor férreo que va paralelo a la calle 26, lo que completaría lo que el llama el Sistema de Movilidad Integrado con el transporte tradicional; al igual que la ex ministra Mejía no considera necesaria la ampliación del Pico y Placa, pues cree que mientras no se le de a los bogotanos una solución adecuada al transporte urbano, no se les puede obligar a dejar su carro en casa.

El ex senador Samuel Moreno piensa que la idea de expropiar los terrenos del Country Club no es algo de primera necesidad en la ciudad, cree que es mejor invertir esos dineros en garantizarle a la ciudad la continuidad del programa “Bogotá sin Hambre” y tiene la idea de convertir los comedores comunitarios en grandes centros de distribución de alimentos.

A Moreno Rojas, el apoyo del ex senador Navarro a María Emma no lo trasnocha, pues dice que difícilmente le puede endosar electores, ya que para el 28 de octubre su lugar de votación está en la ciudad de Pasto en donde se encuentra en campaña para la gobernación del departamento de Nariño. Lo que sí le sorprende es la reciente adhesión de Gustavo Petro a la campaña de la ex canciller, puesto que es de pleno conocimiento el voto y respaldo del congresista a la intención del ex alcalde de la localidad de Chapinero Hernando Gómez Serrano por la candidatura a la alcaldía mayor de Bogotá, en la primera consulta interna del Polo.

El precandidato Samuel Moreno siempre ha tenido una militancia que bien podría definirse como de izquierda, distinto a María Emma quien se encuentra recién llegada al PDA luego de ser parte de las filas del liberalismo y de movimientos independientes.

La hora de la verdad

La hora de la verdad para quien gane la consulta del Polo el próximo 8 de julio, será el 28 de octubre cuando los bogotanos elijan un nuevo mandatario, quien no solo asegure la continuidad en la política social impulsada por la actual administración, sino que también le ponga la cara a los problemas que afronta la ciudad por decisiones que parecen haberse tomado de manera equivocada.

En todo caso, el PDA no la tiene fácil en esta ocasión pues hay que tener en cuenta que para estas elecciones va solo y no como ocurrió en el año 2003, que tuvo la suerte de contar con la ayuda del oficialismo liberal para acompañar la aspiración del actual mandatario de Bogotá, quien por su reconocido liderazgo contaba con la simpatía del Partido Liberal en pleno. Para estas justas electorales los liberales decidieron respaldar al ex alcalde Enrique Peñalosa, de origen liberal, y que además también cuenta con el apoyo de Cambio Radical, que cuenta con un respaldo electoral considerable en Bogotá.

Por eso gane quien gane en la consulta polista, no sólo tiene la responsabilidad de mantener al movimiento en el segundo cargo más importante del país, sino también demostrarle a la nación que el triunfo del PDA en la capital de Colombia en 2003 no fue solo cuestión de liderazgo personal, sino de conexión de un nuevo discurso de partido con la opinión pública.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.