Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/09/08 00:00

    ¿Es el hacker Sepúlveda un charlatán?

    Sorprende ver cómo Claudia López descarga todo el peso de la culpa sobre el hacker y exonera de responsabilidad a la campaña de Óscar Iván Zuluaga.

COMPARTIR

Un hecho político que pasó desapercibido en días pasados fue la coincidencia de opiniones entre tres mujeres que mueven la opinión pública –Claudia López desde la izquierda, María Isabel Rueda desde la derecha y Paloma Valencia desde la extrema derecha- en torno al hacker Andrés Fernando Sepúlveda, a quien las dos primeras definieron como “un charlatán”. 
 
Que así se exprese la columnista conservadora es apenas comprensible, pues ella se ciñe al libreto uribista, por ejemplo cuando dice que “Sepúlveda resultó ser un charlatán incluso en su reprobable misión de difamar”, o que “ojalá no se siga en esta peligrosa senda de montar libretos para criminalizar a la oposición”. Pero sorprende –casi hasta el escándalo- escuchar a la senadora López acompañada de la ultragoda Paloma Valencia en La Noche de RCN diciendo esto: “resulta escalofriante para la democracia colombiana que los medios, la Fiscalía y toda la opinión pública estén girando en torno a un charlatán de pésima categoría”. 

 
Charlatán es sinónimo de mentiroso, y eso haría pensar que quienes le hemos dado credibilidad a lo que contó Sepúlveda a Semana y a La FM somos una partida de ingenuos o tontos de capirote, pues –al contrario de la muy sagaz e iluminada Claudia López- fuimos engañados en nuestra buena fe por un personaje fantasioso o mitómano, al que la Fiscalía en contubernio con el gobierno de Juan Manuel Santos le habría dado un libreto para hundir al Centro Democrático.
 
Lo sorprendente es ver cómo Claudia López descarga todo el peso de la culpa sobre el hacker y exonera de responsabilidad a la campaña de Óscar Iván Zuluaga, a quien ve como otro ingenuo que “le comió el cuento”. ¿Cree acaso la senadora de Alianza Verde que las pruebas que anunció o ya presentó Sepúlveda son pura patraña? ¿O es que el hombre se cree un Supermán capaz incluso de engañar a un polígrafo, al que dijo estar dispuesto a someterse? ¿Y los cuatro intentos que le habrían hecho de matarlo para silenciarlo son entonces un montaje de la Fiscalía, como dice Óscar Iván Zuluaga del video donde se ve al hacker suministrándole información de Inteligencia Militar sobre el proceso de Paz en La Habana, lo cual según este era el tema que se le había asignado? 
 
"El testimonio del hacker al único que incrimina es a él mismo, con los demás no hay posibilidad", dice la brillante investigadora y excolumnista a quien siempre he admirado, al punto de haberle dedicado el 9 de mayo pasado una columna donde pregunté “¿qué pasaría si renuncia Peñalosa y lo remplaza Claudia?” Pero esta vez no le creo, porque pareciera que se le fueron las luces al aparecer sirviendo de idiota útil a la causa uribista. Prefiero más bien creerle a Julio Sánchez Cristo cuando en entrevista a Zuluaga dijo que el presidente Juan Manuel Santos no se habría arriesgado a decir que estamos ante una “empresa criminal”, si no hubiera sido porque fue debidamente ‘dateado’ en torno a las pruebas que habría entregado el hacker a la Fiscalía.
 
Contrario a lo que piensa la muy valiente y corajuda Claudia López, por quien habría votado al Senado si no fuera porque voté liberal, me atrevo a pronosticar que se avecina un remezón que permitirá identificar parte de esas fuerzas oscuras que de un tiempo para acá le han venido colaborando tras bambalinas al proyecto político engañosamente conocido como Centro Democrático. “Habrá llanto y crujir de dientes”, mejor dicho.
 
Daniel Fernando Sepúlveda afirma haber sido puesto en la tarea de obtener información que permitiera acabar con el proceso de paz, y todo lo que confiesa o revela lo expresa con mucha propiedad, y parece tener pruebas que sustentan sus aseveraciones. Diríase que en la campaña electoral estuvo precisamente al servicio de esa misión desestabilizadora, como lo fue también (desestabilizadora) la revelación que hizo Álvaro Uribe en su cuenta de Twitter de las coordenadas del lugar donde el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) facilitaría el traslado de un miembro de las Farc a Cuba, con base en información que le habría suministrado el entonces jefe del Comando Conjunto de Operaciones del Ejército, general Javier Rey, si es que hemos de creerle al hacker.
 
En mi columna anterior dije que “es mucha la tela que falta por cortar, pero lo interesante de las declaraciones de Andrés Sepúlveda es que permiten distinguir con relativa nitidez las huellas que durante la pasada campaña electoral fueron dejando los dedos de una especie de Mano Negra puesta al servicio del proyecto de ultraderecha encarnado en la ‘majestad’ del expresidente Álvaro Uribe”. Con base en los últimos acontecimientos, me sostengo en lo dicho.
 
DE REMATE: Coincido con Mauricio Vargas en que el hacker español Rafael Revert pudo ser un infiltrado -él sí- de la Fiscalía o del gobierno en la campaña de Óscar Iván Zuluaga. Pero tengo la  nítida impresión de que Andrés Sepúlveda no es ningún charlatán, que decidió colaborar con la Fiscalía cuando vio que era el mejor seguro de vida para que no lo mataran, y que algunas de las pruebas que tiene pondrán en serios aprietos a más de uno. 
 
En Twitter: @Jorgomezpinilla
jorgegomezpinilla.blogspot.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.