Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/02/23 00:00

    Escarabajos de acero

    El pasado sábado el ciclismo le volvió a dar al deporte nacional un título mundial con la firma de Juan Sebastián Arango, antioqueño de 26 años, quien se consagró campeón en la Copa Mundo de Pista en Londres en la prueba del ómnium.

COMPARTIR

Montar velocípedo era una de las maneras para que, a finales del siglo XIX, la muchachada no estuviera detrás de los mostradores de las cantinas. A partir de 1890 los primeros pedalazos fueron moldeando nuestra cultura. Nuestra geografía generó atletas y campeones sobre ruedas que utilizaban esas máquinas cuya tracción es a pedal, primero como medio de transporte. Para muchos es el deporte nacional por excelencia. El pasado sábado el ciclismo le volvió a dar al deporte nacional un título mundial con la firma de Juan Sebastián Arango, antioqueño de 26 años, quien se consagró campeón en la Copa Mundo de Pista en Londres en la prueba del ómnium. “Muy contento por haber ganado el oro. Me deja satisfecho el resultado porque gané con diferencia, pero también hay cosas que debo seguir mejorando. Me faltó concentración”, declaró Arango después de la victoria. Corrió en el mismo velódromo y con los mismos rivales de los próximo Juegos Olímpicos. El Ómnium, nueva disciplina dentro del programa olímpico para estrenar en Inglaterra –está constituida por seis competencias, tres cronometradas: Vuelta lanzada, 4.000 metros Individual y 1 Kilómetro Contrarreloj; y tres pruebas por grupos (de medio fondo), Eliminación, Scratch y Prueba por puntos–. Arango quedó entre los primeros en cada una, basado en una regularidad y una inteligencia de acero. Según Héctor Urrego Caballero, reconocido deportivo y especialista en ciclismo, “parece haber nacido para esta prueba o la prueba parece estar hecha a su medida y sus condiciones, realiza tiempos excepcionales en las cronometradas y en las de medio fondo tiene la capacidad suficiente para estar siempre entre los mejores”. El mentor del pedalista es José Julián Velásquez, actual seleccionador nacional del equipo de pista, integrante del cuerpo técnico desde hace 14 años y artífice de los frutos más importantes de la última década con total apoyo de Coldeportes. Lo acompaña el entrenador John Jaime González.
 
Arango, que tiene medallas en todas las competencias del ciclo olímpico, fue subcampeón mundial en marzo del 2010 de la prueba de scratch en Copenhague, Dinamarca, detrás de Alex Rasmussen. Y ahora comparte esa célebre lista de lo mejor del pedal nacional de pista, como medallista, con Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, quien ganó la primera (dorada), en los 4.000 metros persecución individual en 1971 en Varese Italia; María Luisa Calle ganó oro en Burdeos y plata en Palma de Mallorca; la de los juveniles Marlon Pérez en Quito 1994 de oro y Cristián Tamayo en Moscú 2009 de bronce; y el bronce de Edwin Ávila el año pasado en Holanda. Además, María Luisa Calle, la mejor ciclista en la historia del país, es medallista olímpica en pista en los juegos de Atenas 2004. La única en esa materia. “Los resultados son gracias al trabajo y al proceso que se ha mantenido a lo largo del tiempo. Además de que hay mucho talento, el entrenador tiene un gran ojo”, me cuenta Calle.

La de Londres fue la última de las cuatro paradas de la temporada de la Copa Mundo de ciclismo en pista, además de Astana, Pekín y Cali, que también conquistó este joven nacido en Medellín, al superar a Hong Su Cho de Korea, y Zach Bell de Canadá. En Cali también consiguieron medalla Leonardo Duque, Leonardo Narváez y Diana García. En el acumulado general de los cuatro torneos el pedalista terminó segundo con 24 puntos, por detrás del francés Bryan Coquar, rival directo en Londres igual que el italiano Elian Viviani o el canadiense Bell.

El ciclismo profesional está dividido en la modalidad de Pista, Ruta, BMX (bicicrós), Paraciclismo y Ciclomontañismo. El ciclomontañismo criollo tiene un campeón olímpico juvenil, Jhonatan Botero, medallista dorado en Singapur 2010. Allí Colombia obtuvo un récord de ocho medallas (cinco de oro y tres de plata), la mitad de ellas en ciclismo. Colombia hoy goza de campeones en todas sus modalidades, aunque posee, en ruta, una riqueza fantástica y colorida. Allí nacen los “escarabajos”. Y recientemente éxitos en BMX, con David Oquendo, antioqueño él, campeón olímpico juvenil, y Mariana Pajón, multiplecampeona mundial. “Triunfos como el de Arango emocionan y no se dan todos los días. Se deben a la gran afición que se ha sembrado en el país y al respeto y la seriedad de quienes lo practican”, dice José Patrocinio Jiménez, leyendas del ciclismo colombiano de ruta.

En Colombia los velódromos se inauguraron hacia 1895. Generaron una enorme atracción de espectadores. En Bogotá se iniciaron las primeras carreras realizadas todos los fines de semana. Hoy existen nueve velódromos de alto nivel en Colombia, entre ellos Cali, Pereira, Medellín, Duitama. De la mano del éxito en ruta, que solamente requiere de la implementación, pues el escenario es el mundo exterior y la vía intermunicipal, “se desarrolló y creció el de pista, porque se han sabido combinar las modalidades con procesos y talentos”, dice Jorge Ovidio González, presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, entidad que recibe de Coldeportes alrededor de 350 millones de pesos al año, aunque maneja un presupuesto total de unos 3.000 millones de pesos contando recursos gestionados con la empresa privada.

Un oro para soñar con los olímpicos es el encabezado de la noticia, en la página del Comité Olímpico Colombiano, que da cuenta de la flamante victoria de Juan Esteban. “Claro que sí tengo ilusión, esto no quiere decir que a los Olímpicos vamos a llegar a ganar la medalla de oro de entrada, esto es un proceso. No es fácil ganarla, los rivales me tendrán más marcado y hay que prepararse para eso, pero hay que estar muy concentrado y tranquilo para controlar esa presión”, dijo Arango a un matutino de la capital. Las medallas olímpicas son regalos del destino; un eslabón de una cadena más de aciertos que desaciertos, y de mucho sacrificio. Mientras tanto, admirable cómo ese tipo de atletas se superan a sí mismos, en este caso pedaleado en su bici la vida y luchándola. Y triunfando.

*Twitter: @pablodenarvaez7

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.